Estrógenos solos o con amniotomía para la maduración cervical o inducción del trabajo de parto

No hay pruebas suficientes para medir la efectividad y seguridad del estrógeno en cuanto a la maduración del cuello uterino y su ayuda en el trabajo de parto.

En ocasiones es necesario inducir el trabajo de parto en forma artificial para resguardar la seguridad de la madre o el niño. El estrógeno es una hormona incluida en la maduración del cuello uterino (cérviz) y su preparación para el nacimiento del bebé. Es posible que el estrógeno aumente la liberación de otras hormonas locales (prostaglandinas) que ayudan a madurar el cuello uterino. La revisión de los ensayos encontró que no hay pruebas suficientes para demostrar el verdadero efecto del estrógeno. En la actualidad el estrógeno no se usa comúnmente y otros agentes resultan más adecuados, por consiguiente parece innecesaria la investigación adicional.

Conclusiones de los autores: 

Había datos insuficientes para establecer conclusiones con respecto a la eficacia del estrógeno como agente de inducción.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los estudios en ovinos revelaron que hay un aumento de estrógeno previo al trabajo de parto y una disminución en la progesterona, ambos cambios estimulan la producción de prostaglandinas y pueden estimular el inicio del trabajo de parto. Aunque se sugirió al estrógeno como un agente de maduración cervical o agente de inducción eficaz, la investigación en los seres humanos no logró demostrar un mecanismo fisiológico similar. El uso del estrógeno como agente de inducción actualmente no es una práctica común, como tal esta revisión sistemática debe considerarse como revisión histórica.

Esta es una de las series de revisiones de métodos de maduración cervical e inducción de trabajo de parto que utiliza una metodología estandarizada.

Objetivos: 

Determinar, a partir de las mejores pruebas disponibles, la efectividad y la seguridad del uso de estrógenos solos o con amniotomía para la maduración cervical e inducción del trabajo de parto en el tercer trimestre de embarazo comparado con otros métodos de inducción de trabajo de parto.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group), en el Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Controlled Trials Register) y en bibliografías de informes pertinentes. Fecha de la última búsqueda: Abril 2001.

Criterios de selección: 

(1) ensayos controlados aleatorios que comparan el uso del estrógeno solo utilizado para la maduración cervical o la inducción del trabajo de parto en el tercer trimestre con placebo o ningún tratamiento u otros métodos enumerados más arriba en la lista predefinida de métodos de inducción del trabajo de parto. (2) asignación aleatoria al grupo de tratamiento o control; (3) ocultamiento adecuado de la asignación; (4) violaciones en el manejo de la asignación que no son suficientes como para afectar significativamente las conclusiones; (5) informes de medidas de resultado clínicamente significativas; (6) datos disponibles para el análisis según la asignación al azar; (7) datos faltantes insuficientes para afectar significativamente las conclusiones.

Obtención y análisis de los datos: 

Se desarrolló una estrategia genérica para manejar el gran volumen y la complejidad de los datos de ensayos relacionados con la inducción del trabajo de parto. Esto incluyó un método de obtención de datos de dos etapas. La obtención inicial de datos se realizó centralizadamente.

Resultados principales

Cuando se comparó el estrógeno con placebo no hubo diferencia entre la tasa de cesáreas (7,1% versus 10,3%, riesgo relativo (RR) 0,70, intervalo de confianza (IC) del 95% 0,30; 1,62). No había diferencia entre las tasas de la hiperestimulación uterina con o sin cambios de la frecuencia cardíaca fetal o parto vaginal instrumental.

Ningún estudio informó sobre las tasas de parto vaginal no viable en 24 horas o cuello uterino desfavorable/sin cambios después de 12-24 horas. Había datos insuficientes para establecer conclusiones significativas cuando se comparó el estrógeno con PGE2 vaginal, PGE2 intracervical, la ocitocina sola o PGE2 extraamniótico, para saber si el estrógeno es eficaz en la inducción del trabajo de parto.

Conclusiones de los autores

Había datos insuficientes para establecer conclusiones con respecto a la eficacia del estrógeno como agente de inducción.

Esta revisión debería citarse como:Thomas J, Kelly AJ, Kavanagh JLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Cuando se comparó el estrógeno con placebo no hubo diferencia entre la tasa de cesáreas (7,1% versus 10,3%, riesgo relativo (RR) 0,70, intervalo de confianza (IC) del 95% 0,30; 1,62). No había diferencia entre las tasas de la hiperestimulación uterina con o sin cambios de la frecuencia cardíaca fetal o parto vaginal instrumental.

Ningún estudio informó sobre las tasas de parto vaginal no viable en 24 horas o cuello uterino desfavorable/sin cambios después de 12-24 horas. Había datos insuficientes para establecer conclusiones significativas cuando se comparó el estrógeno con PGE2 vaginal, PGE2 intracervical, la ocitocina sola o PGE2 extraamniótico, para saber si el estrógeno es eficaz en la inducción del trabajo de parto.

Tools
Information
Share/Save