Vacunas para la profilaxis posterior a la exposición contra la varicela en niños y adultos

Esta revisión evaluó la utilidad de la vacuna contra la varicela para prevenir la misma cuando se administró a niños o adultos que nunca se habían inmunizado o que tuvieron varicela anteriormente, pero que recibieron la vacuna dentro de un período de tiempo corto después de la exposición a una persona con varicela. La varicela es una infección viral muy contagiosa caracterizada por una erupción cutánea generalizada con pústulas, fiebre y malestar general.

Aunque muchos casos de varicela son leves, ocurren complicaciones como la infección bacteriana secundaria, complicaciones neurológicas y otros problemas en al menos el 1% de los casos, que habitualmente dan lugar a la hospitalización. El virus que causa la varicela también permanece latente en las raíces nerviosas sensoriales después de la infección y se puede reactivar en etapas posteriores de la vida como una erupción cutánea con ampollas dolorosas conocida como herpes zóster o culebrilla.

Es posible prevenir la varicela mediante la vacuna de virus vivos atenuados contra la varicela; sin embargo, muchos países todavía no financian programas habituales de vacunación basados en la población y la exposición a la varicela aún es frecuente.

La pregunta de cómo prevenir la varicela que se presenta en un adulto o en un niño que estuvo en contacto con una persona con la enfermedad dio lugar a ensayos de vacunas contra la varicela en este ámbito. Esta revisión encontró que tres ensayos separados apoyan la administración de la vacuna contra la varicela en niños, en particular si se la aplica dentro de los tres días del contacto con un caso de varicela. Aunque en algunos casos todavía puede ocurrir la varicela leve, es probable que la vacuna pueda prevenir los casos moderados a graves de varicela. El número de participantes en estos tres ensayos fue escaso y es una limitación de esta revisión. No hubo ensayos de este tipo realizados en adultos y ninguno de los ensayos informó eventos adversos después de la inmunización, como fiebre o síntomas en el sitio de inyección.

Conclusiones de los autores: 

Estos ensayos pequeños indican que la vacuna contra la varicela administrada a niños dentro de los tres días posteriores al contacto domiciliario con un caso de varicela reduce las tasas de infección y la gravedad de los casos. No se identificaron ECA realizados en adolescentes o adultos. Sin embargo, la seguridad no se abordó adecuadamente.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

En ensayos controlados aleatorios (ECA) y en programas de vacunación en poblaciones de países como los Estados Unidos, se ha demostrado la utilidad de las vacunas de virus vivos atenuados de la varicela para la prevención de la misma. Sin embargo, muchos países no vacunan regularmente a los niños contra la varicela y se mantiene la exposición. Aunque a menudo la enfermedad es leve, las complicaciones como la infección bacteriana secundaria, la neumonitis y la encefalitis ocurren en aproximadamente el 1% de los casos y, en general, dan lugar a hospitalización. Se ha estudiado el uso de la vacuna contra la varicela en las personas que recientemente presentaron el virus varicela zóster como una forma de profilaxis posterior a la exposición.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de las vacunas cuando se utilizan como profilaxis posterior a la exposición para prevenir la varicela en niños y adultos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials - CENTRAL) (The Cochrane Library 2008, número 1); MEDLINE (1966 hasta febrero de 2008); y EMBASE (enero 1990 hasta febrero 2008).

Criterios de selección: 

ECA y cuasi-ECA de la vacuna contra la varicela para la profilaxis posterior a la exposición comparada con placebo o ninguna intervención. Las medidas de resultado fueron la eficacia en la prevención de los casos clínicos o de los casos clínicos confirmados por laboratorio y los efectos adversos después de la vacunación.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores extrajeron y analizaron de manera independiente los datos mediante el programa informático Review Manager.

Resultados principales

Se identificaron como apropiados para la inclusión tres estudios que incluyeron 110 niños sanos que eran hermanos de contactos domiciliarios con varicela. Los estudios variaron en cuanto a la calidad, el diseño del estudio, la vacuna utilizada y los resultados medidos, por lo que no fueron apropiados para el metanálisis. En general, 13 de los 56 participantes que recibieron la vacuna (18%) desarrollaron varicela, comparados con 42 de los 54 que recibieron placebo o ninguna vacuna (78%). De los que recibieron la vacuna y desarrollaron varicela, la mayoría sólo presentó la forma leve de la enfermedad (con menos de 50 lesiones cutáneas). En los tres estudios, la mayoría de los participantes recibió profilaxis posterior a la exposición dentro de los tres días después de la exposición; pocos participantes se vacunaron cuatro a cinco días después de la exposición y no fue posible determinar la eficacia de la vacuna administrada más de tres días después de la exposición. Ninguno de los estudios incluidos informó efectos adversos después de la vacunación.

Conclusiones de los autores

Estos ensayos pequeños indican que la vacuna contra la varicela administrada a niños dentro de los tres días posteriores al contacto domiciliario con un caso de varicela reduce las tasas de infección y la gravedad de los casos. No se identificaron ECA realizados en adolescentes o adultos. Sin embargo, la seguridad no se abordó adecuadamente.

Esta revisión debería citarse como:Macartney Kristine, McIntyre PeterLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se identificaron como apropiados para la inclusión tres estudios que incluyeron 110 niños sanos que eran hermanos de contactos domiciliarios con varicela. Los estudios variaron en cuanto a la calidad, el diseño del estudio, la vacuna utilizada y los resultados medidos, por lo que no fueron apropiados para el metanálisis. En general, 13 de los 56 participantes que recibieron la vacuna (18%) desarrollaron varicela, comparados con 42 de los 54 que recibieron placebo o ninguna vacuna (78%). De los que recibieron la vacuna y desarrollaron varicela, la mayoría sólo presentó la forma leve de la enfermedad (con menos de 50 lesiones cutáneas). En los tres estudios, la mayoría de los participantes recibió profilaxis posterior a la exposición dentro de los tres días después de la exposición; pocos participantes se vacunaron cuatro a cinco días después de la exposición y no fue posible determinar la eficacia de la vacuna administrada más de tres días después de la exposición. Ninguno de los estudios incluidos informó efectos adversos después de la vacunación.

Tools
Information
Share/Save