Intervenciones conductuales simples para la enuresis nocturna en niños

La enuresis nocturna es la pérdida involuntaria de la orina durante el sueño sin una enfermedad orgánica subyacente como causa. Puede afectar el bienestar psicosocial con problemas sociales, burlas de los hermanos y autoestima baja. Afecta a cerca del 15% al 20% de los niños de cinco años y hasta el 2% de los adultos.

Las estrategias conductuales simples para ayudar a los niños a que consigan el control incluyen gráficos de estrellas y otros sistemas de recompensa, restricción de líquidos, entrenamiento vesical (incluido el entrenamiento para el control de la retención) y el levantar o despertar al niño. Estas estrategias suelen utilizarse como un primer intento para controlar la enuresis nocturna y las familias las pueden realizar con menor participación profesional.

La revisión encontró 16 ensayos que implicaron a 1643 niños. La mayoría de los tratamientos conductuales simples sólo se estudiaron en ensayos individuales pequeños que hicieron que las pruebas fueran menos confiables. Los tratamientos simples como el premio por las noches sin enuresis (p.ej., con gráficos de estrellas), el levantar y despertar al niño y el entrenamiento vesical fueron más efectivos que ningún tratamiento, pero no son tan efectivos en comparación con otros tratamientos conocidos que requieren trabajo, como el tratamiento con alarmas para la enuresis y el tratamiento farmacológico. No parece existir una terapia conductual simple que sea más efectiva que otra. Por otro lado, los tratamientos simples no tienen efectos secundarios ni existen preocupaciones sobre su seguridad. Por lo tanto, los métodos simples se podrían probar como tratamiento de primera línea antes de considerar las alarmas o los fármacos para esta enfermedad frecuente de la niñez.

Conclusiones de los autores: 

Los métodos conductuales simples pueden ser superiores a no recibir tratamiento activo, pero inferiores al tratamiento con alarmas para la enuresis y a algún tratamiento farmacológico (como imipramina y amitriptilina). Las terapias conductuales simples se podrían probar como tratamiento de primera línea antes de considerar el tratamiento con alarmas para la enuresis o el tratamiento farmacológico, que pueden ser más exigentes y tener efectos adversos, aunque faltan pruebas que apoyen su eficacia.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La enuresis nocturna (pérdida involuntaria de la orina durante el sueño) es una enfermedad socialmente molesta y estresante que afecta a cerca del 15% al 20% de los niños de cinco años y hasta el 2% de los adultos. Aunque la tasa de remisión espontánea es alta, los costos sociales, emocionales y psicológicos pueden ser significativos. Las intervenciones conductuales para el tratamiento de la enuresis nocturna se definen como intervenciones que requieren un comportamiento o acción del niño que promueve las noches sin enuresis e incluyen estrategias que premian ese comportamiento. Las intervenciones conductuales se dividen en:

(a) intervenciones conductuales simples: comportamientos o acciones que el niño puede lograr sin gran esfuerzo; y

(b) intervenciones conductuales complejas: intervenciones conductuales múltiples que requieren mayor esfuerzo del niño y los padres para lograrlas, incluido el tratamiento con alarmas para la enuresis.

Esta revisión se centró en las intervenciones conductuales simples.

Las intervenciones conductuales simples se utilizan con frecuencia como un primer intento para mejorar la enuresis nocturna e incluir sistemas de recompensa como los gráficos de estrellas dados durante las noches sin enuresis, levantar o despertar a los niños de noche para que orinen, entrenamiento para el control de la retención para agrandar la capacidad vesical (entrenamiento vesical) y restricción de líquidos. Otros tratamientos como fármacos, intervenciones complementarias y variadas como la acupuntura, intervenciones conductuales complejas y tratamiento con alarmas para la enuresis se consideran en otra sección.

Objetivos: 

Determinar los efectos de las intervenciones conductuales simples en niños con enuresis nocturna.

Se hicieron las comparaciones siguientes:
1. intervenciones conductuales simples versus ningún tratamiento activo;
2. cualquier tipo de intervención conductual simple versus otro método conductual (otra intervención conductual simple, tratamiento con alarmas para la enuresis o intervenciones conductuales complejas);
3. intervenciones conductuales simples versus tratamiento farmacológico solo (incluidos fármacos placebo) o tratamiento farmacológico en combinación con otras intervenciones.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado de ensayos del Grupo Cochrane de Incontinentcia (Cochrane Incontinence Group), que contiene ensayos identificados a partir del Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), MEDLINE, MEDLINE in process, y búsquedas manuales en revistas y actas de congresos (búsqueda 15 de diciembre de 2011). También se hicieron búsquedas en las listas de referencias de los artículos pertinentes.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos aleatorios o cuasialeatorios de intervenciones conductuales simples para el tratamiento de la enuresis nocturna en niños de hasta 16 años de edad. Los estudios que incluyeron niños con incontinencia urinaria diurna o niños con enfermedades orgánicas también se incluyeron en esta revisión si el centro del estudio fue la enuresis nocturna. Se excluyeron los ensayos que se centraron exclusivamente en la enuresis diurna y los ensayos que incluyeron adultos con enuresis nocturna.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos elegibles y extrajeron los datos. Las diferencias entre los revisores se resolvieron mediante discusión con un tercer revisor.

Resultados principales: 

Dieciséis ensayos cumplieron con los criterios de inclusión e incluyeron 1643 niños, 865 recibieron una intervención conductual simple. Dentro de cada comparación, los resultados se analizaron principalmente en ensayos individuales, lo que impidió el metanálisis. La única excepción fue el entrenamiento vesical versus el tratamiento con alarmas para la enuresis, que incluyó dos estudios y mostró que el tratamiento con alarmas fue superior al entrenamiento vesical.

En ensayos individuales pequeños, las recompensas, el levantar y despertar a los niños y el entrenamiento vesical se asociaron significativamente con menos noches con enuresis, mayores tasas de respuestas totales y tasas inferiores de recurrencia en comparación con los controles. Las intervenciones conductuales simples parecieron menos efectivas en comparación con otras intervenciones efectivas conocidas (como tratamiento con alarmas para la enuresis y tratamientos farmacológicos con imipramina y amitriptilina). Sin embargo, el efecto no se mantuvo durante el seguimiento después de la finalización del tratamiento para los tratamientos farmacológicos. Según un ensayo pequeño, la terapia cognitiva también fue más efectiva que las recompensas. Cuando un tratamiento conductual simple se comparó con otro, uno no pareció ser más efectivo que el otro.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save