Antifúngicos orales para el tratamiento del pie de atleta (tinea pedis)

El pie de atleta (tinea pedis) es una infección fúngica de los pies que se propaga fácilmente y que es difícil de curar. Esta revisión comparó diferentes fármacos antimicóticos orales (es decir, fármacos tomados por vía oral) e incluyó 15 ensayos, con 1438 participantes. Hay varios tipos diferentes de tratamientos orales y los ensayos encontrados consideraron todos los fármacos orales utilizados para tratar el pie de atleta. Se encontró que la terbinafina y el itraconazol son más efectivos que placebo. Y se encontró que la terbinafina es más efectiva que la griseofulvina. La griseofulvina es un tratamiento que se desarrolló mucho antes que los nuevos tratamientos, como la terbinafina y el itraconazol; estos tratamientos más recientes tienden a ser los más evaluados. Los ensayos de otros fármacos no fueron lo suficientemente grandes para mostrar diferencias entre ellos. Todos los fármacos tuvieron efectos secundarios; los efectos gastrointestinales fueron los más frecuentes.

En futuros ensayos clínicos se necesita un mayor número de participantes para probar diferentes tratamientos a fin de producir datos más fiables. Además, en los estudios de investigación futuros se deberán tener en cuenta los costes de los diferentes enfoques de tratamiento.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia indica que la terbinafina es más eficaz que la griseofulvina, y que la terbinafina y el itraconazol son más eficaces que ningún tratamiento. Con el objetivo de producir datos más fiables, es necesario realizar una evaluación rigurosa de los diferentes tratamientos farmacológicos con muestras de mayor tamaño para asegurar que sean lo suficientemente grandes como para mostrar cualquier diferencia real cuando se comparan dos tratamientos. También es importante continuar el seguimiento y obtener los datos, preferiblemente por seis meses después del final del período de intervención, para determinar si la infección se repite o no.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Alrededor del 15% de la población mundial presenta infecciones fúngicas en los pies (tinea pedis o pie de atleta). La tiña pedis tiene muchas presentaciones clínicas y con más frecuencia se observa entre los dedos de los pies (interdigital) y en las plantas, los talones y los lados del pie (plantar). La tinea pedis plantar se conoce como pie de mocasín. Una vez adquirida, la infección se puede extender a otros sitios, incluyendo las uñas, que pueden ser una fuente de reinfección. El tratamiento oral se suele utilizar para las enfermedades crónicas o cuando el tratamiento tópico ha fallado.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los tratamientos orales para las infecciones fúngicas de la piel del pie (tinea pedis).

Métodos de búsqueda: 

Para esta actualización se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos hasta julio de 2012: el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Piel (Cochrane Skin Group), CENTRAL en The Cochrane Library, MEDLINE (desde 1946), EMBASE (desde 1974) y CINAHL (desde 1981). Se revisaron las bibliografías de los ensayos recuperados en busca de referencias adicionales a ensayos pertinentes, y se realizaron búsquedas en registros de ensayos en línea.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados de tratamientos orales en participantes con tinea pedis diagnosticada clínicamente, confirmada por microscopía y crecimiento de dermatofitos (hongos) en cultivo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron los estudios, evaluaron el “Riesgo de sesgo” y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 15 ensayos con 1438 participantes. Los dos ensayos (71 participantes) que compararon terbinafina y griseofulvina produjeron un riesgo relativo (RR) agrupado de 2,26 (intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,49 a 3,44) a favor de la capacidad de la terbinafina para curar la infección. No se detectaron diferencias significativas entre la terbinafina y el itraconazol, el fluconazol y el itraconazol, el fluconazol y el ketoconazol, ni entre la griseofulvina y el ketoconazol, aunque los ensayos generalmente fueron pequeños. Dos ensayos mostraron que la terbinafina y el itraconazol fueron efectivos en comparación con placebo: terbinafina (31 participantes, RR 24,54; IC del 95%: 1,57 a 384,32) e itraconazol (72 participantes, RR 6,67; IC del 95%: 2,17 a 20,48). Todos los fármacos informaron de efectos adversos, siendo los más comunes los efectos gastrointestinales. Diez de los ensayos se publicaron hace más de 15 años, lo que se refleja en el informe deficiente, a partir del cual se puede hacer una clara evaluación del "Riesgo de sesgo". Sólo un ensayo tuvo bajo riesgo de sesgo general. La mayoría de los ensayos restantes se consideraron con riesgo "incierto" de sesgo debido a la falta de señalamientos claros con respecto a los métodos de generación de la secuencia de asignación al azar y el ocultamiento de la asignación. En más ensayos se logró el cegamiento de los participantes y del personal que el cegamiento de los evaluadores de resultados, lo que también se informó de manera deficiente.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save