Ácidos biliares para la colangitis esclerosante primaria

La colangitis esclerosante primaria (CEP) es una enfermedad hepática colestásica crónica caracterizada por la inflamación progresiva y la cicatrización de los conductos biliares del hígado. La destrucción de los conductos biliares da lugar a la incidencia del flujo de bilis hacia el intestino, lo que da lugar al desarrollo de cirrosis biliar y a enfermedades hepáticas en fase terminal. La CEP es más común en los varones jóvenes y su etiología aún no se entiende del todo. La enfermedad suele clasificarse como un trastorno autoinmune, pero no pueden excluirse otros factores etiológicos. Hay una fuerte asociación de la CEP con enfermedades inflamatorias del intestino, particularmente la colitis ulcerosa, que coexiste en aproximadamente el 70% de los pacientes. Además de su carácter progresivo e irreversible, la CEP también se asocia con un mayor riesgo de colangiocarcinoma, lo que contribuye a una morbilidad y mortalidad aún mayor de esta enfermedad.

El diagnóstico de la colangitis esclerosante primaria se basa en un enfoque combinado que incluye hallazgos clínicos, de laboratorio y de imágenes. Dado que la enfermedad suele ser asintomática en su fase inicial, el reconocimiento y el diagnóstico tempranos son en realidad bastante raros. Debido a la escasa comprensión de la etiología y la patogénesis, el tratamiento de la CEP todavía no es satisfactorio. Se han evaluado numerosos medicamentos para el tratamiento de la CEP, pero la mayoría de ellos no mostraron ningún efecto o un efecto mínimo, y ciertos fármacos se asociaron con eventos adversos graves. Los ácidos biliares también han sido considerados para el tratamiento de la CEP demostrando un posible efecto beneficioso. Sin embargo, es necesario investigar más a fondo su papel en la terapia de CEP. Por lo tanto, el tratamiento de elección para los pacientes con enfermedad hepática en fase terminal debido a la CEP sigue siendo el trasplante de hígado. A pesar de la incidencia relativamente baja de la CEP en la población general, la CEP sigue siendo una de las indicaciones más comunes para el trasplante de hígado en Europa y los Estados Unidos.

Sobre la base de ocho ensayos clínicos aleatorizados de alto riesgo de sesgo, la administración de ácido ursodesoxicólico a pacientes con colangitis esclerosante primaria no redujo significativamente la mortalidad, la descompensación hepática, la necesidad de un trasplante de hígado, el deterioro histológico del hígado o el deterioro radiológico en comparación con el placebo o la no intervención. El uso del ácido ursodesoxicólico mostró una mejora estadísticamente significativa de la bioquímica del hígado. Sin embargo, la evidencia de estos efectos beneficiosos son débiles, ya que se producen a partir de ensayos con un alto riesgo de sesgo y un número bastante reducido de pacientes. Además, estas observaciones corren el riesgo de que la medida de resultado informe de un sesgo, ya que la mitad o menos de la mitad de los ensayos informaron sobre estos resultados. Un ensayo evaluó la calidad de vida autoestimada de los pacientes con colangitis esclerosante primaria tratados con ácido ursodesoxicólico. No se encontró ninguna diferencia significativa en ninguno de los componentes estudiados, tanto físicos como mentales. Sobre la base de un análisis de seis de los ocho ensayos incluidos, el uso del ácido ursodesoxicólico parecía seguro y bien tolerado, sin que se informara de eventos adversos graves. No se pudo identificar ensayos que evaluaran otros ácidos biliares para pacientes con colangitis esclerosante primaria. Por consiguiente, la evidencia no apoya ni refuta los ácidos biliares para la colangitis esclerosante primaria.

Conclusiones de los autores: 

No se encontró suficiente evidencia para apoyar o refutar el uso de los ácidos biliares en el tratamiento de la colangitis esclerosante primaria. Sin embargo, los ácidos biliares parecen conducir a una mejora significativa en la bioquímica del hígado. Por lo tanto, se necesitan más ensayos aleatorizados antes de que se pueda recomendar alguno de los ácidos biliares para esta indicación.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La colangitis esclerosante primaria es una enfermedad hepática colestásica crónica y progresiva que suele conducir al desarrollo de cirrosis. Los estudios que evalúan los ácidos biliares en el tratamiento de la colangitis esclerosante primaria han demostrado un beneficio potencial de su uso. Sin embargo, aún no se ha demostrado su influencia en la supervivencia de los pacientes y en el resultado de la enfermedad.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de los ácidos biliares para los pacientes con colangitis esclerosante primaria.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane Hepatobiliar (Cochrane Hepato-Biliary Group), The Cochrane Library, MEDLINE, EMBASE y en el Science Citation Index Expanded generalmente desde su inicio hasta octubre de 2010.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos clínicos aleatorizados que comparaban cualquier dosis de ácidos biliares o duración del tratamiento versus placebo, ninguna intervención u otra intervención, independientemente del cegamiento, el idioma o el estado de publicación.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron los datos de forma independiente. Se evaluó el riesgo de sesgo de los ensayos utilizando dominios preestablecidos. Se realizó el meta-análisis según el principio de intención de tratar. Los resultados se presentaron como riesgos relativos (RR) o diferencias de medias (DM), ambos con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

Ocho ensayos evaluaron el ácido ursodesoxicólico frente a un placebo o ninguna intervención (592 pacientes). Los ocho ensayos clínicos aleatorizados tienen un alto riesgo de sesgo. Los pacientes fueron tratados durante tres meses a seis años (media de tres años). La dosis de ácido ursodesoxicólico utilizada en los ensayos varió de baja (10 mg/kg de peso corporal/día) a alta (28 a 30 mg/kg de peso corporal/día). El ácido ursodesoxicólico no redujo significativamente el riesgo de muerte (RR 1,00; IC del 95%: 0,46 a 2,20); el fracaso del tratamiento, incluido el trasplante hepático, las várices, la ascitis y la encefalopatía (RR 1,22; IC del 95%: 0,91 a 1,64); el deterioro histológico del hígado (RR 0,89; IC del 95%: 0,45 a 1,74); o el deterioro colangiográfico del hígado (RR 0,60; IC del 95%: 0,23 a 1,57). El ácido ursodesoxicólico mejoró significativamente la bilirrubina sérica (DM -14,6 µmol/litro; IC del 95%: -18,7 a -10.6), las fosfatasas alcalinas (DM -506 UI/litro; IC del 95%: -583 a -430), la aspartato aminotransferasa (DM -46 UI/litro; IC del 95%: -77 a -16) y la gamma-glutamiltranspeptidasa (DM -260 UI/litro; IC del 95%: -315 a -205), pero no la albúmina (DM -0,20 g/litro; IC del 95%: -1,91 a 1,50). El ácido ursodesoxicólico era seguro y bien tolerado por los pacientes con colangitis esclerosante primaria.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save