Intervenciones familiares y para los padres de niños y adolescentes con trastornos de conducta y delincuencia de diez a 17 años de edad

Los trastornos de conducta y la delincuencia son problemas importantes para los niños y adolescentes y sus familias, y pueden consumir gran parte de los recursos de los sistemas de salud, atención social y de justicia de menores. Se han recomendado varias intervenciones familiares y para los padres que se utilizan para estos trastornos. El objetivo de esta revisión fue determinar si estas intervenciones son efectivas en el tratamiento del trastorno de conducta y la delincuencia en niños y adolescentes de diez a 17 años de edad. La evidencia actual indica que las intervenciones familiares y para los padres para los delincuentes juveniles y sus familias tienen efectos beneficiosos para reducir el tiempo de permanencia en las instituciones. Lo anterior tiene un efecto beneficioso obvio para el participante y su familia y puede dar lugar a un ahorro de costes para la sociedad. Estas intervenciones también pueden reducir las tasas de arrestos posteriores, pero en la actualidad estos resultados se deben interpretar con precaución debido a la diversidad de los resultados de los estudios.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia indica que las intervenciones familiares y para los padres para los delincuentes juveniles y sus familias tienen efectos beneficiosos para reducir el tiempo de permanencia en las instituciones. Lo anterior tiene un efecto beneficioso obvio para el participante y su familia y puede dar lugar a un ahorro de costes para la sociedad. Estas intervenciones también pueden reducir las tasas de arrestos posteriores, pero en la actualidad estos resultados se deben interpretar con precaución debido a la heterogeneidad de los resultados.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los trastornos de conducta y la delincuencia son problemas importantes para los niños y adolescentes y sus familias, y pueden consumir gran parte de los recursos de los sistemas de salud, atención social y de justicia de menores. Se han recomendado varias intervenciones familiares y para los padres que se utilizan para estos trastornos. El objetivo de esta revisión fue determinar si estas intervenciones son efectivas en el tratamiento del trastorno de conducta y la delincuencia en niños y adolescentes de diez a 17 años de edad.

Objetivos: 

Determinar si las intervenciones familiares y para los padres mejoran el comportamiento del niño/adolescente; la salud mental de los padres y la familia; el funcionamiento y las relaciones familiares; y si tienen un efecto sobre los resultados psicosociales a largo plazo para el niño/adolescente.

Estrategia de búsqueda (: 

Los ensayos controlados aleatorizados se identificaron en septiembre de 1999 mediante la búsqueda en el Registro Cochrane de Ensayos Controlados (CCTR), en las bases de datos (MEDLINE, EMBASE, PsycINFO, CINAHL, Sociofile, ERIC, Healthstar), en las listas de referencias de los artículos y al establecer contacto con los autores.

Criterios de selección: 

Los ensayos controlados aleatorizados que se centran principalmente en el funcionamiento de los padres y la familia fueron elegibles para inclusión en la revisión. Los ensayos debían incluir al menos una medida de resultado objetiva (p.ej. tasas de arresto) o haber utilizado una medida que se hubiera publicado en revistas revisadas por pares y validada para el propósito pertinente. Se requirió que los estudios tuvieran un grupo control que podía ser un grupo de ninguna intervención, un grupo en lista de espera o un grupo de intervención habitual (p.ej. libertad condicional).

Se consideraron los ensayos en niños y adolescentes de diez a 17 años de edad con trastorno de conducta o delincuencia y sus familias. El trastorno de conducta se definió mediante una evaluación psicológica estandarizada (por ejemplo, mediante una lista de verificación de la conducta del niño) o un diagnóstico psiquiátrico. La delincuencia se definió mediante la referencia de un sistema de justicia juvenil u otro sistema legal para un niño/adolescente que ha cometido un delito grave, por ejemplo, asalto o ha delinquido en al menos dos ocasiones.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente examinaron todos los estudios elegibles para inclusión, evaluaron la calidad de los estudios (ocultamiento de la asignación, cegamiento, seguimiento, resultados clínicamente importantes) y extrajeron los datos. La heterogeneidad se evaluó mediante la prueba de ji cuadrado de heterogeneidad, junto con la inspección visual de los datos. Un nivel de significación inferior a 0,1 se interpretó como prueba de heterogeneidad estadísticamente significativa. Cuando se encontró heterogeneidad en los datos los autores de la revisión buscaron una explicación. Cuando los estudios con resultados heterogéneos fueron comparables la síntesis estadística de los resultados se hizo mediante un modelo de efectos aleatorios. Este modelo tiene en cuenta el error de muestreo dentro del estudio y la variación entre los estudios en la evaluación de la incertidumbre y proporcionará intervalos de confianza más amplios para el tamaño del efecto y, por lo tanto, un resultado más conservador.

Se realizó un análisis de sensibilidad para explorar los efectos de la calidad variable de los estudios incluidos en los resultados.

Resultados principales: 

De los 970 títulos identificados inicialmente mediante la estrategia de búsqueda, ocho ensayos cumplieron los criterios de inclusión. En total 749 niños y sus familias se asignaron al azar a recibir una intervención familiar y para los padres, o a estar en un grupo control. En siete de estos estudios los participantes eran delincuentes juveniles y sus familias y en solo uno los participantes eran niños/adolescentes con trastornos de conducta que aún no habían tenido contacto con el sistema de justicia juvenil.

Durante el seguimiento, las intervenciones familiares y de los padres redujeron significativamente el tiempo que los delincuentes juveniles pasaron en las instituciones (DMP 51,34 días, IC del 95%: 72,52 a 30,16). También hubo una reducción significativa en el riesgo de que un delincuente juvenil fuera arrestado nuevamente (RR 0,66; IC del 95%: 0,44 a 0,98) y en la tasa de arrestos posteriores al año y a los tres años (DME -0,56; IC del 95%: -1,100 a - 0,03). Para ambos resultados hubo una heterogeneidad sustancial en los resultados, lo que indica la necesidad de tener cuidado en la interpretación. En la actualidad no hay evidencia suficiente de que las intervenciones para la familia y los padres reduzcan el riesgo de ser encarcelado (RR 0,50; IC del 95%: 0,20 a 1,21). No se encontraron diferencias significativas para los resultados psicosociales como el funcionamiento de la familia y el comportamiento de los niños/adolescentes.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save