Tratamiento farmacológico para el síndrome de dolor patelofemoral

Los fármacos utilizados para tratar los síntomas del síndrome patelofemoral presentan una base de pruebas pequeña

El síndrome de dolor patelofemoral (SDPF) es frecuente en adolescentes y adultos jóvenes. El síntoma más común es el dolor alrededor de la rótula al sentarse con las rodillas flexionadas durante períodos prolongados de tiempo o al realizar actividades como ascender o descender escaleras, ponerse en cuclillas o actividades deportivas. Esta revisión de las intervenciones farmacológicas demostró que los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINES) pueden aliviar el dolor a corto plazo, pero el dolor global no presentó mejorías después de tres meses. Existen pruebas contradictorias acerca del efecto del glucosaminoglicano polisulfato. El esteroide anabolizante nandrolona podría resultar eficaz, pero los riesgos asociados exigen sumo cuidado si se lo utiliza para el síndrome de dolor patelofemoral, especialmente en los deportistas.

Conclusiones de los autores: 

Sólo hay pruebas limitadas de la efectividad de los AINES para disminuir el dolor a corto plazo en el SDPF. Las pruebas del efecto del glucosaminoglicano polisulfato son contradictorias y justifican la realización de otras investigaciones. El esteroide anabolizante nandrolona puede ser eficaz, pero su utilización en el tratamiento del SDPF es motivo de muchas controversias.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El síndrome de dolor patelofemoral (SDPF) es frecuente en adolescentes y adultos jóvenes. Se caracteriza por dolor detrás o alrededor de la rótula y crepitaciones, que se presentan al ascender o descender escaleras, ponerse en cuclillas, sentarse con las piernas flexionadas durante períodos prolongados de tiempo, correr y andar en bicicleta. Los síntomas impiden la función en las actividades de la vida diaria o los deportes. Los tratamientos farmacológicos se centran en la disminución de los síntomas de dolor (fármacos antiinflamatorios no esteroides [AINES], glucocorticosteroides), o la reparación de la supuesta patología subyacente (compuestos que contienen glucosamina para estimular el metabolismo del cartílago, esteroides anabolizantes para aumentar la densidad ósea de la rótula y desarrollar músculos de apoyo). En los estudios, los fármacos generalmente se administran como complemento de los ejercicios para fortalecer la musculatura de apoyo.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión es resumir las pruebas sobre la efectividad del tratamiento farmacológico para reducir el dolor en la región anterior de la rodilla y mejorar su función en pacientes con SDPF.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en los registros de ensayos del Grupo Cochrane de Lesiones Musculoesqueléticas (Cochrane Musculoskeletal Injuries Group) y el Campo de Rehabilitación y Terapias Relacionadas de la Colaboración Cochrane (Cochrane Rehabilitation and Related Therapies Field), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Library Número 4, 2003), PEDro (hasta enero de 2004), MEDLINE (1966 hasta enero de 2004), EMBASE (1988 hasta enero de 2004) y CINAHL (1982 hasta enero de 2004).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados (aleatorios o no) compararon el tratamiento farmacológico con el placebo, diferentes tipos de tratamientos farmacológicos, o el tratamiento farmacológico con otros tratamientos en individuos con SDPF.

Obtención y análisis de los datos: 

La búsqueda en la literatura arrojó 780 publicaciones. Se incluyeron ocho ensayos, de los cuales tres fueron de alta calidad. Los datos se analizaron cualitativamente mediante la síntesis de las mejores pruebas, porque no fue posible realizar un metanálisis debido a las diferencias en las vías de administración de los fármacos, los programas de atención y las medidas de resultados.

Resultados principales

Cuatro ensayos (163 participantes) estudiaron el efecto de los AINES. La aspirina comparada con el placebo en un ensayo de alta calidad no presentó diferencias significativas en los síntomas y signos clínicos. El naproxeno produjo una disminución significativa del dolor a corto plazo en comparación con el placebo, pero no en comparación con el diflunisal. El tratamiento con láser para estimular el flujo sanguíneo en las áreas hipersensibles resultó en una mayor satisfacción por parte de los participantes en comparación con el tenoxicam, aunque la diferencia no fue significativa.

Dos ECA de alta calidad (84 participantes) estudiaron el efecto del glucosaminoglicano polisulfato (GAGPS). La aplicación de doce inyecciones intramusculares en seis semanas resultó en una cantidad significativamente mayor de participantes que presentaron un buen efecto terapéutico global después de un año, y una disminución significativamente mayor del dolor durante una de dos actividades. Se compararon cinco inyecciones semanales intraarticulares de GAGPS y lidocaína con inyecciones intraarticulares de solución salina y lidocaína o ninguna inyección, y todos los tratamientos se combinaron con entrenamiento concomitante de los cuádriceps. Los participantes que recibieron inyecciones presentaron una mejor función después de seis semanas, aunque sólo fue significativa la diferencia entre los participantes que recibieron inyecciones de GAGPS y los participantes que no recibieron inyecciones. Al año, las diferencias habían desaparecido.

Un ensayo (43 participantes) indicó que las inyecciones intramusculares del esteroide anabolizante fenilpropionato de nandrolona mejoraron significativamente el dolor y la función en comparación con las inyecciones de placebo.

Conclusiones de los autores

Sólo hay pruebas limitadas de la efectividad de los AINES para disminuir el dolor a corto plazo en el SDPF. Las pruebas del efecto del glucosaminoglicano polisulfato son contradictorias y justifican la realización de otras investigaciones. El esteroide anabolizante nandrolona puede ser eficaz, pero su utilización en el tratamiento del SDPF es motivo de muchas controversias.

Esta revisión debería citarse como:Heintjes E, Berger MY, Bierma-Zeinstra SMA, Bernsen RMD, Verhaar JAN, Koes BWLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Cuatro ensayos (163 participantes) estudiaron el efecto de los AINES. La aspirina comparada con el placebo en un ensayo de alta calidad no presentó diferencias significativas en los síntomas y signos clínicos. El naproxeno produjo una disminución significativa del dolor a corto plazo en comparación con el placebo, pero no en comparación con el diflunisal. El tratamiento con láser para estimular el flujo sanguíneo en las áreas hipersensibles resultó en una mayor satisfacción por parte de los participantes en comparación con el tenoxicam, aunque la diferencia no fue significativa.

Dos ECA de alta calidad (84 participantes) estudiaron el efecto del glucosaminoglicano polisulfato (GAGPS). La aplicación de doce inyecciones intramusculares en seis semanas resultó en una cantidad significativamente mayor de participantes que presentaron un buen efecto terapéutico global después de un año, y una disminución significativamente mayor del dolor durante una de dos actividades. Se compararon cinco inyecciones semanales intraarticulares de GAGPS y lidocaína con inyecciones intraarticulares de solución salina y lidocaína o ninguna inyección, y todos los tratamientos se combinaron con entrenamiento concomitante de los cuádriceps. Los participantes que recibieron inyecciones presentaron una mejor función después de seis semanas, aunque sólo fue significativa la diferencia entre los participantes que recibieron inyecciones de GAGPS y los participantes que no recibieron inyecciones. Al año, las diferencias habían desaparecido.

Un ensayo (43 participantes) indicó que las inyecciones intramusculares del esteroide anabolizante fenilpropionato de nandrolona mejoraron significativamente el dolor y la función en comparación con las inyecciones de placebo.

Tools
Information
Share/Save