Cefalosporinas de tercera generación versus antibióticos convencionales para el tratamiento de la meningitis bacteriana aguda

Cefalosporinas de tercera generación más nuevas versus antibióticos convencionales para tratar la meningitis bacteriana aguda

La meningitis bacteriana aguda es una enfermedad potencialmente mortal. Actualmente, las pruebas indican que los antibióticos antiguos y nuevos ofrecen el mismo nivel del tratamiento. Las bacterias que causan meningitis tienen mayor probabilidad de ser resistentes a los antibióticos convencionales, por lo que los médicos a menudo prescriben los antibióticos más nuevos (llamados cefalosporinas de tercera generación), aunque estos antibióticos no siempre están disponibles o no son asequibles en los países de ingresos bajos donde la meningitis bacteriana aguda es más frecuente. El comienzo temprano del tratamiento es de vital importancia y la elección del antibiótico a menudo se hace sin conocer la posible farmacorresistencia. Esta revisión examinó si existe una diferencia en la efectividad entre los antibióticos convencionales y los antibióticos más nuevos. La revisión no halló diferencias. Los antibióticos convencionales y más nuevos parecen opciones razonables para iniciar el tratamiento inmediato.

Conclusiones de los autores: 

La revisión no revela diferencias clínicamente importantes entre la ceftriaxona o la cefotaxima y los antibióticos convencionales. En situaciones donde la disponibilidad o el precio es un problema, se pueden usar como opciones las cefalosporinas de tercera generación, una combinación de cloranfenicol y ampicilina o cloranfenicol solo. Se necesita monitorizar cuidadosamente el patrón de resistencia a los antibióticos contra diversos antibióticos en países de ingresos bajos a medios así como en los países de ingresos altos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El tratamiento antibiótico para la meningitis bacteriana aguda (MBA) presunta se debe comenzar de inmediato, aun antes de que estén disponibles los resultados del cultivo del líquido cefalorraquídeo (LCR) y de la prueba de sensibilidad a los antibióticos. El comienzo inmediato de un tratamiento eficaz mediante vía intravenosa puede reducir la muerte y la discapacidad. Aunque las guías de la meningitis bacteriana recomiendan el uso de cefalosporinas de tercera generación, estos fármacos a menudo no están disponibles en los hospitales de países de bajos ingresos.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue determinar la efectividad y la seguridad de las cefalosporinas de tercera generación y del tratamiento convencional con penicilina/ampicilina - cloranfenicol en pacientes con meningitis bacteriana aguda adquirida en el ámbito extrahospitalario.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library 2007, Número 1) que contiene el registro especializado del Grupo Cochrane de Infecciones Respiratorias Agudas (Cochrane Acute Respiratory Infections Group), en MEDLINE (desde enero de 1966 hasta marzo de 2007), en EMBASE (desde enero de 1974 hasta marzo de 2007). También se realizaron búsquedas en las listas de referencias de los artículos de revisión y capítulos de libros y se estableció contacto con expertos para obtener ensayos no publicados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que comparaban la ceftriaxona o la cefotaxima con antibióticos convencionales como tratamiento empírico para la meningitis bacteriana aguda.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores aplicaron los criterios de exclusión, evaluaron la calidad metodológica y extrajeron los datos de forma independiente.

Resultados principales

Se incluyeron en el análisis 19 ensayos con 1496 pacientes. No hubo heterogeneidad en los resultados entre los estudios en cuanto a los resultados, excepto la diarrea. No había diferencias estadísticamente significativas entre los grupos en el riesgo de muerte (diferencia de riesgo (DR) 0%; intervalo de confianza (IC) del 95%: -3% a 2%), el riesgo de sordera (DR -4%; IC del 95%: -9% a 1%), o el riesgo del fracaso del tratamiento (DR -1%; IC del 95%: -4% a 2%). Sin embargo, hubo una reducción significativa en el riesgo de cultivo del LCR positivo después de diez a 48 horas (DR -6%; IC del 95%: -11% a 0%) y aumentos estadísticamente significativos del riesgo de diarrea entre los grupos (DR 8%; IC del 95%: 3% a 13%) con cefalosporinas de tercera generación. El riesgo de neutropenia y erupción cutánea no fueron significativamente diferentes entre los dos grupos. Sin embargo, todos los estudios fueron realizados en los años ochenta excepto tres, que se informaron en 1993, 1996 y 2005.

Conclusiones de los autores

La revisión no revela diferencias clínicamente importantes entre la ceftriaxona o la cefotaxima y los antibióticos convencionales. En situaciones donde la disponibilidad o el precio es un problema, se pueden usar como opciones las cefalosporinas de tercera generación, una combinación de cloranfenicol y ampicilina o cloranfenicol solo. Se necesita monitorizar cuidadosamente el patrón de resistencia a los antibióticos contra diversos antibióticos en países de ingresos bajos a medios así como en los países de ingresos altos.

Esta revisión debería citarse como:Prasad K, Kumar A, Gupta PK, Singhal TLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron en el análisis 19 ensayos con 1496 pacientes. No hubo heterogeneidad en los resultados entre los estudios en cuanto a los resultados, excepto la diarrea. No había diferencias estadísticamente significativas entre los grupos en el riesgo de muerte (diferencia de riesgo (DR) 0%; intervalo de confianza (IC) del 95%: -3% a 2%), el riesgo de sordera (DR -4%; IC del 95%: -9% a 1%), o el riesgo del fracaso del tratamiento (DR -1%; IC del 95%: -4% a 2%). Sin embargo, hubo una reducción significativa en el riesgo de cultivo del LCR positivo después de diez a 48 horas (DR -6%; IC del 95%: -11% a 0%) y aumentos estadísticamente significativos del riesgo de diarrea entre los grupos (DR 8%; IC del 95%: 3% a 13%) con cefalosporinas de tercera generación. El riesgo de neutropenia y erupción cutánea no fueron significativamente diferentes entre los dos grupos. Sin embargo, todos los estudios fueron realizados en los años ochenta excepto tres, que se informaron en 1993, 1996 y 2005.

Tools
Information
Share/Save