Intervenciones con alarmas para la enuresis nocturna en niños

Las intervenciones de alarmas disminuyen la enuresis nocturna en los niños durante el tratamiento y son mejores a largo plazo que el tratamiento con desmopresina o fármacos tricíclicos.

La enuresis nocturna es bastante frecuente durante la infancia y puede causar estrés y molestias. Las alarmas tardan más en disminuir la enuresis nocturna que la desmopresina, pero sus efectos continúan después del tratamiento en aproximadamente la mitad de los niños que usan las alarmas. El sobreaprendizaje (la ingesta de líquido extra a la hora de acostarse después de lograr evitar la enuresis con el empleo de una alarma) y el entrenamiento para mantener la cama seca (conseguir que los niños vayan al baño reiteradamente y cambien sus propias sábanas cuando las mojan) pueden reducir la tasa de recaídas. No existen efectos secundarios graves, que puedan ocurrir con el tratamiento farmacológico. Sin embargo, al principio, los niños necesitan más supervisión y tiempo por parte de otros miembros de la familia. No hubo pruebas suficientes para comparar las alarmas con otros tratamientos no farmacológicos.

Conclusiones de los autores: 

Las intervenciones con alarmas son un tratamiento efectivo para la enuresis nocturna en los niños. Las alarmas parecen ser más efectivas que la desmopresina o los tricíclicos al final del tratamiento y posteriormente al mismo. El sobreaprendizaje (la administración de líquido adicional a la hora de acostarse después de permanecer sin enuresis con el empleo de una alarma), el entrenamiento para mantener la cama seca, y evitar los castigos pueden disminuir aún más la tasa de recaída. Se necesita una mejor calidad de las investigaciones en cuanto a la comparación de alarmas con otros tratamientos, incluido el seguimiento para determinar las tasas de recaída.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La enuresis (pérdida involuntaria de orina durante el sueño o "mojar la cama") es una enfermedad socialmente estigmatizante y estresante, que afecta aproximadamente entre el 15% y el 20% de los niños de 5 años, y hasta el 2% de los adultos jóvenes.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones con alarmas sobre la enuresis nocturna en los niños y compararlas con otras intervenciones.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos del Grupo Cochrane de Incontinencia (Cochrane Incontinence Group) (búsqueda 22 de noviembre 2004) y en las listas de referencias de artículos relevantes.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos aleatorios o cuasialeatorios de intervenciones con alarmas para la enuresis nocturna en niños, excepto aquellos centrados exclusivamente en la enuresis diurna. Las intervenciones de comparación incluyeron ningún tratamiento, métodos conductuales simples y complejos, desmopresina, tricíclicos y tratamientos diversos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos elegibles y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Cincuenta y cinco ensayos cumplieron los criterios de inclusión, con 3 152 niños, de los cuales, 2 345 utilizaron una alarma. La calidad de muchos ensayos fue deficiente y las pruebas para muchas comparaciones fueron inadecuadas. La mayoría de las alarmas emplearon métodos sonoros.

En comparación con ningún tratamiento, aproximadamente dos tercios de los niños no presentaron enuresis durante el uso de alarmas (RR para fracaso 0,38; IC del 95%: 0,33 a 0,45). Aproximadamente la mitad de los participantes que continuaron con el uso de alarmas no presentaron enuresis después de finalizar el tratamiento, en comparación con casi ninguno sin tratamiento (RR de fracaso o recaída 45/81 [55%] versus 80/81 [99%], RR 0,56; IC del 95%: 0,46 a 0,68). Hubo pruebas insuficientes para establecer conclusiones acerca de los diferentes tipos de alarma o acerca de cómo las alarmas se pueden comparar con otras intervenciones conductuales. Las tasas de recaída fueron inferiores cuando se agregó el sobreaprendizaje al tratamiento con alarmas (RR 1,92; IC del 95%: 1,27 a 2,92) o también cuando se usó el entrenamiento para mantener la cama seca (RR 2,0; IC del 95%: 1,25 a 3,20). Los castigos para los que presentaban enuresis parecieron ser contraproducentes. Ni los niños ni sus padres aceptaron las alarmas que utilizaban shocks eléctricos.

Aunque la desmopresina puede tener un efecto más inmediato, las alarmas parecen ser más eficaces al final de un ciclo de tratamiento (RR 0,71; IC del 95%: 0,50 a 0,99) y hubo pruebas limitadas de mayor éxito a largo plazo (4/22 [18%] versus 16/24 [67%]; RR 0,27; IC del 95%: 0,11 a 0,69). Hubo pruebas contradictorias sobre la efectividad del tratamiento con alarmas complementado con la desmopresina. Las alarmas fueron mejores que los tricíclicos durante el tratamiento (RR 0,73; IC del 95%: 0,61 a 0,88) y posterior al mismo (7/12 (58%) versus 12/12 (100%), RR 0,58; IC del 95%: 0,36 a 0,94).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save