Cambios de posición para el distrés respiratorio agudo en lactantes y niños hospitalizados

El distrés respiratorio agudo es una de las causas más frecuentes de hospitalización y muerte en recién nacidos y niños pequeños en todo el mundo. Cuando los niños con distrés respiratorio grave son hospitalizados, el tratamiento puede incluir oxígeno adicional o ventilación asistida, lo que puede dañar los pulmones. Los lactantes y niños con distrés respiratorio colocados en determinadas posiciones pueden estar más cómodos, respirar más fácilmente y tener mejores resultados. Sin embargo, las diferentes posiciones también pueden aumentar el riesgo de resultados adversos. Por lo tanto, se buscó en la literatura para identificar ensayos clínicos controlados que compararan dos o más posiciones corporales en el tratamiento de lactantes y niños hospitalizados con distrés respiratorio agudo.

Se incluyeron 24 estudios con un total de 581 participantes. Acostarse de frente (la posición prona) era mejor que acostarse de espaldas (la posición supina) para oxigenar la sangre, pero la diferencia era pequeña. El aumento de la saturación de oxígeno en promedio aumentó en un 2%. Este hallazgo se basó en los datos de nueve estudios (195 niños, 165 prematuros y 95 ventilados) que midieron este resultado. La rápida tasa de respiración con distrés respiratorio fue ligeramente inferior en la posición prona (en promedio cuatro respiraciones por minuto menos) según seis estudios (100 lactantes de hasta un mes de edad, 59 ventilados). No se identificaron efectos adversos. No había diferencias obvias con otras posiciones. Dado que la mayoría de los 581 niños de estos estudios eran recién nacidos prematuros (60%) y (70%) ventilados por máquina, los beneficios de la posición prona pueden ser más relevantes para estos recién nacidos.

***Es importante recordar que estos niños estaban hospitalizados. Por consiguiente, dada la asociación de la posición prona con el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), no se debe utilizar la posición prona en los niños a menos que estén en el hospital y se monitorice constantemente su respiración.

Como la mayoría de los estudios no describieron cómo se abordaron los posibles sesgos en el diseño del estudio, no está claro el potencial de sesgo en estos hallazgos. Además, los hallazgos de esta revisión están limitados por el pequeño número de participantes en los estudios, los cambios en los lactantes y los niños sólo se midieron durante períodos de tiempo cortos y los pequeños cambios en la oxigenación que se observaron en esta revisión no son tan significativos como otras medidas de enfermedad y recuperación. Sólo cinco estudios observaron a niños mayores de un año y pocos estudios compararon posiciones distintas de la prona y la supina.

Conclusiones de los autores: 

La posición prona era significativamente superior a la posición supina en términos de oxigenación. Sin embargo, como la mayoría de los participantes eran niños recién nacidos ventilados, los beneficios de la posición prona pueden ser más relevantes para estos recién nacidos. Además, aunque colocar a los lactantes y niños en posición prona puede mejorar la función respiratoria, la asociación del síndrome de muerte súbita del lactante con la posición prona significa que los lactantes sólo deben colocarse en esta posición mientras estén bajo monitorización cardiorrespiratoria continua.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Debido a la asociación de la posición prona con el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), se recomienda que los niños pequeños se coloquen boca arriba (supina). Sin embargo, la posición prona puede ser una forma no invasiva de aumentar la oxigenación en los participantes con distrés respiratorio agudo. Debido a las diferencias sustanciales en la mecánica respiratoria entre adultos y niños y al riesgo de SMSL en los lactantes pequeños, se justifica un examen específico de la posición de los lactantes y niños pequeños con distrés respiratorio agudo.

Objetivos: 

Comparar los efectos de las diferentes posiciones del cuerpo de los recién nacidos y niños hospitalizados con distrés respiratorio agudo.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL 2012, número 3), que contiene el registro especializado del Grupo de Infecciones Respiratorias Agudas (Acute Respiratory Infections Group's Specialised Register), MEDLINE (1966 hasta la primera semana de abril de 2012), EMBASE (2004 hasta abril de 2012) y CINAHL (2004 hasta abril de 2012).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) o pseudo ECA que comparan dos o más posiciones en el tratamiento de lactantes y niños hospitalizados con distrés respiratorio agudo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron de forma independiente los datos de cada estudio. Los desacuerdos se resolvieron por consenso o mediante la derivación a un tercer autor de la revisión. Se analizaron los resultados bivariados mediante un odds ratio y un intervalo de confianza (IC) del 95%. Se analizaron los resultados continuos mediante una diferencia de medias y un IC del 95%. Se utilizó un modelo de efectos fijos a menos que la heterogeneidad fuera significativa, en cuyo caso, se utilizó un modelo de efectos aleatorios.

Resultados principales: 

Se extrajeron datos de 53 estudios. Se incluyeron 24 estudios con un total de 581 participantes. Tres estudios utilizaron un diseño aleatorio de grupos paralelos que compararon sólo las posiciones prona y supina. Los 21 estudios restantes utilizaron un diseño cruzado (cross-over) aleatorio. Estos estudios compararon las posiciones prona, supina, lateral, elevada y plana.

La posición prona fue significativamente más beneficiosa que la posición supina en lo que respecta a la saturación de oxígeno (diferencia media (DM) 1,97%, IC del 95%: 1,18 a 2,77), el oxígeno arterial (DM 6,24 mm Hg, intervalo de confianza (IC) del 95%: 2,20 a 10,28), los episodios de hipoxemia (DM -3,46, IC del 95%: -4,60 a -2,33) y la sincronía toracoabdominal (DM -30,76, IC del 95%: -41,39 a -20,14). No se identificaron efectos adversos. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre las demás posiciones.

Como la mayoría de los estudios no describieron cómo se abordaron los posibles sesgos, no está claro el potencial de sesgo en estos hallazgos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information