Mifepristona para la inducción del trabajo de parto

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

No hay evidencia suficiente acerca de los efectos de la mifepristona (RU 486) para inducir el trabajo de parto.

La hormona sexual femenina conocida como progesterona detiene las contracciones del útero durante el embarazo. Se han utilizado drogas como la mifepristona para detener la acción de esta hormona y para inducir el trabajo de parto o para permitir que el embarazo sea terminado. La revisión de ensayos encontró que no hay evidencia suficiente para apoyar el uso de la mifepristona para inducir el trabajo de parto. Hay poca información acerca de los efectos adversos para la madre y para el bebé. Sin embargo, hay evidencia que indica que la mifepristona puede reducir la necesidad de cesárea, de manera que se requiere de más investigaciones.

Conclusiones de los autores: 

La información disponible derivada de ensayos clínicos es insuficiente para apoyar el uso de la mifepristona para inducir el trabajo de parto. Sin embargo, los datos disponibles muestran que la mifepristona es mejor que el placebo en la maduración del útero y en la inducción del trabajo de parto. Hay evidencia que indica una posible reducción en la incidencia de cesáreas después del tratamiento con mifepristona (en comparación con placebo) que justificaría el desarrollo de más ensayos. No encontramos ensayos que compararan la mifepristona contra otros métodos de inducción del trabajo de parto, como las prostaglandinas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La progesterona, una hormona esteroidea, inhibe las contracciones del útero. Las antiprogestinas (como la mifepristona) se han desarrollado para actuar como antagonistas de la acción de la progesterona, y cumplen un papel reconocido en la interrupción médica de embarazos en sus etapas precoces e intermedias. Algunos estudios animales han sugerido que la mifepristona también puede cumplir un papel en la inducción del trabajo de parto al final del embarazo.

Objetivos: 

Determinar los efectos de la mifepristona para la maduración uterina en el tercer trimestre o en la inducción del trabajo de parto.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Controlled Trials RegisterCochrane Pregnancy and Childbirth Group), en el Registro Cochrane de Ensayos Controlados () y en la lista de referencias de artículos relevantes.

Criterios de selección: 

Los criterios de inclusión incluyeron los siguientes: (1) ensayos clínicos que comparen el uso de mifepristona para la maduración uterina del tercer trimestre o en la inducción del trabajo de parto, contra placebo/ningún tratamiento o contra otros métodos de inducción del trabajo de parto; (2) asignación aleatoria a los grupos de tratamiento y de control; (3) un adecuado enmascaramiento de la asignación; (4) que las violaciones en el manejo de la asignación no sean lo suficientemente grandes como para afectar las conclusiones; (5) reporte de medidas de resultado clínicamente significativas; (6) disponibilidad de datos para el análisis de acuerdo con la asignación aleatoria; (7) que los datos faltantes no afecten materialmente las conclusiones.

Obtención y análisis de los datos: 

Esta es una revisión dentro de una serie de revisiones acerca de los métodos de preparación uterina e inducción del trabajo de parto que utilizan una metodología estandarizada. Los datos se obtuvieron por el revisor y por un colega de manera independiente.

Resultados principales: 

Se incluyeron siete ensayos que reclutaron 594 mujeres. Todos los ensayos compararon mifepristona contra placebo, excepto uno de ellos que comparó mifepristona contra ningún tratamiento. En comparación con placebo, las mujeres tratadas con mifepristona tuvieron menos probabilidad de tener un útero desfavorable a las 48 horas (riesgo relativo [RR] 0.36, intervalo de confianza del 95% [IC] 0.2-0.63) o a las 96 horas (RR 0.39, IC del 95% 0.23-0.66). Las mujeres tratadas con mifepristona tuvieron más probabilidad de dar a luz dentro de las 48 y las 96 horas posteriores al tratamiento, en comparación con las mujeres tratadas con placebo o que no recibieron tratamiento - 48 horas: RR 2.82, IC del 95% 1.82-4.36; 96 horas: RR 3.40, IC del 95% 1.96-5.92. Las mujeres tratadas con mifepristona tuvieron menos probabilidad de ser sometidas a cesárea (RR 0.71, IC del 95% 0.53-0.95). Hay pocos datos acerca de resultados en el feto, aunque no hubo evidencia que indicara que la hipoglicemia del neonato podría ser más frecuente después de la exposición a mifepristona. De manera similar, hay poca información acerca de efectos secundarios en la madre, aunque un ensayo reportó la presencia de náuseas y vómitos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save