Antibióticos regulares para prevenir la infección neumocócica en niños pequeños con enfermedad de células falciformes

Pregunta de la revisión

Se revisó la evidencia sobre los efectos de los regímenes antibióticos profilácticos para prevenir la infección neumocócica en los niños con enfermedad de células falciformes (ECF). Esta es una versión actualizada de una revisión Cochrane previamente publicada.

Antecedentes

Las personas que viven con ECF son especialmente propensas a infecciones respiratorias y sanguíneas. Estas infecciones suelen ser causadas por un germen (bacteria) conocido como Streptococcus pneumoniae, también conocido como neumococo, que puede causar muchos tipos de enfermedades graves. Los individuos con ECF pueden contraer infecciones más fácilmente que las personas no afectadas porque su bazo (órgano que filtra la sangre) no funciona correctamente, y también porque el tejido y el hueso dañados a causa de la ECF pueden albergar bacterias. Por consiguiente, la prevención de las infecciones es una de las principales formas de mejorar la salud de los pacientes que viven con ECF y reducir el riesgo de muerte. El mayor riesgo de infección se da en los niños menores de tres años, pero las vacunas especiales que ayudan a prevenir las enfermedades por Streptococcus pneumoniae son de uso limitado en esta población joven. Por lo tanto, se necesitan antibióticos regulares además de estas vacunas especiales para prevenir la infección. Dado que el riesgo de infección disminuye con la edad, podría haber un momento en que el tratamiento preventivo con antibióticos pueda ser interrumpido.

Fecha de la búsqueda

La evidencia está actualizada hasta el 19 diciembre 2016.

Características de los estudios

Se reunió evidencia para esta revisión Cochrane examinando tres ensayos clínicos con más de 800 niños incluidos.

Resultados clave y calidad de la evidencia

Los tres ensayos clínicos mostraron una reducción de la tasa de infección neumocócica en los niños con enfermedad de células falciformes que recibían penicilina de manera preventiva. Dos de estos ensayos examinaron si el tratamiento era efectivo. El tercer ensayo fue la continuación de uno de los primeros ensayos y examinó cuándo era seguro suspender el tratamiento. Los efectos adversos de los fármacos eran raros y menores. Sin embargo, hubo problemas con los niños para cumplir el programa de tratamiento y con el desarrollo de la resistencia a los antibióticos. Se consideró que la calidad de la evidencia de los resultados primarios y secundarios (resultado final) era baja.

Se concluye que la penicilina administrada preventivamente reduce la tasa de infecciones neumocócicas en niños menores de cinco años con ECF. El riesgo de infección en los niños mayores es menor, y el ensayo de seguimiento no mostró un aumento significativo del riesgo cuando se suspendió la penicilina regular a los cinco años de edad. Es necesario realizar más investigaciones para determinar con qué frecuencia se desarrollan bacterias resistentes al tratamiento y cuán importante es esto desde el punto de vista clínico.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia examinada sugiere que la penicilina profiláctica reduce significativamente el riesgo de infección neumocócica en los niños con enfermedad de células falciformes homocigótica, y se asocia con reacciones adversas mínimas. Investigaciones adicionales pueden ayudar a determinar la edad ideal para retirar la penicilina de manera segura.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes con ECF son particularmente susceptibles a la infección. Los lactantes y los niños muy pequeños son especialmente vulnerables. El "Estudio cooperativo de la enfermedad de células falciformes" observó una tasa de incidencia de la septicemia neumocócica de 10 de cada 100 años-persona en niños menores de tres años. Las vacunas, incluidas las vacunas neumocócicas habituales, pueden ser de uso limitado en este grupo de edad. Por lo tanto, los regímenes profilácticos de penicilina pueden ser aconsejables para esta población. Esta es una actualización de una revisión Cochrane publicada por primera vez en 2002, y actualizada previamente, más recientemente en 2014.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la profilaxis con antibióticos contra el neumococo en niños con ECF en relación con:

1. la incidencia de infección;

2. la mortalidad;

3. los eventos adversos relacionados con los fármacos (como se informa en los estudios incluidos) para el individuo y la comunidad;

4. los efectos de la interrupción en diversas edades sobre la incidencia de la infección y la mortalidad.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos de hemoglobinopatías del Grupo Cochrane de Fibrosis Quística y Enfermedades Genéticas (Cochrane Cystic Fibrosis and Genetic Disorders Group), que comprende referencias identificadas por búsquedas exhaustivas en bases de datos electrónicas y también en dos registros de ensayos clínicos: ClinicalTrials.gov y la WHO International Registry Platform. Además, se realizó una búsqueda manual de revistas relevantes y libros de resúmenes de actas de congresos.

Fecha de la búsqueda más reciente: 19 diciembre 2016.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos controlados aleatorizados o cuasialeatorizados que comparan los antibióticos profilácticos para prevenir la infección neumocócica en niños con ECF con placebo, ningún tratamiento o un fármaco de comparación.

Obtención y análisis de los datos: 

Ambos autores extrajeron los datos de forma independiente y evaluaron la calidad de los ensayos. Los autores utilizaron los criterios de GRADE para evaluar la calidad de la evidencia.

Resultados principales: 

Las búsquedas identificaron cinco ensayos, de los cuales tres (880 niños asignados al azar) cumplieron los criterios de inclusión. Todos los ensayos incluidos mostraron una menor incidencia de infección en los niños con ECF (SS o Sβ0Thal) que recibían penicilina profiláctica. En los ensayos que investigaron la iniciación de la penicilina en el riesgo de infección neumocócica, el odds-ratio fue de 0,37 (intervalo de confianza del 95%: 0,16 a 0,86) (dos ensayos, 457 niños) (evidencia de baja calidad), mientras que para el retiro el odds-ratio fue de 0,49 (intervalo de confianza del 95%: 0,09 a 2,71) (un ensayo, 400 niños) (evidencia de baja calidad). Los efectos adversos de los fármacos eran raros y menores. Se observó que las tasas de infección neumocócica eran relativamente bajas en los niños mayores de cinco años.

En general, se consideró que la calidad de la evidencia de todos los resultados era baja. Los resultados de la evaluación del riesgo de sesgo realizada identificaron dos ámbitos en los que el riesgo de sesgo se consideraba elevado, estos eran los datos de resultados incompletos (sesgo de desgaste) (dos ensayos) y la ocultación de la asignación (sesgo de selección) (un ensayo). Los ámbitos considerados de bajo riesgo de sesgo en los tres ensayos fueron el informe selectivo (sesgo de notificación) y el cegamiento (sesgo de realización y de detección).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save