Fármacos vasoactivos para accidente cerebrovascular agudo

Not enough evidence to decide if drugs which affect blood pressure are helpful or harmful after stroke

In patients who have just had a stroke (a sudden catastrophe in the brain either because an artery to the brain blocks, or because an artery in or on the brain ruptures and bleeds), very high and very low blood pressures may be harmful. Drugs which raise low blood pressure or lower high blood pressure might benefit acute stroke patients. This review found that there was not enough evidence to decide if drugs which can alter blood pressure should be used or not in patients with acute stroke. More research is needed.

Conclusiones de los autores: 

No hay evidencia suficientemente fiable para evaluar el efecto de la alteración de la tensión arterial sobre los resultados posteriores a un accidente cerebrovascular. Los BCC, los betabloqueadores y probablemente los inhibidores de la ECA, la prostaciclina y el óxido nitroso reducen la TA durante la fase aguda del accidente cerebrovascular. En contraste, el magnesio, el naftidrofuril y el piracetam tienen poco o ningún efecto sobre la TA.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se desconoce si la tensión arterial debe ser manejada después de un accidente cerebrovascular agudo y de ser así, si es mejor reducirla o aumentarla.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión era evaluar el efecto de reducir o elevar la tensión arterial en personas con accidente cerebrovascular agudo, y evaluar el efecto de diferentes fármacos vasoactivos sobre la tensión arterial en el accidente cerebrovascular agudo.

Estrategia de búsqueda (: 

Hicimos búsquedas en la Biblioteca Cochrane (Cochrane Library) (1999 Tomo 1) con las bases de datos CDSR y CCTR, en MEDLINE (desde 1966), EMBASE (desde 1980), BIDS ISI (Science Citation Index desde 1981), y en artículos de revisión ya existentes. Contactamos a investigadores en el tema y a compañías farmacéuticas.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados de intervenciones que desde un punto de vista farmacológico, alteren la tensión arterial en pacientes dentro de las dos semanas posteriores al inicio de un accidente cerebrovascular agudo de tipo isquémico o hemorrágico.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores aplicaron independientemente los criterios de inclusión de los ensayos, evaluaron la calidad de los ensayos y obtuvieron los datos.

Resultados principales

Se identificaron sesenta y cinco ensayos que incluían 11,500 pacientes. Otros 5 ensayos están en curso. Se obtuvieron datos para 32 ensayos (5,368 pacientes). Hubo una falta significativa de balance en los valores de tensión arterial en la condición basal a lo largo de los ensayos sobre intervenciones con bloqueadores de los canales de calcio intravenosos y prostaciclina.

Estos desequilibrios en los valores de tensión arterial en la condición basal entre los grupos de tratamiento y de control dificultan la interpretación de los resultados.

Los bloqueadores de los canales de calcio intravenosos (BCC) y los BCC por vía oral redujeron significativamente la tensión arterial en comparación con los controles (TA sistólica/diastólica): BCC iv -8.2/-6.7 mm Hg (IC del 95% -12.6 a -3.8)/ (IC del 95% -9.2 a -4.3); BCC oral -3.2/-2.1 mm Hg (IC del 95% -5.0 a -1.3)/ (IC del 95% -3.0 a -1.0). Los betabloqueadores redujeron significativamente la tensión arterial diastólica, pero no redujeron de manera significativa la tensión arterial sistólica; -5.0/-4.5 mm Hg (IC del 95% -10.2 a 0.4)/(IC del 95% -7.8 a -1.15). Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y la prostaciclina no redujeron significativamente la TA en comparación con los controles (-5.4/-3.0 mm Hg (IC del 95% -16.5 a 5.8)/(IC del 95% -11.1 a 5.0) y -7.4/-3.9 mmHg (IC del 95% -15.6 a 0.2)/(IC del 95% -8.1 a 0.4) respectivamente). El magnesio, el naftidrofuril y el piracetam no tuvieron un efecto significativo sobre la tensión arterial.

Los BCC orales y los betabloqueadores redujeron significativamente la frecuencia cardiaca (latidos por minuto (bpm)): BCC -2.8 bpm (IC del 95% -3.9 a -1.7); beta bloqueadores -9.3 bpm (IC del 95% -12.0 a -6.6). La prostaciclina aumentó significativamente la frecuencia cardiaca en +5.6 bpm (IC del 95% 0.8 a 10.4).

Ninguna de las clases de drogas alteró significativamente los resultados, aparte de los betabloqueadores y la estreptoquinasa, los cuales aumentaron los casos de fatalidad precoz (odds ratio 1.77, IC del 95%, 1.05 a 3.00) y 2.27 (IC del 95% 1.4 a 3.67).

Conclusiones de los autores

No hay evidencia suficientemente fiable para evaluar el efecto de la alteración de la tensión arterial sobre los resultados posteriores a un accidente cerebrovascular. Los BCC, los betabloqueadores y probablemente los inhibidores de la ECA, la prostaciclina y el óxido nitroso reducen la TA durante la fase aguda del accidente cerebrovascular. En contraste, el magnesio, el naftidrofuril y el piracetam tienen poco o ningún efecto sobre la TA.

Esta revisión debería citarse como:The Blood pressure in Acute Stroke Collaboration (BASC)La Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se identificaron sesenta y cinco ensayos que incluían 11,500 pacientes. Otros 5 ensayos están en curso. Se obtuvieron datos para 32 ensayos (5,368 pacientes). Hubo una falta significativa de balance en los valores de tensión arterial en la condición basal a lo largo de los ensayos sobre intervenciones con bloqueadores de los canales de calcio intravenosos y prostaciclina.

Estos desequilibrios en los valores de tensión arterial en la condición basal entre los grupos de tratamiento y de control dificultan la interpretación de los resultados.

Los bloqueadores de los canales de calcio intravenosos (BCC) y los BCC por vía oral redujeron significativamente la tensión arterial en comparación con los controles (TA sistólica/diastólica): BCC iv -8.2/-6.7 mm Hg (IC del 95% -12.6 a -3.8)/ (IC del 95% -9.2 a -4.3); BCC oral -3.2/-2.1 mm Hg (IC del 95% -5.0 a -1.3)/ (IC del 95% -3.0 a -1.0). Los betabloqueadores redujeron significativamente la tensión arterial diastólica, pero no redujeron de manera significativa la tensión arterial sistólica; -5.0/-4.5 mm Hg (IC del 95% -10.2 a 0.4)/(IC del 95% -7.8 a -1.15). Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y la prostaciclina no redujeron significativamente la TA en comparación con los controles (-5.4/-3.0 mm Hg (IC del 95% -16.5 a 5.8)/(IC del 95% -11.1 a 5.0) y -7.4/-3.9 mmHg (IC del 95% -15.6 a 0.2)/(IC del 95% -8.1 a 0.4) respectivamente). El magnesio, el naftidrofuril y el piracetam no tuvieron un efecto significativo sobre la tensión arterial.

Los BCC orales y los betabloqueadores redujeron significativamente la frecuencia cardiaca (latidos por minuto (bpm)): BCC -2.8 bpm (IC del 95% -3.9 a -1.7); beta bloqueadores -9.3 bpm (IC del 95% -12.0 a -6.6). La prostaciclina aumentó significativamente la frecuencia cardiaca en +5.6 bpm (IC del 95% 0.8 a 10.4).

Ninguna de las clases de drogas alteró significativamente los resultados, aparte de los betabloqueadores y la estreptoquinasa, los cuales aumentaron los casos de fatalidad precoz (odds ratio 1.77, IC del 95%, 1.05 a 3.00) y 2.27 (IC del 95% 1.4 a 3.67).

Tools
Information
Share/Save