Amantadina en la enfermedad de Parkinson

No existen pruebas suficientes para establecer la seguridad y efectividad de la amantadina para pacientes con enfermedad de Parkinson.

La enfermedad de Parkinson causa rigidez muscular progresiva, temblores y otros síntomas. La droga más comúnmente utilizada para intentar aliviar estos síntomas es la levodopa, pero comúnmente se presentan efectos adversos físicos y psiquiátricos graves.La amantadina es otra opción, utilizada sola o con levodopa. La amantadina puede presentar efectos adversos serios (incluyendo problemas psiquiátricos) y los pacientes pueden tornarse resistentes a la droga. La revisión encontró que, a partir de los ensayos, no existen pruebas suficientes sobre los efectos de la amantadina para pacientes con enfermedad de Parkinson. Hasta el momento, los efectos adversos en los ensayos no fueron graves e incluyeron erupción cutánea, sequedad de boca y visión borrosa.

Conclusiones de los autores: 

Una cantidad considerable de pruebas sobre la efectividad de la amantadina se ha obtenido de ensayos no controlados, generalmente en pacientes con afecciones parkinsonianas distintas de la enfermedad de Parkinson idiopática. Sin embargo, un análisis riguroso de los seis ensayos controlados con asignación aleatoria de amantadina revela que las pruebas sobre su eficacia y seguridad en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson idiopática son insuficientes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Aunque la levodopa es la droga más comúnmente indicada para aliviar los síntomas de la enfermedad de Parkinson, se la asocia con efectos secundarios motores y psiquiátricos. Por consiguiente, el interés se ha volcado hacia drogas alternativas con perfiles de efectos secundarios mejorados para reemplazar o aumentar la dosis de la levodopa.La amantadina, utilizada originariamente como droga antiviral, ha demostrado mejorar los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

Objetivos: 

Comparar la eficacia y seguridad del tratamiento con amantadina (monoterapia o terapia coadyuvante) versus el placebo para los pacientes con enfermedad de Parkinson.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas electrónicas en The Cochrane Controlled Trials Register (The Cochrane Library Issue 3, 2001), MEDLINE (1966-2001), EMBASE (1974-2001), SCISEARCH (1974-2001), BIOSIS (1993-2001), GEROLIT (1979-2001), OLDMEDLINE (1957-1965), LILACS (1982-2001), MedCarib (17th Century - 2001), PASCAL (1973-2001), JICST-EPLUS (1985-2001), RUSSMED (1973-2001), DISSERTATION ABSTRACTS (2000-2001), SIGLE (1980-2001), ISI-ISTP (1990-2001), Aslib Index to Theses (2001), Clinicaltrials.gov (2001), metaRegister of Controlled Trials (2001), NIDRR (2001) and NRR (2001). Se realizaron búsquedas manuales en la literatura gris y se examinaron listas de referencia de estudios y revisiones identificados.Se contactó con los fabricantes de amantidina.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que comparan la amantadina con el placebo en el tratamiento de pacientes con diagnóstico clínico de enfermedad de Parkinson idiopática.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores (NC y KD) resumieron de forma independiente los datos en formularios estandarizados y resolvieron los desacuerdos mediante discusión.

Resultados principales: 

Se encontraron seis ensayos controlados con asignación aleatoria que comparan la monoterapia o la terapia coadyuvante usando amantadina, con el placebo en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson idiopática.Cinco ensayos estudiaron a la amantadina como terapia coadyuvante con niveles máximos de levodopa o anticolinérgicos y uno estudió a la amantadina como terapia coadyuvante con niveles mínimos tolerados de anticolinérgicos o como monoterapia. Cinco de los estudios fueron cruzados (cross-over) doble ciego y uno de ellos fue un estudio doble ciego en grupos paralelos. En total, examinaron a 215 pacientes. El estudio de grupos paralelos permitió que se rompieran los códigos de asignación aleatoria y que luego se les administrara amantadina a los pacientes del grupo de placebo. Esto pudo haber provocado algún sesgo. Un estudio no informó los resultados del grupo placebo del ensayo, por lo tanto, no se pudo determinar la diferencia entre los dos grupos del tratamiento. Dos estudios cruzados (cross-over) presentaron los resultados de los datos combinados obtenidos tanto del grupo con tratamiento como con placebo. El riesgo de un efecto de arrastre hacia el segundo grupo significó que no se pudieran analizar estos resultados. Los dos últimos estudios presentaron, al menos, algunos datos obtenidos del final del primer grupo de los ensayos. Sin embargo, se proporcionaron sólo promedios, sin desviaciones estándar. Por lo tanto, no se pudo determinar la significación estadística de ninguna diferencia entre los grupos de amantadina y placebo.Aunque los autores informaron efectos secundarios de la amantadina (tales como lívido reticularis, sequedad de boca y visión borrosa), aseguraron que ninguno de ellos era grave.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information