Esta revisión evalúa la utilidad de la cirugía para la fisura anal, una úlcera dolorosa en el orificio anal, mediante la comparación de la eficacia de diversos procedimientos quirúrgicos y la probabilidad de que den lugar a complicaciones.

¿La cirugía proporciona una cura a largo plazo para la fisura anal? Sí, en más del 90% de los pacientes a los que se les han recomendado procedimientos quirúrgicos. Estas cirugías incluyen principalmente la división parcial del esfínter anal o la dilatación controlada de la abertura anal estrechada. La técnica para cortar el músculo se ha perfeccionado en los últimos años y parece mejorar la curación y disminuir el riesgo de problemas de control intestinal. El método para lograr una dilatación anal controlada requiere una mayor investigación.

¿Puede la cirugía causar incontinencia anal? En el pasado, definitivamente, aunque en una minoría de pacientes, y ciertos procedimientos eran más propensos a causar esta complicación. En los últimos años el riesgo parece disminuir a medida que los procedimientos quirúrgicos han mejorado y ahora es un riesgo menor del 5%. Por lo general, en los individuos afectados, sólo hay problemas para controlar los flatos.

Conclusiones de los autores: 

La dilatación anal manual probablemente se debería abandonar en el tratamiento de la fisura anal crónica en pacientes adultos. En los pacientes que requieren cirugía de una fisura anal, la esfinterotomía lateral interna parcial abierta y cerrada parece ser igualmente eficaz. Se necesitan más datos para evaluar la eficacia de la esfinterotomía interna posterior, la levatorplastia anterior, la sutura de la herida o la escisión de la papila. La esfinterotomía interna bilateral se muestra prometedora, pero se necesitan más estudios de investigación sobre su eficacia.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los informes de comparaciones directas entre las técnicas quirúrgicas para la fisura anal son variables en sus resultados. Estos informes están sujetos a sesgo de selección (en los estudios no aleatorizados) o a sesgo de observación (en todos los estudios) o tienen un número insuficiente de pacientes reclutados para responder a la pregunta sobre la eficacia.

Objetivos: 

Determinar la mejor técnica para la cirugía de la fisura.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) y en MEDLINE (1965 a 2011), Medline (Pubmed) y Embase en marzo de 2011. La lista de referencias citadas en todos los informes incluidos y varios autores de estudios también fueron útiles para encontrar estudios comparativos adicionales.

En esta actualización de la revisión se incluyeron un total de cuatro ensayos nuevos.

Criterios de selección: 

Se examinaron todos los informes en los que se realizó una comparación directa entre al menos dos técnicas quirúrgicas y, cuando hubo más de un informe para un par determinado, se incluyó ese informe. Todos los estudios también deberían ser aleatorizados. Si no se presentaron datos brutos en el informe, se estableció contacto con los autores y se obtuvieron los datos brutos.

Obtención y análisis de los datos: 

Las dos variables de evaluación más utilizadas en todos los estudios informados fueron el fracaso del tratamiento y la incontinencia posoperatoria de los flatos y las heces. Estas son las dos únicas variables de evaluación incluidas en el metanálisis.

Resultados principales: 

En esta actualización se incluyeron cuatro ensayos con 406 pacientes, para un total de 2056 pacientes en la revisión de 27 estudios que describieron y analizaron 13 procedimientos quirúrgicos diferentes. Las técnicas quirúrgicas utilizadas en estos estudios incluyen esfinterotomía lateral cerrada, esfinterotomía interna lateral abierta, dilatación anal, dilatación con balón, cierre de heridas, perineoplastia, duración de la esfinterotomía y fisurectomía. Se describieron dos nuevos procedimientos en la actualización, similares a la dilatación anal: esfinterolisis y dilatación anal intermitente controlada. Se describió una nueva comparación entre los efectos de la esfinterotomía interna unilateral y la esfinterotomía interna bilateral.

La dilatación anal manual tiene un mayor riesgo de persistencia de la fisura que la esfinterotomía interna y también un riesgo significativamente mayor de incontinencia leve que la esfinterotomía. Los análisis combinados de la esfinterotomía interna lateral parcial abierta versus cerrada muestran poca diferencia entre los dos procedimientos, tanto en la persistencia de la fisura como en el riesgo de incontinencia

Se demostró que la esfinterotomía interna unilateral tuvo más probabilidades de provocar el fracaso del tratamiento en comparación con la esfinterotomía interna bilateral, pero no hay una diferencia significativa en el riesgo de incontinencia.

La esfinterotomía tuvo menos probabilidades de dar lugar a un fracaso del tratamiento en comparación con la fisurectomía, pero no hubo diferencias significativas al considerar la incontinencia posoperatoria.

Al comparar la esfinterotomía con la esfinterólisis, no hubo diferencias significativas entre los dos procedimientos en el fracaso del tratamiento y en el riesgo de incontinencia; lo mismo ocurre al comparar la esfinterotomía con la dilatación anal controlada.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save