Fármacos antiepilépticos para el tratamiento de la agresividad recurrente

Para tratar la agresividad persistente se han utilizado varios fármacos a los que de forma colectiva se les denomina "fármacos antiepilépticos". Esta revisión examina de forma sistemática la evidencia que apoya esta práctica. A partir de la evidencia disponible no fue posible extraer conclusiones firmes acerca del uso de estos fármacos para tratar la agresividad. En al menos un estudio cuatro fármacos antiepilépticos (valproato/divalproex, carbamazepina, oxcarbazepina y fenitoína) ayudaron a reducir la agresividad. Sin embargo, en al menos un estudio tres de éstos fármacos (valproato, carbamazepina y fenitoína) no mostraron mejorías significativas. Se necesitan más investigaciones para aclarar qué medicamentos antiepilépticos son eficaces para quién. Dichas investigaciones se deben realizar mediante ensayos clínicos cuidadosamente diseñados. Estos ensayos necesitan considerar el tipo de agresividad mostrado, la gravedad de la agresividad y cualquier otro trastorno presentado por los participantes.

Conclusiones de los autores: 

Los revisores consideran que el grupo de evidencia resumida en esta revisión no es suficiente para establecer conclusiones firmes sobre el uso de los fármacos antiepilépticos en el tratamiento de la agresividad y la impulsividad asociada. Cuatro fármacos antiepilépticos (valproato/ divalproex, carbamazepina, oxcarbazepina y fenitoína) fueron efectivos comparados con placebo para reducir la agresividad en al menos un estudio, aunque tres fármacos (valproato, carbamazepina y fenitoína) en al menos un estudio no mostraron diferencias estadísticamente significativas entre las condiciones tratamiento y control. Los efectos secundarios se señalaron con más frecuencia en el grupo de intervención, aunque los efectos adversos no se informaron adecuadamente. La falta de información no significa necesariamente que el tratamiento es seguro ni que los beneficios potenciales de la medicación necesariamente estén equilibrados con el riesgo de que pueda ocurrir un evento adverso. Se necesitan estudios de investigación adicionales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La agresividad es un problema importante de la salud pública y forma parte de varios trastornos de la salud mental. Los fármacos antiepilépticos pueden reducir la agresividad al actuar sobre el sistema nervioso central y reducir la hiperexcitabilidad neuronal asociada con la agresividad.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia de los fármacos antiepilépticos para reducir la agresividad y la impulsividad asociada.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, EMBASE, CINAHL, PsycINFO, metaRegister of Controlled Trials (mRCT) y ClinicalTrials.gov hasta abril de 2009. También se buscó en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group), el National Research Record y se hicieron búsquedas manuales de estudios.

Criterios de selección: 

Ensayos prospectivos controlados con placebo de fármacos antiepilépticos ingeridos de forma habitual por individuos con agresividad recurrente para reducir la frecuencia o la intensidad de los arrebatos de agresividad.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres revisores de forma independiente seleccionaron los estudios y dos revisores también de forma independiente extrajeron los datos. Se calcularon las diferencias de medias estandarizadas (DME), así como los odds ratios (OR) para los datos dicotómicos.

Resultados principales: 

Catorce estudios con datos de 672 participantes cumplieron los criterios de inclusión. Se examinaron cinco fármacos antiepilépticos diferentes. El valproato de sodio fue superior al placebo para los pacientes ambulatorios hombres con agresividad impulsiva recurrente, para los adultos con trastornos de la personalidad del grupo B y para los jóvenes con trastorno de conducta, pero no para los niños y adolescentes con trastorno generalizado del desarrollo. La carbamazepina fue superior a placebo para reducir los actos de agresividad autodirigidos en mujeres con trastorno de la personalidad borderline, pero no en niños con trastorno de la conducta. La oxcarbazepina fue superior al placebo para la agresividad verbal y la agresividad contra objetos en pacientes adultos ambulatorios. La fenitoína fue superior al placebo en la frecuencia de actos de agresividad en pacientes prisioneros y ambulatorios hombres incluidos los que presentan trastorno de la personalidad, pero no en la frecuencia de "incidentes de conducta" en jóvenes delincuentes.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save