Prevención y tratamiento de las infecciones fúngicas con nistatina en pacientes gravemente inmunodeprimidos

Las personas que reciben quimioterapia para el cáncer, que reciben un trasplante o que tienen SIDA corren el riesgo de contraer infecciones por hongos. Estas infecciones pueden ser peligrosas para la vida, especialmente cuando se extienden por todo el cuerpo. A veces se administra nistatina como medida preventiva de rutina o como tratamiento en estos pacientes. La revisión encontró que la nistatina no era mejor que el placebo (ningún tratamiento).

Conclusiones de los autores: 

La nistatina no puede recomendarse para la profilaxis o el tratamiento de las infecciones por cándida en pacientes inmunodeprimidos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La nistatina se utiliza a veces de manera profiláctica en pacientes con inmunodeficiencia grave o en el tratamiento de infecciones fúngicas en esos pacientes, aunque su efecto parece ser equívoco.

Objetivos: 

Estudiar si la nistatina disminuye la morbilidad y la mortalidad cuando se administra de forma profiláctica o terapéutica a los pacientes con inmunodeficiencia grave.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en PubMed desde 1966 hasta el 7 de julio 2014 y en las listas de referencias de los artículos identificados.

Criterios de selección: 

Ensayos clínicos aleatorizados que comparan la nistatina con el placebo, un grupo de control no tratado, el fluconazol o la anfotericina B.

Obtención y análisis de los datos: 

Ambos autores extrajeron de forma independiente los datos sobre la mortalidad, la infección y colonización fúngicas invasivas. Se utilizó un modelo de efectos aleatorios, a menos que el valor de P fuera superior a 0,10 para la prueba de heterogeneidad.

Resultados principales: 

Se incluyeron 14 ensayos (1569 pacientes). Los medicamentos se administraron de forma profiláctica en 12 ensayos y como tratamiento en dos. Once ensayos se realizaron en pacientes con leucemia aguda, cáncer sólido o receptores de médula ósea; uno en pacientes de trasplante de hígado; uno en pacientes quirúrgicos y de traumatismos críticamente enfermos; y uno en pacientes con SIDA. La nistatina se comparó con un placebo en tres ensayos, con fluconazol en 10, y con anfotericina B en uno; la dosis varió de 0,8 MIE a 72 MIE diarios y fue de 2 mg/kg/d en una formulación liposomal. El efecto de la nistatina fue similar al del placebo en la colonización fúngica (riesgo relativo (RR) 0,85; intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,65 a 1,13). No hubo diferencias estadísticamente significativas entre el fluconazol y la nistatina en cuanto a la mortalidad (RR 0,75; IC del 95%: 0,54 a 1,03), mientras que el fluconazol fue más eficaz en la prevención de la micosis invasiva (RR 0,40; IC del 95%: 0,17 a 0,93) y la colonización (RR 0,50; IC del 95%: 0,36 a 0,68). No hubo infecciones fúngicas comprobadas en un pequeño ensayo que comparó la anfotericina B con la nistatina liposomal. Los resultados fueron muy similares si se excluyeron los tres estudios que no se realizaron en pacientes con cáncer. Para las actualizaciones de 2011 y 2014 no se identificaron ensayos adicionales para inclusión.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save