Amantadina para la fatiga en la esclerosis múltiple

Se necesita más investigación sobre el efecto de la amantadina para la fatiga en personas con esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad crónica que afecta a adultos jóvenes y de mediana edad. Uno de los síntomas más comunes y discapacitantes de la EM es la fatiga. Se han utilizado diferentes enfoques para tratar de mejorar esto, incluyendo conservación de energía, entrenamiento físico especializado y tratamientos con fármacos. La amantadina se utilizó para tratar de aliviar la fatiga en la EM. Esta revisión halló que la eficacia de la amantadina en la reducción de la fatiga relacionada con la EM y su tolerabilidad no se documentaron de forma adecuada y se necesita más investigación.

Conclusiones de los autores: 

La eficacia de la amantadina en la reducción de la fatiga en las personas con EM no está documentada de forma apropiada, ni tampoco su tolerabilidad. Se recomienda: (1) mejorar el conocimiento sobre los mecanismos subyacentes de la fatiga relacionada con la EM; (2) lograr un
consenso sobre medidas de resultado de fatiga exactas, confiables y sensibles; (3) realizar ECA de buena calidad.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La fatiga es uno de los síntomas más comunes y discapacitantes en las personas con Esclerosis Múltiple (EM). El control efectivo de la fatiga tiene un impacto importante en el funcionamiento, las habilidades y la calidad de vida del paciente. Aunque se han diseñado varias estrategias para reducir la fatiga, las recomendaciones para el tratamiento se basan en una cantidad limitada de pruebas científicas. Muchos libros de texto mencionan la amantadina como el fármaco de primera elección para la fatiga relacionada con la EM, debido a los ensayos clínicos aleatorios (ECA) publicados que muestran cierto beneficio.

Objetivos: 

Determinar la efectividad y seguridad de la amantadina en el tratamiento de la fatiga en las personas con EM.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Esclerosis Múltiple (Cochrane MS Group) (julio de 2006), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (The Cochrane Central Register of Controlled Trials [CENTRAL]) (The Cochrane Library, Número 1, 2006), MEDLINE (enero de 1966 a julio de 2006), EMBASE (enero de 1974 a julio de 2006), en las bibliografías de los artículos pertinentes y se realizaron búsquedas manuales en las revistas pertinentes. También se estableció contacto con las compañías farmacéuticas e investigadores en el área.

Criterios de selección: 

Ensayos con amantadina aleatorios, a doble ciego, controlados con placebo u otros fármacos, en personas con fatiga relacionada con la EM.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres revisores seleccionaron estudios para la inclusión en la revisión y extrajeron los datos informados en los artículos originales. Los datos faltantes o inciertos se solicitaron por correspondencia al investigador principal del ensayo. No se realizó un metanálisis, dado que los datos disponibles fueron inadecuados y las medidas de resultado fueron heterogéneas.

Resultados principales

De las 13 publicaciones pertinentes, cinco ensayos cumplieron con los criterios para la inclusión en esta revisión: un estudio fue un estudio con brazos paralelos y cuatro fueron ensayos cruzados (cross over). El número de participantes asignados al azar osciló entre diez y 115, y se estudió a un total de 272 pacientes con EM. En general, la calidad de los estudios considerados era deficiente y en todos los ensayos existió la posibilidad de sesgo. Todos los estudios informaron mejorías pequeñas e inconsistentes en la fatiga, mientras que la relevancia clínica de estos hallazgos y el impacto en el funcionamiento de los pacientes y en su calidad de vida relacionada con la salud siguen siendo inciertos. El número de participantes que informó efectos secundarios durante el tratamiento con amantadina varió del 10% al 57%.

Conclusiones de los autores

La eficacia de la amantadina en la reducción de la fatiga en las personas con EM no está documentada de forma apropiada, ni tampoco su tolerabilidad. Se recomienda: (1) mejorar el conocimiento sobre los mecanismos subyacentes de la fatiga relacionada con la EM; (2) lograr un
consenso sobre medidas de resultado de fatiga exactas, confiables y sensibles; (3) realizar ECA de buena calidad.

Esta revisión debería citarse como:Pucci E, Branãs P, D'Amico R, Giuliani G, Solari A, Taus CLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

De las 13 publicaciones pertinentes, cinco ensayos cumplieron con los criterios para la inclusión en esta revisión: un estudio fue un estudio con brazos paralelos y cuatro fueron ensayos cruzados (cross over). El número de participantes asignados al azar osciló entre diez y 115, y se estudió a un total de 272 pacientes con EM. En general, la calidad de los estudios considerados era deficiente y en todos los ensayos existió la posibilidad de sesgo. Todos los estudios informaron mejorías pequeñas e inconsistentes en la fatiga, mientras que la relevancia clínica de estos hallazgos y el impacto en el funcionamiento de los pacientes y en su calidad de vida relacionada con la salud siguen siendo inciertos. El número de participantes que informó efectos secundarios durante el tratamiento con amantadina varió del 10% al 57%.

Tools
Information
Share/Save