Variando el momento adecuado o el volumen de los fluidos intravenosos que se administran a los pacientes con hemorragias no controladas debido a lesiones

Aproximadamente un tercio de las muertes por lesiones se deben al shock por la pérdida de sangre. Por lo tanto, es importante prevenir el shock en las personas con hemorragia no controlada, y generalmente esto se hace por medio de la administración de líquidos por vía intravenosa. El objetivo es mantener la presión arterial y reducir el daño a los tejidos. La composición de estos fluidos puede variar, y se han realizado revisiones sistemáticas que comparan los diferentes tipos de fluidos, pero el volumen de fluido administrado y el momento en que se administra también puede variar. Aún no está claro qué momento y qué volumen son los más efectivos.

Los autores buscaron informes de investigación médica relevantes y encontraron seis ensayos controlados aleatorizados con un total de 2128 personas. En cada estudio, las personas con hemorragias no controladas fueron asignadas al azar para recibir un tratamiento u otro. Tres estudios trataron sobre la cantidad de líquido administrado (más o menos), y tres estudios trataron sobre la administración de líquido en diferentes momentos después de la lesión (tarde o temprano). Los autores se interesaron en averiguar qué tratamientos eran mejores, para reducir las muertes y permitir la coagulación de la sangre. La coagulación de la sangre se midió por el tiempo de protrombina y el tiempo parcial de tromboplastina durante la administración de fluidos.

La revisión de los ensayos encontró que no hay certeza acerca del mejor momento para administrar líquidos y acerca de qué volumen de líquidos se debe administrar. Aunque un mayor volumen de líquidos mantiene la presión arterial, también puede agravar la hemorragia al diluir los factores de coagulación en la sangre.

La primera versión de esta revisión se publicó en el 2000 e incluyó estos seis ensayos. Los autores buscaron nuevos estudios pertinentes en 2003, 2008 y 2014, pero no se encontró ninguno. Los autores buscarán estudios en el 2020, y cualquier información nueva se incorporará a la revisión.

Conclusiones de los autores: 

No se encontró evidencia de ensayos controlados aleatorizados que apoyen o no la administración temprana o de un volumen de líquidos mayor por vía intravenosa en una hemorragia no controlada. Continua la incertidumbre acerca de la mejor estrategia de administración de líquidos en los pacientes con traumatismo hemorrágico. Se necesitan más ensayos controlados aleatorizados para identificar la estrategia de reanimación con líquidos más efectiva.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El tratamiento del shock hemorrágico implica mantener la presión arterial y la perfusión a los tejidos hasta que la hemorragia esté controlada. Se han utilizado diferentes estrategias de reanimación para mantener la presión arterial en pacientes con traumatismo hasta que la hemorragia esté controlada. Sin embargo, aunque se puede prevenir el shock al mantener la presión arterial, se puede agravar la hemorragia.

Objetivos: 

Examinar el efecto sobre la mortalidad y los tiempos de coagulación de dos estrategias de administración de fluidos intravenosos en el tratamiento de la hipovolemia hemorrágica, la administración temprana en comparación con la tardía y la mayor en comparación con el menor volumen de fluido administrado.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Lesiones (Cochrane Injuries Group), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) en The Cochrane Library, en Ovid MEDLINE(R), en Ovid MEDLINE(R) In-Process & Other Non-Indexed Citations, en Ovid MEDLINE(R) Daily y en Ovid OLDMEDLINE(R), en Embase Classic + Embase (OvidSP), en ISI Web of Science (SCI-Expanded y CPCI-S) y en registros de ensayos clínicos. Se verificaron las listas de referencias de los artículos identificados y se contactó con los autores y expertos en el tema. La búsqueda más reciente se realizó el 5 de febrero de 2014.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorizados del momento adecuado y volumen de administración de líquidos por vía intravenosa a pacientes con traumatismo hemorrágico. Se excluyeron los ensayos en los que se compararon distintos tipos de líquidos administrados por vía intravenosa.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron los datos de forma independiente y evaluaron la calidad de los ensayos.

Resultados principales: 

En esta revisión se incluyeron seis ensayos con un total de 2128 personas. Los resultados no se combinaron cuantitativamente debido a que las intervenciones y las poblaciones de pacientes eran muy diferentes.

Administración de líquidos temprana versus tardía
Tres ensayos informaron datos de mortalidad y dos informaron datos de coagulación.

En el primer ensayo (n = 598) el riesgo relativo (RR) de muerte con administración de líquidos temprana fue de 1,26 (IC del 95%: 1,00 a 1,58). Las diferencias de promedios ponderados (DPP) para el tiempo de protrombina y el tiempo de tromboplastina parcial fueron de 2,7 (IC del 95%: 0,9 a 4,5) y 4,3 (IC del 4.3%: 1,74 a 6,9) segundos, respectivamente.
En el segundo ensayo (n = 50) el RR de muerte con transfusión de sangre temprana fue de 5,4 (IC del 95%: 0,3 a 107,1). La DPP para el tiempo de tromboplastina parcial fue de 7,0 (IC del 95%: 6,0 a 8,0) segundos. En el tercer ensayo (n = 1309) el RR de muerte con administración de líquidos temprana fue de 1,06 (IC del 95%: 0,77 a 1,47).

Administración de un volumen de líquidos mayor versus menor
Tres ensayos informaron sobre la mortalidad y uno sobre los datos de coagulación.

En el primer ensayo (n=36) el RR de muerte con reanimación con un volumen de líquidos mayor fue de 0,80 (IC del 95%: 0,28 a 22,29). El tiempo de protrombina y el tiempo de tromboplastina parcial fueron de 14, 8 y 47,3 segundos en los pacientes que recibieron un volumen de líquidos mayor, en comparación con 13,9 y 35,1 segundos en el grupo de comparación.
En el segundo ensayo (n=110) el RR de muerte con un objetivo de reanimación de presión arterial sistólica alta (100mmHg) mantenida con un volumen de líquidos mayor en comparación con un objetivo de reanimación de presión arterial sistólica baja (70mmHg) mantenida con un volumen de líquidos menor fue de 1,00 (IC del 95%: 0,26 a 3,81). En el tercer ensayo (n=25) no ocurrieron muertes.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save