Terapia de lenguaje y del habla para la disartria en la enfermedad de Parkinson

Muchas personas con enfermedad de Parkinson padecen de trastornos del habla. Estos se caracterizan por un habla en un tono bajo, ronca y entrecortada. Las persona con esta condición también tienden a proporcionar pocas claves no verbales, como expresiones faciales y gestos manuales. Estas alteraciones tienden a aumentar en la medida en que la enfermedad progresa y pueden provocar serios problemas en la comunicación.

Esta revisión comparará los beneficios de la terapia de lenguaje y del habla versus placebo (terapia simulada) o contra un grupo sin tratamiento en sujetos con enfermedad de Parkinson que tienen trastornos en el habla. Se identificaron los ensayos relevantes mediante búsquedas electrónicas en 21 bases de datos de la literatura médica, en varios registros de ensayos clínicos y examinando las listas de referencias de los estudios identificados y de otras revisiones.

Solamente se incluyeron ensayos controlados aleatorios en esta revisión. Fueron estudios en donde se compararon dos grupos de pacientes: uno de ellos recibió terapia de lenguaje y del habla y el otro no fue tratado. Los pacientes se asignaron a cada uno de los grupos al azar, de manera que se reduce el potencial de que haya sesgos.

Se encontraron tres ensayos que compararon la terapia de lenguaje y del habla contra un grupo sin tratamiento en un total de 63 pacientes. La calidad de los métodos de los ensayos era variable, y todos los estudios tenían fallas por lo menos en un aspecto importante. Los tres ensayos controlados reportaron un efecto positivo de la terapia de lenguaje y del habla para los trastornos del habla en la enfermedad de Parkinson. Muchas de las medidas de resultado que se examinaron parecían mejorar en una magnitud clínicamente significativa después de la terapia.

Teniendo en cuenta las debilidades de los métodos de los estudios, el bajo número de pacientes examinados, y la posibilidad de que no se hayan publicado estudios con un resultado negativo (sesgo de publicación), hay evidencia insuficiente para probar el beneficio de la terapia de lenguaje y del habla para el tratamiento de los trastornos del habla en personas con enfermedad de Parkinson. No obstante debe enfatizarse que esta falta de evidencia no significa ausencia de un efecto.

Se necesita un ensayo controlado aleatorio grande y bien controlado para evaluar la efectividad de la terapia de lenguaje y del habla para los trastornos del habla en la enfermedad de Parkinson. Deben escogerse medidas de resultado que sean particularmente relevantes para los pacientes, y debe hacerse un seguimiento de los pacientes durante por lo menos 6 meses para determinar la duración de una eventual mejoría. Ya que no parece haber consenso acerca de cuál forma estándar de terapia de lenguaje y del habla se usa para tratar la disartria en la enfermedad de Parkinson, se necesita una encuesta realizada con terapeutas para determinar cuáles métodos de terapia de lenguaje y del habla utilizan los terapeutas en la actualidad para tratar la disartria por Parkinson, y para ver si hay consenso acerca de la "mejor práctica". Esto podría luego usarse para informar el diseño del ensayo controlado aleatorio en mención.

Conclusiones de los autores: 

Teniendo en cuenta el bajo número de pacientes que se examinaron, los fallos metodológicos en muchos de los estudios y la posible presencia de un sesgo de publicación, hay evidencia insuficiente para apoyar o refutar la eficacia de la terapia de lenguaje y del habla para la disartria en la enfermedad de Parkinson. Se necesita realizar una encuesta con metodología Delphi para desarrollar un consenso con respecto a lo que constituye una TL & H "estándar" para la disartria en la enfermedad de Parkinson. Luego se requiere un ECA controlado con placebo que esté bien diseñado para demostrar la efectividad de la terapia de lenguaje y del habla para la disartria en la enfermedad de Parkinson. El ensayo debe ajustarse a las guías de CONSORT. Deben escogerse medidas de resultado que sean particularmente relevantes para los pacientes, y debe hacerse un seguimiento de los pacientes por lo menos durante 6 meses para determinar la duración de cualquier mejoría.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La disartria es una manifestación común de la enfermedad de Parkinson que aumenta en frecuencia e intensidad en la medida en que progresa la enfermedad (Streifler 1984). Hasta un 20% de los pacientes con Parkinson son remitidos a terapia de lenguaje y del habla (TL & H) con el fin de mejorar la inteligibilidad del habla del paciente.

Objetivos: 

Comparar la eficacia de la terapia del lenguaje y del habla versus placebo o contra un grupo sin intervención en pacientes con enfermedad de Parkinson.

Estrategia de búsqueda (: 

Los ensayos relevantes fueron identificados mediante búsquedas electrónicas en MEDLINE, EMBASE, CINAHL, ISI-SCI, AMED, MANTIS, REHABDATA, REHADAT, GEROLIT, Pascal, LILACS, MedCarib, JICST-EPlus, AIM, IMEMR, SIGLE, ISI-ISTP, DISSABS, Conference Papers Index, Aslib Index to Theses, el Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Controlled Trials Register), el servicio de referencias del CentreWatch Clinical Trials, en metaRegister of Controlled Trials, ClinicalTrials.gov, CRISP, PEDro, NIDRR y en NRR. También se examinaron las listas de referencias de los estudios identificados y de otras revisiones.

Criterios de selección: 

Unicamente se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA).

Obtención y análisis de los datos: 

KD y RW obtuvieron independientemente los datos y las diferencias fueron resueltas mediante discusión.

Resultados principales

Se encontraron tres ensayos controlados aleatorios que comparaban la terapia de lenguaje y del habla contra placebo en los trastornos del habla en la enfermedad de Parkinson. Se examinó un total de 63 pacientes.

El volumen de la voz de los pacientes aumentó entre 7% y 18%, dependiendo de la tarea de habla que se realizara. Es probable que esta sea una mejoría clínicamente significativa. Después de seis meses, se había reducido el grado de mejoría, pero continuaba siendo estadísticamente significativo. En dos ensayos se obtuvieron medidas globales de disartria, las cuales también reportaron mejoría. La significación clínica de esta mejoría fue menos contundente, ya que la inteligibilidad del habla no fue medida en ninguno de estos estudios.

Conclusiones de los autores

Teniendo en cuenta el bajo número de pacientes que se examinaron, los fallos metodológicos en muchos de los estudios y la posible presencia de un sesgo de publicación, hay evidencia insuficiente para apoyar o refutar la eficacia de la terapia de lenguaje y del habla para la disartria en la enfermedad de Parkinson. Se necesita realizar una encuesta con metodología Delphi para desarrollar un consenso con respecto a lo que constituye una TL & H "estándar" para la disartria en la enfermedad de Parkinson. Luego se requiere un ECA controlado con placebo que esté bien diseñado para demostrar la efectividad de la terapia de lenguaje y del habla para la disartria en la enfermedad de Parkinson. El ensayo debe ajustarse a las guías de CONSORT. Deben escogerse medidas de resultado que sean particularmente relevantes para los pacientes, y debe hacerse un seguimiento de los pacientes por lo menos durante 6 meses para determinar la duración de cualquier mejoría.

Esta revisión debería citarse como:Deane K H O, Whurr R, Playford E D, Ben-Shlomo Y, Clarke C E.La Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se encontraron tres ensayos controlados aleatorios que comparaban la terapia de lenguaje y del habla contra placebo en los trastornos del habla en la enfermedad de Parkinson. Se examinó un total de 63 pacientes.

El volumen de la voz de los pacientes aumentó entre 7% y 18%, dependiendo de la tarea de habla que se realizara. Es probable que esta sea una mejoría clínicamente significativa. Después de seis meses, se había reducido el grado de mejoría, pero continuaba siendo estadísticamente significativo. En dos ensayos se obtuvieron medidas globales de disartria, las cuales también reportaron mejoría. La significación clínica de esta mejoría fue menos contundente, ya que la inteligibilidad del habla no fue medida en ninguno de estos estudios.

Tools
Information
Share/Save