Prevención de los trastornos alimentarios en niños y adolescentes

Los trastornos alimentarios representan una afección extremadamente difícil que requiere mucho tiempo y es costosa de tratar. Ser joven, mujer y hacer dieta son algunos de los pocos factores de riesgo identificados que se han vinculado de manera fiable con el desarrollo de los trastornos alimentarios. Se han desarrollado y probado varios programas de prevención de trastornos alimentarios con niños y adolescentes. Actualmente existe evidencia limitada en la literatura publicada que indica que cualquier tipo de programa en particular es efectivo para prevenir los trastornos alimentarios y ha habido preocupación por el hecho de que algunas intervenciones tienen la posibilidad de causar daños. El objetivo de esta revisión sistemática es determinar si estas intervenciones son efectivas para la prevención de los trastornos alimentarios en niños y adolescentes. Solo se encontró un resultado estadísticamente significativo en el presente metanálisis, un ligero efecto de los programas de alfabetización mediática y de promoción en la reducción de la aceptación de los ideales de imagen corporal de la sociedad. No hay evidencia suficiente para indicar que cualquiera de los 12 ensayos controlados aleatorizados incluidos en la revisión causó daños en el seguimiento a corto plazo. El metanálisis está en proceso de revisión para tener en cuenta la repercusión de los ensayos aleatorizados grupales.

Conclusiones de los autores: 

El único efecto agrupado significativo en la presente revisión no permite establecer conclusiones firmes sobre la repercusión de los programas de prevención de los trastornos alimentarios en niños y adolescentes, aunque ninguna de las comparaciones agrupadas indicó evidencia de daño. El metanálisis está en proceso de revisión para tener en cuenta la repercusión de los ensayos aleatorizados grupales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los trastornos alimentarios representan una afección extremadamente difícil que requiere mucho tiempo y es costosa de tratar. Ser joven, mujer y hacer dieta son algunos de los pocos factores de riesgo identificados que se han vinculado de manera fiable con el desarrollo de los trastornos alimentarios. Actualmente existe evidencia limitada en la literatura publicada que indica que cualquier tipo de programa en particular es efectivo para prevenir los trastornos alimentarios y ha habido preocupación por el hecho de que algunas intervenciones tienen la posibilidad de causar daños.

Objetivos: 

Determinar si los programas de prevención de los trastornos alimentarios para niños y adolescentes son efectivos en cuanto a: (1) promover actitudes y comportamientos alimentarios saludables; (2) promover factores psicológicos de protección; (3) promover una salud física satisfactoria; (4) tener un impacto positivo, sostenible y a largo plazo en la salud mental y física; y, (5) garantizar la seguridad en relación con las posibles consecuencias perjudiciales para la salud mental o física.

Métodos de búsqueda: 

Los ensayos relevantes se identifican mediante la búsqueda en el Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Controlled Trial Register, CCTR) y en las bases de datos biomédicas y de ciencias sociales pertinentes, así como en las listas de referencias de los artículos identificados mediante la estrategia de búsqueda y el contacto con expertos en el campo.

Criterios de selección: 

Los ensayos controlados aleatorizados (ECA) que se centran principalmente en los programas de prevención de los trastornos alimentarios para niños y adolescentes, en los que no hay un diagnóstico conocido de un trastorno alimentario según el DSM-IV, son elegibles para inclusión en la revisión. Los ensayos deben incluir un grupo control y al menos una medida de resultado objetiva (p.ej. IMC) o una medida psicológica estandarizada utilizada con el grupo de intervención y control, antes y después de la intervención.

Obtención y análisis de los datos: 

Hasta la fecha se han identificado 1016 títulos mediante la búsqueda. Se localizaron 22 estudios que informaron sobre el uso de una metodología de ensayo controlado aleatorizado y que dos autores de la revisión independientes evaluaron de forma crítica. Doce estudios cumplieron los criterios de selección descritos anteriormente.

Resultados principales: 

Los datos combinados de dos programas de prevención de los trastornos alimentarios basados en un enfoque de promoción y alfabetización mediática indican una reducción en la internalización o aceptación de los ideales sociales relacionados con la apariencia en un seguimiento de tres a seis meses (Kusel 1999; Neumark* 2000) (DME -0,28; IC del 95%: -0,51 a -0,05). No hay evidencia suficiente para apoyar el efecto de cinco programas diseñados para abordar las actitudes y conductas alimentarias y otros temas de los adolescentes en la comunidad general o los clasificados como de alto riesgo de padecer trastornos alimentarios (Buddeberg* 1998; Dalle Grave 2001; Killen 1993; Santonastaso 1999; Zanetti 1999) y no hay evidencia suficiente para apoyar el efecto de dos programas diseñados para mejorar la autoestima (O'Dea 2000; Wade 2003). No fue posible agrupar para su análisis los datos de dos programas didácticos de concientización sobre trastornos alimentarios. No hay evidencia suficiente para indicar que se producen daños como resultado de cualquiera de los programas de prevención incluidos en la revisión.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save