¿Se deben administrar macrólidos para el asma crónica?

Punto principal: Los estudios no muestran que los macrólidos sean mejores que placebo en la mayoría de los resultados. Puede haber un efecto beneficioso sobre la función pulmonar, pero depende de la forma en que se mida. Las pruebas fueron de muy baja calidad, por lo que es posible descartar la posibilidad de otros efectos beneficiosos o perjudiciales.

Antecedentes

El asma es una enfermedad crónica en la cual la inflamación de las vías respiratorias causa tos, sibilancias y problemas respiratorios. Probablemente hay diferentes razones para esta inflamación y motivos por los cuales persiste, y los mismos pueden requerir diferentes tratamientos. La infección en los pulmones puede ser una causa, y los macrólidos son un tipo de antibiótico que se puede utilizar a largo plazo como una forma de mejorar los síntomas en estos pacientes.

Cómo se respondió la pregunta

Se realizaron búsquedas de estudios sobre adultos o niños con asma que recibieron un macrólido o placebo durante al menos cuatro semanas para observar si sus síntomas mejoraban y daban lugar a menos probabilidades de que presentaran una crisis asmática, a menudo denominada "exacerbación". La búsqueda más reciente de estudios se realizó en abril 2015. Después de encontrar todos los estudios relevantes, se extrajo la información acerca de las crisis asmáticas que requirieron ingreso hospitalario, las crisis asmáticas que necesitaron ser tratadas con esteroides orales, las escalas de los síntomas, el control del asma, la calidad de vida, varias medidas de la función pulmonar, la necesidad de inhaladores de rescate, los efectos secundarios graves y las medidas de la actividad del asma en la sangre y el esputo.

Datos encontrados

Se encontraron 23 estudios, incluyendo 16 nuevos que habían sido publicados desde la última búsqueda realizada en 2007. En general, poco más de 1500 pacientes recibieron un macrólido o placebo. Hubo muchos problemas en la forma en que se describieron los estudios y en la manera en que informaron los datos, lo que dio lugar a que las pruebas se consideraran de muy baja calidad y a que se redujera la confianza en la mayoría de los resultados. Los estudios fueron muy diferentes entre sí, por ejemplo, en cuanto a la gravedad del asma de los pacientes, el tipo de macrólido administrado y la duración del período de tratamiento.

La revisión no mostró que los macrólidos fueran mejores que placebo en la mayoría de los resultados importantes considerados. Sin embargo, pueden tener algunos efectos beneficiosos sobre la función pulmonar y no es posible descartar la posibilidad de que sean útiles para algunos pacientes o de que causen efectos perjudiciales. No hubo informes de efectos secundarios graves causados por los macrólidos, aunque 16 estudios no informaron si ocurrió alguno.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas existentes no muestran que los macrólidos sean mejores que placebo para la mayoría de los resultados clínicos. Sin embargo, pueden tener un efecto beneficioso en algunas medidas de la función pulmonar, y no es posible descartar la posibilidad de otros efectos beneficiosos o perjudiciales porque las pruebas son de muy baja calidad debido a la heterogeneidad entre los pacientes y las intervenciones, la imprecisión y los sesgos de informe.

La revisión destaca la necesidad de que los investigadores informen los resultados clínicamente relevantes con exactitud y completamente con el uso de las definiciones de exacerbaciones de las guías y escalas validadas. El posible efecto beneficioso de los macrólidos en los pacientes con asma no eosinofílica, según los análisis de subgrupos de dos de los estudios incluidos, puede requerir estudios de investigación adicionales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El asma es una enfermedad crónica en la que la inflamación de las vías respiratorias causa tos sintomática, sibilancias y dificultad respiratoria. La inflamación puede tener diferentes causas subyacentes, incluida una reacción a la infección en los pulmones. Los macrólidos son antibióticos con actividades antimicrobianas y antiinflamatorias que se han administrado a largo plazo para controlar los síntomas de asma.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los macrólidos para el tratamiento del asma crónica.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Vías Respiratorias (Cochrane Airways Group) hasta abril de 2015. También se realizaron búsquedas manuales en las bibliografías de revisiones publicadas anteriormente y en actas de congresos y se estableció contacto con los autores de los estudios. Se incluyeron en la búsqueda los registros publicados en cualquier idioma.

Criterios de selección: 

Ensayos clínicos controlados aleatorios que incluyeron a niños y adultos con asma crónica tratados con macrólidos versus placebo durante más de cuatro semanas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente examinaron todos los registros identificados en las búsquedas y luego examinaron el texto completo de todos los artículos potencialmente relevantes antes de extraer los datos por duplicado de todos los estudios incluidos.

Resultados principales: 

Veintitrés estudios cumplieron los criterios de inclusión y asignaron al azar a 1513 participantes a recibir macrólidos o placebo. La calidad de las pruebas en general fue muy baja debido al informe incompleto de la metodología de estudio y los datos clínicos, la sospecha de sesgo de publicación, la falta de direccionalidad con respecto a las poblaciones de estudio, el riesgo de sesgo y la imprecisión (debido a los números escasos de pacientes y eventos). La mayoría de los estudios incluidos informó datos de pacientes con asma persistente o grave, aunque los criterios de inclusión, las intervenciones y los resultados fueron muy variables.

No se encontró que los macrólidos fueran mejores que placebo en la mayoría de los resultados clínicos, incluidas las exacerbaciones que requieren el ingreso hospitalario (odds ratio [OR] 0,98; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,13 a 7,23; participantes = 143; estudios = 2; I2 = 0%) o al menos tratamiento con esteroides orales (OR 0,82; IC del 95%: 0,43 a 1,57; participantes = 290; estudios = 5; I2 = 0%). Las pruebas sobre las escalas de los síntomas (diferencia de medias estandarizada [DME] -0,04; IC del 95%: -0,36 a 0,28), el control del asma (DME -0,05; IC del 95%: -0,26 a 0,15), la calidad de vida (diferencia de medias [DM] 0,06; IC del 95%: -0,12 a 0,24) y el uso de medicación de rescate (DM -0,26; IC del 95%: -0,65 a 0,12) fueron de muy baja calidad y no mostraron un efecto beneficioso del tratamiento con macrólidos. Hubo algunas pruebas de que los macrólidos dieron lugar a alguna mejoría en la función pulmonar (volumen espiratorio forzado en un segundo [VEF1): ] DM 0,08; IC del 95%: 0,02 a 0,14), aunque no en todas las medidas evaluadas. Las medidas de hiperreactividad bronquial fueron demasiado variadas para agruparlas, aunque la mayoría de los estudios no mostró un efecto beneficioso claro de los macrólidos sobre placebo. Dos estudios que incluyeron pacientes que recibían corticosteroides orales regulares indicaron que los macrólidos pueden tener un efecto economizador de esteroides en esta población. Los macrólidos fueron bien tolerados con respecto a los eventos adversos graves, aunque menos de la mitad de los estudios informó este resultado (OR 0,80; IC del 95%: 0,24 a 2,68; participantes = 434; estudios = 7; I2 = 0%). El informe de los efectos secundarios específicos fue demasiado irregular entre los estudios para analizarlos de forma significativa. De acuerdo a lo informado en versiones anteriores de la revisión sistemática, los marcadores biológicos de la actividad del asma como la concentración de proteína catiónica eosinófila (PCE) en el esputo y sérica, o los eosinófilos en el esputo y séricos, fueron inferiores en los pacientes tratados con macrólidos, aunque dicha disminución no se asoció con efectos clínicos beneficiosos.

Dos análisis de subgrupos dentro de los estudios mostraron un posible efecto beneficioso de los macrólidos para el asma no eosinofílico, aunque no fue posible investigar esta información en mayor detalle a través de los datos disponibles para esta revisión.

Tools
Information
Share/Save