Estrategias para la notificación a la pareja de las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH.

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) son una de las principales causas de enfermedades agudas, infertilidad y muerte en todo el mundo. Se calcula que cada año se producen 499 000 000 de nuevos casos de las enfermedades de transmisión sexual más comunes y curables (tricomoniasis, clamidia, sífilis y gonorrea), y entre dos y tres millones de nuevos casos de VIH. La presencia de varias enfermedades de transmisión sexual, entre ellas la sífilis y el herpes, puede aumentar el riesgo de adquirir o transmitir el VIH.

La notificación a la pareja (NP) es un proceso mediante el cual se informa a las parejas sexuales de los pacientes a los que se les ha diagnosticado una ETS de su exposición a la infección y de la necesidad de recibir tratamiento. La NP de las ETS curables puede prevenir la reinfección del paciente y reducir el riesgo de complicaciones y de propagación.

Los investigadores de la Colaboración Cochrane realizaron una actualización de la investigación de las estrategias de notificación a la pareja en pacientes con ITS, incluida la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Después de buscar todos los estudios relevantes, se encontraron 26 estudios. Esta revisión cubre cuatro estrategias principales de NP: 1) La remisión del paciente, significa que el paciente le dice a sus parejas sexuales que necesitan ser tratados, ya sea con (mejorada) o sin (simple) apoyo adicional para mejorar los resultados. 2) El tratamiento expedito a la pareja, significa que el paciente entrega los fármacos o una receta de los fármacos a su pareja o parejas sin necesidad de un examen médico de la pareja. 3) La remisión del profesional, significa que el personal sanitario notifica a las parejas. 4) La remisión por acuerdo, significa que se recomienda al paciente que notifique a sus parejas, pero el personal sanitario se pondrá en contacto con ellas si no acuden al servicio de salud en una fecha determinada.

Los 26 ensayos de la revisión incluyeron 17 578 participantes. Cinco ensayos se realizaron países en desarrollo y sólo dos ensayos incluyeron pacientes positivos al VIH. El tratamiento expedito a la pareja tuvo más éxito que la remisión simple del paciente para reducir la repetición de la infección en pacientes con gonorrea, clamidia o uretritis no gonocócica (seis ensayos). El tratamiento expedito a la pareja y la remisión mejorada del paciente dieron como resultado niveles similares de repetición de la infección (tres ensayos). La evidencia sobre los efectos de la toma de muestras en el domicilio, cuando los pacientes con clamidia recibieron un kit de muestreo para la pareja, no fue consistente (tres ensayos). Hubo muy pocos ensayos para poder establecer conclusiones consistentes sobre los efectos relativos de los métodos de remisión a través de los profesionales, por acuerdo u otros a través de los pacientes en las diferentes infecciones de transmisión sexual. Es necesario realizar más estudios sobre el VIH y la sífilis y es preciso medir e informar los efectos perjudiciales.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia evaluada en esta revisión no identificó una única estrategia óptima para la NP en alguna ITS en particular. Cuando se combinaron los ensayos sobre las ITS que causan uretritis o cervicitis, el tratamiento expedito a la pareja tuvo más éxito que la remisión simple del paciente para prevenir la reinfección del paciente índice, pero no fue superior a la remisión mejorada del paciente. Las intervenciones con tratamiento expedito a la pareja deben incluir todos los componentes que formaron parte del paquete de intervención del ensayo. No hubo evidencia suficiente para determinar los componentes más eficaces de una estrategia de remisión mejorada del paciente. Hay muy pocos ensayos para poder establecer conclusiones consistentes sobre los efectos relativos de los métodos de remisión a través de los profesionales, por acuerdo u otros a través de los pacientes en las diferentes infecciones de transmisión sexual. Se necesitan más ECA de alta calidad de las estrategias de NP para el VIH y la sífilis, con el uso de resultados biológicos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La notificación a la pareja (NP) es el proceso mediante el cual se informa a las parejas sexuales de un paciente índice de su exposición a una infección de transmisión sexual (ITS) y de la necesidad de obtener tratamiento. Para la persona (paciente índice) con una ETS curable, la NP tiene como objetivo erradicar la infección y prevenir la reinfección. En el caso de las parejas sexuales, el objetivo de la NP es identificar y tratar las ITS no diagnosticadas. A nivel de redes y poblaciones sexuales, el objetivo de la NP es interrumpir las cadenas de transmisión de las ITS. En el caso de los pacientes con infecciones virales de transmisión sexual, la NP tiene como objetivo identificar las infecciones no diagnosticadas, lo que puede facilitar el acceso de sus parejas sexuales al tratamiento y ayudar a prevenir la transmisión.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las diferentes estrategias de NP en pacientes con ITS, con la inclusión de la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en las bases de datos electrónicas (el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados [Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL], MEDLINE y EMBASE) sin restricciones de idioma. Se revisaron las listas de referencias de los posibles estudios y revisiones anteriores y se estableció contacto con expertos en la materia. También se buscó en tres registros de ensayos. La búsqueda más reciente se realizó el 31 de agosto de 2012.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) o cuasialeatorizados, publicados o no, que comparen dos o más estrategias de NP. Se incluyeron cuatro estrategias principales de NP: remisión del paciente, tratamiento expedito a la pareja, remisión del profesional y remisión por acuerdo. La remisión del paciente significa que el paciente notifica a sus parejas sexuales, ya sea con (remisión mejorada del paciente) o sin (remisión simple del paciente) apoyo adicional verbal o escrito. En el tratamiento expedito a la pareja, el paciente entrega a su/s pareja/s un fármaco o una receta de fármaco sin necesidad de un examen médico de la pareja. En la remisión del profesional, el profesional sanitario notifica a las parejas. En la remisión por acuerdo, se recomienda al paciente índice a que notifique a su pareja, haciéndole saber que se contactará con ella si no acude al servicio de salud en una fecha determinada.

Obtención y análisis de los datos: 

Los datos se analizaron según las estrategias apareadas de remisión de parejas. Las comparaciones se organizaron primero según cuatro estrategias principales de NP (1. remisión mejorada del paciente, 2. tratamiento expedito a la pareja, 3. remisión por acuerdo, 4. remisión del profesional). Cada estrategia principal se comparó con la remisión simple del paciente y luego con las demás, de haber ensayos disponibles. Para las medidas de resultado continuas se calculó la diferencia de medias (DM) con intervalos de confianza (IC) del 95%. Para las variables dicotómicas se calculó el riesgo relativo (RR) con un IC del 95%. Se realizaron metanálisis cuando fue apropiado. Se realizó un análisis de sensibilidad del resultado primario tasa de reinfección del paciente índice, con la exclusión de los estudios con un desgaste superior al 20%. Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente el riesgo de sesgo y extrajeron los datos. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener información adicional.

Resultados principales: 

Se incluyeron 26 ensayos (17 578 participantes, 9015 mujeres y 8563 hombres). Cinco ensayos se realizaron en países en desarrollo. Sólo se realizaron dos ensayos con pacientes positivos al VIH. Hubo posibilidades de sesgo de selección, debido a los métodos de asignación utilizados y de sesgo de realización, debido a la falta de cegamiento en la mayoría de los estudios incluidos. Siete ensayos tuvieron un desgaste superior al 20%, lo que aumentó el riesgo de sesgo.

La revisión encontró evidencia de calidad moderada de que el tratamiento expedito a la pareja es mejor que la remisión simple del paciente para prevenir la reinfección de los pacientes índice cuando se combinaron los ensayos de ITS que causaron uretritis o cervicitis (seis ensayos; RR 0,71; IC del 95%: 0,56 a 0,89; I2 = 39%). Cuando se excluyeron los estudios con un desgaste superior al 20%, se atenuó el efecto del tratamiento expedito a la pareja (dos ensayos; RR 0,8, IC del 95%: 0,62 a 1,04, I2 = 0%). En los ensayos limitados a los pacientes índice con clamidia, el efecto se atenuó (dos ensayos; RR 0,90, IC del 95%: 0,60 a 1,35, I2 = 22%). El tratamiento expedito a la pareja también aumentó el número de parejas tratadas por paciente índice (tres ensayos) en comparación con la remisión simple del paciente en los pacientes con clamidia o gonorrea (DM 0,43; IC del 95%: 0,28 a 0,58) o tricomonas (DM 0,51; IC del 95%: 0,35 a 0,67) y los pacientes con cualquier síndrome de ITS (DM 0,5; IC del 95%: 0,34 a 0,67). El tratamiento expedito a la pareja no fue superior a la remisión mejorada del paciente para prevenir la reinfección (tres ensayos; RR 0,96, IC del 95%: 0,60 a 1,53, I2 = 33%, evidencia de calidad baja). Los kits de muestreo caseros para las parejas (cuatro ensayos) no dieron lugar a menores tasas de reinfección en el caso índice (medido en un ensayo), ni a un mayor número de parejas detectadas (tres ensayos), notificadas (dos ensayos) o tratadas (un ensayo) en comparación con la remisión simple del paciente. No hubo evidencia consistente de los efectos relativos de los métodos de remisión a través de los profesionales, por acuerdo u otros a través de los pacientes. En un ensayo realizado entre hombres con uretritis no gonocócica, se trató a más parejas con la remisión del profesional que con la remisión simple del paciente (DM 0,5; IC del 95%: 0,37 a 0,63). En un estudio realizado entre pacientes con sífilis, la remisión por acuerdo permitió el tratamiento de más parejas que la remisión del profesional (DM 2,2; IC del 95%: 1,95 a 2,45), pero el número de parejas que recibieron tratamiento fue el mismo en ambos grupos. En los casos en que se midió, no hubo evidencia estadística de diferencias en la incidencia de efectos adversos entre las estrategias de NP.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save