Relaciones sexuales para la maduración cervical y la inducción del trabajo de parto

No está clara la función de las relaciones sexuales como método de inducción del trabajo de parto.

El esperma humano contiene una gran cantidad de prostaglandina, una sustancia similar a una hormona que madura el cuello del útero y ayuda a iniciar el trabajo de parto. En ocasiones es necesario ayudar a iniciar el trabajo de parto y se ha indicado que las relaciones sexuales pueden ser una forma efectiva. Sin embargo, no hay suficiente evidencia para mostrar si las relaciones sexuales son efectivas o para mostrar cómo se comparan con otros métodos. Se necesitan más estudios de investigación.

Conclusiones de los autores: 

No está clara la función de las relaciones sexuales como método de inducción del trabajo de parto. Este es un tema importante para las mujeres embarazadas y sus parejas. Se necesitan ensayos controlados aleatorizados bien diseñados para evaluar la repercusión de las relaciones sexuales sobre el inicio del trabajo de parto. Cualquier ensayo futuro que investigue las relaciones sexuales como método de inducción debe tener el poder estadístico suficiente para detectar diferencias clínicamente relevantes en los resultados estándar.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se ha examinado ampliamente el papel de las prostaglandinas para la maduración cervical y la inducción del trabajo de parto. El semen humano es la fuente biológica que se supone contiene la mayor concentración de prostaglandinas. No está clara la función de las relaciones sexuales en el inicio del trabajo de parto. La acción de las relaciones sexuales para estimular el trabajo de parto no está clara; se puede deber en parte a la estimulación física del segmento inferior del útero o a la liberación endógena de oxitocina como resultado del orgasmo o de la acción directa de las prostaglandinas en el semen. Además, la estimulación de los pezones puede ser parte del proceso de iniciación.

Esta revisión forma parte de una serie de revisiones sobre métodos de maduración uterina y de inducción del trabajo de parto que utiliza una metodología estandarizada.

Objetivos: 

Determinar los efectos de las relaciones sexuales para la maduración cervical o la inducción del trabajo de parto en el tercer trimestre, en comparación con otros métodos de inducción.

Métodos de búsqueda: 

El registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (junio 2007) y las referencias bibliográficas de artículos relevantes.

Criterios de selección: 

Ensayos clínicos que compararon las relaciones sexuales para la maduración cervical o la inducción del trabajo de parto en el tercer trimestre con placebo/ningún tratamiento u otros métodos enumerados anteriormente en una lista predefinida de métodos de inducción del trabajo de parto.

Obtención y análisis de los datos: 

Se desarrolló una estrategia para poder trabajar con el gran volumen y la complejidad de los datos de los ensayos relacionados con la inducción del trabajo de parto. Este hecho implicó un método de obtención de datos en dos pasos.

Resultados principales: 

Se incluyó un estudio de 28 mujeres que informó sobre datos muy limitados, de los cuales no es posible establecer conclusiones significativas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save