Lubeluzol para el accidente cerebrovascular isquémico agudo

El lubeluzol no es efectivo en pacientes con ictus isquémico agudo. Después de un ictus, en donde una parte del cerebro sufre una reducción en el suministro de sangre, se produce un exceso de agentes químicos conocidos como aminoácidos neurotransmisores excitatorios. Este exceso puede causar que algunas células del cerebro queden dañadas o mueran (un daño permanente en las células se denomina infarto cerebral). Los medicamentos que bloquean los efectos de estos aminoácidos pueden proteger contra el infarto cerebral. La revisión se centra en los efectos del lubeluzol, un inhibidor de los aminoácidos excitatorios. La revisión de los ensayos no encontró efectos beneficiosos derivados del uso del lubeluzol en humanos para prevenir la muerte después de un ictus isquémico agudo o para reducir la discapacidad producida por este. Además, el lubeluzol puede causar trastornos de la conducción cardíaca.

Conclusiones de los autores: 

El lubeluzol, administrado en la fase aguda de un accidente cerebrovascular isquémico, no se asoció con una reducción significativa de la muerte o la dependencia al final del período de seguimiento programado, pero parece estar asociado con un aumento significativo de los trastornos de la conducción cardíaca (Q-T prolongado > 450 mseg).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Estudios experimentales han demostrado que las lesiones isquémicas causan una liberación excesiva de aminoácidos neurotransmisores excitatorios (ANE), particularmente de glutamato. La recaptación de glutamato se afecta bajo condiciones de isquemia. En modelos preclínicos de accidente cerebrovascular, el uso de antagonistas de los aminoácidos excitatorios o de la liberación de glutamato, protege contra las lesiones isquémicas, incluso cuando se administran después de que estas se han producido. El lubeluzol es un derivado del benzotiazol que ha demostrado tener propiedades neuroprotectoras en diferentes modelos experimentales, al inhibir la liberación de glutamato, la síntesis de óxido nítrico y el bloqueo de los canales iónicos de Na+ y Ca2+ regulados por el voltaje.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión es evaluar la efectividad y la seguridad del lubeluzol administrado en la fase aguda del accidente cerebrovascular isquémico agudo.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Accidentes cerebrovasculares (Cochrane Stroke Group), en el Registro Cochrane de ensayos controlados (Cochrane Controlled Trials Register) (CENTRAL/CCTR), en MEDLINE, EMBASE, Pascal BioMed (1996 a 2001) y en Current Contents CCSearch (1996 a 2001). Se estableció contacto con la Janssen Research Foundation para identificar estudios adicionales.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos aleatorizados sin factores de confusión que compararan el lubeluzol intravenoso con placebo o un control abierto en pacientes con un síndrome clínico considerado definitivamente como un accidente cerebrovascular agudo en el que la tomografía computarizada mostró un infarto o era normal.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron los ensayos para inclusión, evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron cinco ensayos con un total de 3510 pacientes. La calidad de los ensayos no varió de manera considerable. No se realizaron análisis completos de sensibilidad/subgrupos debido a la escasez de datos. El lubeluzol administrado en dosis de 5 mg/día, 10 mg/día y 20 mg/día por cinco días se probó contra un grupo control-placebo. No hubo evidencia de que el lubeluzol administrado a cualquier dosis redujera las probabilidades de muerte por todas las causas (odds ratio [OR] 0,93; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,79 a 1,09) o que redujera las probabilidades de estar muerto o ser dependiente al final del seguimiento (OR 1,04; IC del 95%: 0,91 a 1,19). Por otra parte, al administrarse a cualquier dosis, el lubeluzol se asoció con un exceso significativo de trastornos de la conducción cardíaca (Q-T prolongado > 450 mseg) al final del seguimiento (OR 1,43; IC del 95%: 1,09 a 1,87).

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save