Minilaparotomía y técnicas endoscópicas para la esterilización tubárica

La laparoscopía (cirugía "ojo de cerradura") posee menos complicaciones que otros procedimientos de ligadura tubárica (ligar las trompas de Falopio con fines anticonceptivos), pero a su vez requiere mayores destrezas y equipo específico.

La esterilización por medio de la ligadura tubárica es un método de uso corriente para la regulación de la fecundidad. En general, se realiza utilizando los siguientes métodos: minilaparotomía (mediante una pequeña incisión en el abdomen), laparoscopía (cirugía "ojo de cerradura", mediante una cánula que se inserta a través del ombligo o de una incisión muy pequeña) o culdoscopía (mediante una cánula, pero que se inserta a través de la vagina). La revisión observó que, en general, la laparoscopía presentó menos complicaciones que la minilaparotomía, pero que requiere de equipos más costosos y sofisticados, así como de mayores destrezas. La culdoscopía presenta tasas más elevadas de complicaciones.

Conclusiones de los autores: 

Aparentemente la morbilidad severa es un resultado poco frecuente tanto de la laparoscopía como de la minilaparotomía. Los estudios incluidos tuvieron poca potencia estadística para demostrar diferencias significativas, en particular para los resultados relativamente poco frecuentes, pero potencialmente graves. La preferencia de la mujer o del cirujano pueden servir como guía para seleccionar la técnica de elección. Se deben analizar aspectos prácticos como ser el costo, el mantenimiento y la esterilización de los instrumentos, antes de poner en práctica técnicas endoscópicas más sofisticadas en sitios con recursos limitados. No se recomienda utilizar la culdoscopía, debido a que conlleva una tasa de complicaciones más elevada.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

En todo el mundo, la esterilización tubárica es el método que se utiliza con mayor frecuencia para la regulación de la fecundidad. En los países desarrollados, la esterilización generalmente se realiza mediante una laparoscopía en lugar de una minilaparotomía, ya que se considera que este método es seguro y efectivo. En los países en vías de desarrollo, en los cuales los recursos para la compra y el mantenimiento del sofisticado equipo laparoscópico son limitados, es posible que la minilaparotomía sea aún hoy en día el método más utilizado. Tanto en los países de escasos recursos como en los industrializados, es muy importante que se utilice la técnica que ofrezca mayor efectividad y seguridad, así como los costos más bajos. Aunque ambos métodos se utilizan ampliamente, no se ha realizado una evaluación sistemática sobre las ventajas y desventajas de la esterilización laparoscópica en comparación con la minilaparotomía. El método ideal será aquél altamente efectivo, económico, que se pueda realizar como parte de los servicios ambulatorios, que permita reanudar rápidamente las actividades normales, que produzca una cicatriz mínima o invisible y que sea potencialmente reversible. En esta revisión se examinan los métodos disponibles para acceder a la cavidad abdominal a través de la pared abdominal, ya sea mediante una minilaparotomía, laparoscopía o culdoscopía, independientemente de la técnica utilizada para efectuar la esterilización tubárica.

Objetivos: 

Evaluar la esterilización tubárica laparoscópica, en comparación con la minilaparotomía, en cuanto a su morbilidad y mortalidad. En esta revisión también se incluyeron estudios clínicos que comparan la laparoscopía o la minilaparotomía con la culdoscopía.
En otras revisiones se considerarán los diferentes métodos utilizados para interrumpir la permeabilidad tubárica (escisión, oclusión y coagulación) y se compararán los distintos tipos de anestesia.

Estrategia de búsqueda (: 

Se identificaron estudios clínicos controlados aleatorizados mediante la estrategia de búsqueda de la Colaboración Cochrane. La última búsqueda en el Registro de Estudios Clínicos Controlados (Cochrane Controlled Trials Register) se realizó en 1999 (Biblioteca Cochrane, Número 4, 1999). Se realizaron búsquedas de las listas de referencias de los estudios clínicos identificados.

Criterios de selección: 

Todos los estudios clínicos controlados aleatorizados en los que se realizó una comparación entre la laparoscopía, la minilaparotomía o la culdoscopía para efectuar la esterilización tubárica. Todas las mujeres solicitaron esterilización tubárica como procedimiento de intervalo, excepto en un estudio clínico (Taner 1994), en el que cuatro mujeres se sometieron a legrado simultáneamente.

Obtención y análisis de los datos: 

Los estudios clínicos considerados se evaluaron en función de su calidad metodológica y la conveniencia de su inclusión. Los revisores extrajeron los datos de manera independiente. Los resultados se presentan a manera de odds ratio para los resultados dicotómicos y de diferencias de medias ponderada para los resultados continuos.

Resultados principales: 

Minilaparotomía versus laparoscopía: no se observó diferencia alguna en la morbilidad severa entre los dos grupos. La morbilidad leve fue significativamente menor en el grupo laparoscopía (Odds Ratio de Peto: 1,89; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,38 a 2,59). La duración de la operación fue aproximadamente 5 minutos más breve en el grupo laparoscopía (diferencia de medias ponderada: 5,34; IC 95%: 4,52 a 6,16).
Minilaparotomía versus culdoscopía: las mujeres que se sometieron a culdoscopía presentaron un índice más elevado en morbilidad severa en comparación con las mujeres a quienes se les practicó minilaparotomía (Odds Ratio de Peto: 0,14; IC 95%: 0,02 a 0,98). La duración de la operación fue aproximadamente 5 minutos más breve en el grupo culdoscopía (diferencia de medias ponderada: 4,91; IC 95%: 3,82 a 6,01).
Laparoscopía versus culdoscopía: en el único estudio clínico que comparó estas dos intervenciones, no se observaron diferencias significativas entre los grupos en cuanto a morbilidad severa. Un número significativamente mayor de mujeres sufrió morbilidad leve en el grupo culdoscopía en comparación con el grupo laparoscopía (Odds Ratio de Peto: 0,20; IC 95%: 0,05 a 0,77).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save