Ejercicio como tratamiento para adultos con síndrome de fatiga crónica

¿Cuál es el objetivo de esta revisión?

Los pacientes con síndrome de fatiga crónica presentan fatiga de larga duración, dolor articular, cefaleas, trastornos del sueño, falta de concentración y memoria a corto plazo deficiente. Estos síntomas causan discapacidad y angustia significativas. Se buscó averiguar si el tratamiento con ejercicios puede ayudar a los pacientes con síndrome de fatiga crónica (encefalomielitis miálgica).

Mensajes clave

Los pacientes que reciben tratamiento con ejercicios probablemente presentan menos fatiga al final del tratamiento que los que sometidos a terapias más pasivas. No existe seguridad en cuanto a si esta mejoría se prolonga a largo plazo. Tampoco se conoce el riesgo de efectos secundarios graves del tratamiento con ejercicios.

¿Qué se estudió en la revisión?

Se exploró si el tratamiento con ejercicios puede reducir los síntomas del síndrome de fatiga crónica. Se buscaron estudios que compararan el efecto del tratamiento con ejercicios con el tratamiento habitual u otros tratamientos.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?

Se encontraron ocho estudios con 1518 participantes. Los estudios compararon a participantes que recibieron tratamiento con ejercicios con participantes que recibieron tratamiento habitual o tratamientos más activos, como terapia cognitivo-conductual.

Los participantes recibieron tratamiento con ejercicios durante 12 a 26 semanas. Los estudios midieron el efecto del tratamiento al final del tratamiento y también a largo plazo, después de 50 o 72 semanas. Los participantes realizaron ejercicios con diferentes niveles de intensidad, mediante el uso de variaciones de ejercicios aeróbicos que incluyeron caminata, natación o ciclismo.

Tratamiento con ejercicios en comparación con tratamiento habitual o relajación

Los participantes que reciben tratamiento con ejercicio probablemente presentan menos fatiga al final del tratamiento y pueden presentar una mejoría moderada en la funcionalidad física. No existe seguridad en cuanto a si esta mejoría se prolonga durante mucho tiempo, debido a que no existe seguridad en cuanto a la evidencia.

Los participantes que reciben tratamiento con ejercicios pueden presentar una mejoría leve en el sueño, tanto al final del tratamiento como a largo plazo.

No se conoce con certeza el riesgo de efectos secundarios graves ni los efectos del tratamiento con ejercicios sobre el dolor, la calidad de vida y la depresión. Este hecho se debe a la falta de evidencia o a la falta de seguridad con respecto a la evidencia.

Tratamiento con ejercicios en comparación con terapia cognitivo-conductual

El tratamiento con ejercicios puede lograr poca o ninguna diferencia en la fatiga de los participantes al final del tratamiento o a largo plazo. El tratamiento con ejercicios puede lograr poca o ninguna diferencia en la funcionalidad física de los participantes al final del tratamiento, aunque no se conoce el efecto a largo plazo sobre la funcionalidad física.

Ningún estudio analizó el efecto del tratamiento con ejercicios sobre la depresión al final del tratamiento, aunque probablemente tiene poco o ningún efecto a largo plazo.

No se conoce con certeza el riesgo de efectos secundarios. Tampoco existe seguridad en cuanto a los efectos sobre el dolor, la calidad de vida o el sueño. Este hecho se debe a la falta de evidencia o a la falta de seguridad con respecto a la evidencia.

Tratamiento con ejercicios en comparación con ritmo adaptativo (vivir dentro de los límites)

Los participantes que reciben tratamiento con ejercicios pueden presentar una mejoría muy leve en la fatiga y los síntomas depresivos y una mejoría leve en la funcionalidad física y el sueño al final del tratamiento y a largo plazo en comparación con los participantes que reciben ritmo adaptativo.

No se conoce con certeza el riesgo de efectos secundarios graves. También se desconoce el efecto sobre la calidad de vida o el dolor. Lo anterior se debe a la falta de evidencia o a la escasa certeza con respecto a la evidencia.

Tratamiento con ejercicios en comparación con antidepresivos

No se sabe si el tratamiento con ejercicios es mejor que los antidepresivos para reducir la fatiga. También se desconoce su efecto sobre la depresión, los efectos secundarios, el dolor, la funcionalidad física, la calidad de vida o el sueño. Lo anterior se debe a la falta de evidencia o a la escasa certeza con respecto a la evidencia.

¿Por qué es importante esta revisión?

El tratamiento con ejercicios es recomendado por las guías de tratamiento y a menudo se utiliza como tratamiento para los pacientes con síndrome de fatiga crónica. Los pacientes con síndrome de fatiga crónica deben tener la oportunidad de tomar decisiones informadas sobre su atención y tratamiento basados en evidencia de investigación sólida y sobre si el tratamiento con ejercicios es efectivo, ya sea como una intervención independiente o como parte de un plan de tratamiento.

Es importante señalar que la evidencia en esta revisión proviene de pacientes diagnosticados con criterios de 1994 de los Centers for Disease Control and Prevention u Oxford. Los pacientes diagnosticados con otros criterios pueden experimentar efectos diferentes.

Conclusiones de los autores: 

El tratamiento con ejercicios probablemente tiene un efecto positivo sobre la fatiga en adultos con SFC en comparación con la atención habitual o las terapias pasivas. La evidencia con respecto a los efectos adversos es incierta. Debido a la evidencia limitada, es difícil establecer conclusiones acerca de la efectividad comparativa de la TCC, las terapias de ritmo adaptativo u otras intervenciones. Todos los estudios se realizaron con pacientes ambulatorios diagnosticados de acuerdo a los criterios de 1994 de los Centers for Disease Control and Prevention u Oxford, o ambos. Los pacientes diagnosticados con otros criterios pueden experimentar efectos diferentes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El síndrome de fatiga crónica (SFC) o encefalomielitis miálgica (EM) es un trastorno grave caracterizado por fatiga persistente luego del esfuerzo y síntomas considerables relacionados con la disfunción cognitiva, inmunitaria y autónoma. No existe una prueba diagnóstica específica, por lo tanto, se utilizan criterios diagnósticos para diagnosticar el SFC. La prevalencia del SFC varía según el tipo de criterios diagnósticos utilizados. Las estrategias de tratamiento existentes tienen como objetivo principal aliviar los síntomas y mejorar la funcionalidad. Una opción es el tratamiento con ejercicios.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue determinar los efectos del tratamiento con ejercicios para los adultos con SFC en comparación con cualquier otra intervención o control sobre la fatiga, los resultados adversos, el dolor, la funcionalidad física, la calidad de vida, los trastornos del estado de ánimo, el sueño, los cambios autopercibidos en la salud general, el uso de recursos de los servicios de salud y el abandono escolar.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos controlados del Grupo Cochrane de Trastornos Mentales Comunes, CENTRAL y SPORTDiscus hasta mayo 2014, mediante una lista exhaustiva de términos de texto libre para el SFC y el ejercicio. Se ubicaron los ensayos en curso y no publicados a través de la International Clinical Trials Registry Platform de la Organización Mundial de la Salud hasta mayo 2014. Se examinaron las listas de referencias de los artículos recuperados y se estableció contacto con expertos en el tema para obtener estudios adicionales.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA) en adultos con un diagnóstico primario de SFC, a partir de todos los criterios diagnósticos, que podían participar en el tratamiento con ejercicios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron los estudios, evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos. Las medidas de resultado continuas se combinaron con las diferencias de medias (DM) y las diferencias de medias estandarizadas (DME). Para facilitar la interpretación de las DME, se reexpresaron las estimaciones de las DME como DM en escalas de medición más comunes. Los resultados dicotómicos se combinaron mediante los cocientes de riesgos (CR). La certeza de la evidencia se evaluó con los criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron ocho ECA con datos de 1518 participantes.

El tratamiento con ejercicios tuvo una duración de 12 a 26 semanas. Los estudios midieron el efecto al final del tratamiento y al momento del seguimiento a largo plazo, después de 50 o 72 semanas.

Siete estudios utilizaron tratamientos con ejercicios aeróbicos como caminata, natación, ciclismo o baile administrados en niveles variados en cuanto a la intensidad del ejercicio aeróbico, desde una intensidad muy baja a bastante rigurosa, mientras que un estudio utilizó ejercicios anaeróbicos. Los grupos de control consistieron en control pasivo, incluido el tratamiento habitual, relajación, flexibilidad (ocho estudios) o terapia cognitivo-conductual (TCC) (dos estudios), terapia cognitiva (un estudio), escucha de apoyo (un estudio), ritmo de actividad y reposo («pacing») (un estudio), tratamiento farmacológico (un estudio) y tratamiento combinado (un estudio).

La mayoría de los estudios presentaron un riesgo de sesgo de selección bajo. Todos presentaron un riesgo de sesgo de rendimiento y de detección alto.

Tratamiento con ejercicios en comparación con control "pasivo"

El tratamiento con ejercicios probablemente reduce la fatiga al final del tratamiento (DME -0,66; IC del 95%: -1,01 a -0,31; 7 estudios, 840 participantes; evidencia de certeza moderada; DM reexpresada -3,4; IC del 95%: -5,3 a -1,6; escala 0 a 33). No se sabe si existe una reducción de la fatiga a largo plazo debido a que la certeza de la evidencia es muy baja (DME -0,62; IC del 95%: -1,32 a 0,07; 4 estudios, 670 participantes; DM reexpresada -3,2; IC del 95%: -6,9 a 0,4; escala 0 a 33).

No se conoce con certeza el riesgo de reacciones adversas graves debido a que la certeza de la evidencia es muy baja (CR 0,99; IC del 95%: 0,14 a 6,97; un estudio, 319 participantes).

El tratamiento con ejercicios puede mejorar de forma moderada la funcionalidad física al final del tratamiento, aunque el efecto a largo plazo es incierto debido a que la certeza de la evidencia es muy baja. El tratamiento con ejercicios también puede mejorar ligeramente el sueño al final del tratamiento y a largo plazo. No se conoce el efecto del tratamiento con ejercicios sobre el dolor, la calidad de vida y la depresión debido a la falta de evidencia o a que la misma es de certeza muy baja.

Tratamiento con ejercicios en comparación con TCC

El tratamiento con ejercicios puede lograr poca o ninguna diferencia en la fatiga al final del tratamiento (DM 0,20; IC del 95%: -1,49 a 1,89; 1 estudio, 298 participantes; evidencia de certeza baja) o al momento del seguimiento a largo plazo (DME 0,07; IC del 95%: -0,13 a 0,28; 2 estudios, 351 participantes; evidencia de certeza moderada).

No se conoce con certeza el riesgo de reacciones adversas graves debido a que la certeza de la evidencia es muy baja (CR 0,67; IC del 95%: 0,11 a 3,96; un estudio, 321 participantes).

La evidencia disponible indica que puede haber poca o ninguna diferencia entre el tratamiento con ejercicios y la TCC en la funcionalidad física o el sueño (evidencia de certeza baja) y probablemente poca o ninguna diferencia en el efecto sobre la depresión (evidencia de certeza moderada). No se sabe si el tratamiento con ejercicios en comparación con la TCC mejora la calidad de vida o reduce el dolor debido a que la evidencia es de certeza muy baja.

Tratamiento con ejercicios en comparación con ritmo adaptativo

El tratamiento con ejercicios puede reducir ligeramente la fatiga al final del tratamiento (DM -2,00; IC del 95%: -3,57 a -0,43; escala 0 a 33; 1 estudio, 305 participantes; evidencia de certeza baja) y al momento del seguimiento a largo plazo (DM -2,50; IC del 95%: -4,16 a -0,84; escala 0 a 33; 1 estudio, 307 participantes; evidencia de certeza baja).

No se conoce con certeza el riesgo de reacciones adversas graves (CR 0,99; IC del 95%: 0,14 a 6,97; un estudio, 319 participantes; evidencia de certeza muy baja).

La evidencia disponible indica que el tratamiento con ejercicios puede mejorar ligeramente la funcionalidad física, la depresión y el sueño en comparación con el ritmo adaptativo (evidencia de certeza baja). Ningún estudio informó sobre la calidad de vida o el dolor.

Tratamiento con ejercicios en comparación con antidepresivos

No se sabe si el tratamiento con ejercicios, solo o en combinación con antidepresivos, reduce más la fatiga y la depresión que los antidepresivos solos, debido a que la certeza de la evidencia es muy baja. El único estudio incluido no informó de las reacciones adversas, el dolor, la funcionalidad física, la calidad de vida, el sueño ni los resultados a largo plazo.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save