Vacuna contra la gripe para pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.
Conclusiones de los autores: 

Parece, a partir del limitado número de estudios realizados, que la vacuna inactivada disminuye las exacerbaciones en los pacientes con EPOC. La magnitud del efecto fue similar al encontrado en estudios observacionales grandes, y estuvo relacionado con una disminución de las exacerbaciones debidas a la gripe que ocurrieron 3 meses o más después de la vacunación. Hay un aumento leve de los efectos adversos locales transitorios con la vacunación, pero ninguna prueba de un aumento de las exacerbaciones a corto plazo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las vacunas contra la gripe son actualmente recomendadas en la atención de personas con EPOC, pero tales recomendaciones se basan fundamentalmente en las pruebas derivadas de estudios observacionales y de muy pocos ensayos controlados aleatorios (ECAs) que han sido informados. La infección por gripe causa una excesiva morbilidad y mortalidad en los pacientes con EPOC, pero también existe el potencial de que la vacuna contra la gripe cause efectos adversos o bien que no sea coste-efectiva.

Objetivos: 

Evaluar las pruebas derivadas de ECAs acerca del efecto del tratamiento de la vacuna contra la gripe en sujetos con EPOC. Los resultados de interés fueron las tasas de exacerbaciones, hospitalizaciones, mortalidad, función pulmonar y efectos adversos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Vías Respiratorias (Cochrane Airways Group trials Register) y listas de referencias de artículos. Varias compañías farmacéuticas que fueron contactadas también proporcionaron referencias.

Criterios de selección: 

ECAs que compararan vacunas de virus vivo o de virus inactivo contra placebo, ya sea solo o junto con otra vacuna en personas con EPOC. Se excluyeron los estudios realizados en pacientes con asma.

Recopilación y análisis de datos

Dos revisores extrajeron los datos. La introducción de los datos fue verificada dos veces. Se contactó con los autores de los estudios y las compañías farmacéuticas para obtener la información que faltaba,

Resultados principales

Se incluyeron 11 ensayos, pero solamente 6 de ellos se realizaron específicamente en pacientes con EPOC. Los otros se realizaron en poblaciones de ancianos y con sujetos de alto riesgo, algunos de ellos con enfermedad pulmonar crónica. En un estudio de una vacuna inactivada en pacientes con EPOC hubo una disminución significativa del número total de exacerbaciones por sujeto vacunado, en comparación con los sujetos que recibieron placebo (diferencia de medias ponderada [DMP] -0,37, intervalo de confianza del 95%: -0,64 a -0,11, P = 0,006). Esta diferencia se debió a la reducción de las exacerbaciones "tardías" que ocurrieron después de 3 o 4 semanas (DMP -0,39, IC del 95%: -0,61 a -0,18, p = 0,0004). En Howells 1961 el número de pacientes que tuvo posteriormente exacerbaciones también fue significativamente menor (odds-ratio = 0,13, IC del 95%: 0,04 a 0,45, P = 0,002). Howells 1961 y Wongsurakiat 2004 encontraron que la administración de la vacuna inactivada contra la gripe redujo las infecciones respiratorias relacionadas con la enfermedad (DMP 0,19; IC del 95%: 0,07 a 0,48; P = 0,0005). En los pacientes con EPOC y en los ancianos (sólo una minoría de éstos tenía EPOC) hubo un aumento significativo de la aparición de reacciones adversas locales en los vacunados, pero los efectos fueron generalmente leves y transitorios. No hubo pruebas de que una vacuna intranasal con virus vivo atenuado tuviera algún efecto cuando se agregó a una vacuna inactivada administrada por vía intramuscular. Los estudios son demasiado pequeños como para haber detectado cualquier efecto sobre la mortalidad.

Una búsqueda actualizada realizada en septiembre 2001 no obtuvo ningún estudio adicional. Una búsqueda en 2003 obtuvo dos informes adicionales del mismo estudio elegible Gorse 2003. Una búsqueda en 2004 obtuvo dos informes de otro estudio elegible Wongsurakiat 2004. El autor informó acerca de otro informe del mismo estudio Wongsurakiat 2004/2.

Conclusiones de los autores

Parece, a partir del limitado número de estudios realizados, que la vacuna inactivada disminuye las exacerbaciones en los pacientes con EPOC. La magnitud del efecto fue similar al encontrado en estudios observacionales grandes, y estuvo relacionado con una disminución de las exacerbaciones debidas a la gripe que ocurrieron 3 meses o más después de la vacunación. Hay un aumento leve de los efectos adversos locales transitorios con la vacunación, pero ninguna prueba de un aumento de las exacerbaciones a corto plazo.

Esta revisión debería citarse como:Poole PJ, Chacko E, Wood-Baker RWB, Cates CJLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores extrajeron los datos. La introducción de los datos fue verificada dos veces. Se contactó con los autores de los estudios y las compañías farmacéuticas para obtener la información que faltaba,

Resultados principales: 

Se incluyeron 11 ensayos, pero solamente 6 de ellos se realizaron específicamente en pacientes con EPOC. Los otros se realizaron en poblaciones de ancianos y con sujetos de alto riesgo, algunos de ellos con enfermedad pulmonar crónica. En un estudio de una vacuna inactivada en pacientes con EPOC hubo una disminución significativa del número total de exacerbaciones por sujeto vacunado, en comparación con los sujetos que recibieron placebo (diferencia de medias ponderada [DMP] -0,37, intervalo de confianza del 95%: -0,64 a -0,11, P = 0,006). Esta diferencia se debió a la reducción de las exacerbaciones "tardías" que ocurrieron después de 3 o 4 semanas (DMP -0,39, IC del 95%: -0,61 a -0,18, p = 0,0004). En Howells 1961 el número de pacientes que tuvo posteriormente exacerbaciones también fue significativamente menor (odds-ratio = 0,13, IC del 95%: 0,04 a 0,45, P = 0,002). Howells 1961 y Wongsurakiat 2004 encontraron que la administración de la vacuna inactivada contra la gripe redujo las infecciones respiratorias relacionadas con la enfermedad (DMP 0,19; IC del 95%: 0,07 a 0,48; P = 0,0005). En los pacientes con EPOC y en los ancianos (sólo una minoría de éstos tenía EPOC) hubo un aumento significativo de la aparición de reacciones adversas locales en los vacunados, pero los efectos fueron generalmente leves y transitorios. No hubo pruebas de que una vacuna intranasal con virus vivo atenuado tuviera algún efecto cuando se agregó a una vacuna inactivada administrada por vía intramuscular. Los estudios son demasiado pequeños como para haber detectado cualquier efecto sobre la mortalidad.

Una búsqueda actualizada realizada en septiembre 2001 no obtuvo ningún estudio adicional. Una búsqueda en 2003 obtuvo dos informes adicionales del mismo estudio elegible Gorse 2003. Una búsqueda en 2004 obtuvo dos informes de otro estudio elegible Wongsurakiat 2004. El autor informó acerca de otro informe del mismo estudio Wongsurakiat 2004/2.

Share/Save