Anticoagulantes orales versus tratamiento antiplaquetario para la prevención de eventos vasculares adicionales después del accidente isquémico transitorio o del accidente cerebrovascular leve de origen arterial presunto

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

No existen pruebas de que el tratamiento anticoagulante sea mejor que la aspirina para la prevención del accidente cerebrovascular en personas con un ritmo cardíaco normal Las personas que presentan un accidente cerebrovascular por bloqueo de una arteria tienen un riesgo mayor de padecer otro accidente cerebrovascular, posiblemente fatal, o un ataque cardíaco. El tratamiento con fármacos antiplaquetarios (como la aspirina) reduce definitivamente dicho riesgo. Se creía que el tratamiento anticoagulante aumentaba la protección. Se revisaron cinco ensayos, con 4076 participantes, que compararon los anticoagulantes con los agentes antiplaquetarios para la prevención del accidente cerebrovascular recurrente y no se encontró ningún beneficio de la anticoagulación de baja intensidad sobre la aspirina, y un mayor riesgo de hemorragias con la anticoagulación de alta intensidad. No puede precisarse aún si la anticoagulación de intensidad media brinda una protección mejor o peor que el tratamiento antiplaquetario.

Conclusiones de los autores: 

Para la prevención secundaria de eventos vasculares adicionales después del accidente isquémico limitado de origen arterial, no existen pruebas suficientes para justificar el uso sistemático de los anticoagulantes orales de mediana intensidad; dicho tratamiento debería usarse como parte de un ensayo clínico únicamente. Una anticoagulación más intensa no es segura y no debe utilizarse en este contexto. No es probable que la anticoagulación de baja intensidad sea más eficaz que la aspirina.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes con isquemia cerebral limitada de origen arterial tienen un riesgo anual de eventos vasculares graves del 4% al 11%. La aspirina reduce este riesgo en un 20% como máximo. Los ensayos de prevención secundaria después del infarto de miocardio indican que el tratamiento con fármacos anticoagulantes orales se asocia con una reducción del riesgo de aproximadamente el doble del obtenido con el tratamiento con aspirina u otros fármacos antiplaquetarios

Objetivos: 

Comparar la eficacia y seguridad de los anticoagulantes orales y el tratamiento antiplaquetario en la prevención secundaria de los eventos vasculares después de la isquemia cerebral de presunto origen arterial.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Accidentes Cerebrovasculares (Cochrane Stroke Group) (búsqueda 16 de septiembre de 2004). Se contactó con autores de ensayos publicados para obtener información adicional y datos no publicados.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron los ensayos aleatorios que examinan la prevención secundaria a largo plazo después del accidente cerebrovascular isquémico de presunto origen arterial. El tratamiento anticoagulante oral tenía que ser de intensidad claramente definida, con warfarina, fenprocumona o acenocumarol versus tratamiento antiplaquetario.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron de forma independiente la calidad y la elegibilidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se realizaron análisis de subgrupos con tratamientos a una RIN de 1,4 a 2,8 (baja intensidad), 2,1 a 3,6 (media intensidad) y 3,0 a 4,5 (alta intensidad).

Resultados principales: 

Se seleccionaron cinco ensayos, con 4076 pacientes. Los datos disponibles no permiten una conclusión firme sobre si los anticoagulantes son más o menos eficaces para la prevención de eventos vasculares que el tratamiento antiplaquetario (anticoagulación de mediana intensidad; riesgo relativo [RR] 0,96; intervalos de confianza [IC] del 95%: 0,38 a 2,42; anticoagulación de alta intensidad RR 1,02; IC del 95%: 0,49 a 2,13). No existen pruebas de que el tratamiento de anticoagulación de baja o mediana intensidad aumente el riesgo de hemorragia en mayor grado que el tratamiento con agentes antiplaquetarios. El riesgo relativo de complicaciones hemorrágicas graves para la anticoagulación de baja intensidad fue de 1,27 (IC del 95%: 0,79 a 2,03) y para la anticoagulación de mediana intensidad de 1,19 (IC del 95%: 0,59 a 2,41). Sin embargo, queda claro que los anticoagulantes orales de alta intensidad con una RIN de 3,0 a 4,5 no fueron seguros al provocar un riesgo mayor de complicaciones hemorrágicas graves (RR 9,0, IC del 95%: 3,9 a 21).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save