Entrenamiento de la vejiga para la incontinencia urinaria en adultos

Las limitadas pruebas disponibles sugieren que el entrenamiento de la vejiga puede ser útil para el tratamiento de la incontinencia urinaria, pero esto no es definitivo.

La incontinencia urinaria es la incapacidad de controlar la pérdida de orina. La incontinencia de urgencia es la pérdida de orina que se produce cuando una persona no puede controlar la fuerte necesidad de orinar (evacuación). La incontinencia de esfuerzo es la pérdida de orina que se produce cuando una persona tose o hace esfuerzo físico. El entrenamiento de la vejiga alienta a las personas a prolongar el tiempo entre evacuaciones para tratar de recuperar la continencia. Aunque esto pueda llevar meses, puede ayudar a las personas que son física y mentalmente capaces de utilizar este método. La revisión de ensayos no encontró suficientes pruebas rigurosas y llegó a la conclusión de que se necesita más investigación.

Conclusiones de los autores: 

Las limitadas pruebas disponibles sugieren que el entrenamiento de la vejiga puede ser útil para el tratamiento de la incontinencia urinaria, pero esta conclusión sólo puede ser tentativa, ya que los ensayos fueron de calidad variable y de tamaño pequeño con intervalos de confianza amplios alrededor de las estimaciones puntuales del efecto. Tampoco hubo suficientes pruebas para determinar si el entrenamiento de la vejiga fue útil como complemento de otro tratamiento. Aún se debe realizar la investigación definitiva: se necesita más investigación

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La incontinencia urinaria es un trastorno común y preocupante. El objetivo del entrenamiento de la vejiga es aumentar el intervalo entre las evacuaciones y se utiliza ampliamente para el tratamiento de la incontinencia urinaria.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del entrenamiento de la vejiga para el tratamiento de la incontinencia urinaria.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Incontinencia (Cochrane Incontinence Group trials register) (enero 2003). Se realizaron búsquedas en las listas de referencias de artículos pertinentes y se estableció contacto con los autores de los ensayos para obtener detalles de otros ensayos. Fecha de la búsqueda más reciente: Enero 2003.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios o cuasialeatorios del entrenamiento de la vejiga para el tratamiento de cualquier tipo de incontinencia urinaria.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron la calidad de los ensayos y obtuvieron los datos de forma independiente. Se preespecificaron cinco resultados primarios: percepción de cura de la incontinencia urinaria por parte del participante; percepción de mejoría de la incontinencia urinaria por parte del participante; número de episodios de incontinencia; número de micciones; y calidad de vida. También se registraron los eventos adversos. Se probaron tres hipótesis: el entrenamiento de la vejiga es mejor que ningún entrenamiento de la vejiga; el entrenamiento de la vejiga es mejor que otros tratamientos; y la combinación del entrenamiento de la vejiga con otro tratamiento es mejor que ese otro tratamiento solo.

Resultados principales: 

Se evaluaron 73 informes de 36 ensayos potencialmente relevantes; 28 informes de diez ensayos fueron elegibles para su inclusión, con un total de 1366 participantes, en su mayoría, mujeres. En cinco ensayos, no todos los participantes con vejiga hiperactiva presentaron incontinencia urinaria. Por lo tanto, se incluyeron en la revisión los datos de cinco ensayos con 467 participantes, todas mujeres. La calidad de los ensayos era variable. Hay pocos datos disponibles que describan el seguimiento a largo plazo.

¿Es el entrenamiento de la vejiga mejor que ningún entrenamiento de la vejiga? Hubo datos disponibles para 149 mujeres de dos ensayos que compararon el entrenamiento de la vejiga con ningún entrenamiento de la vejiga. Éstos solamente describieron un número limitado de resultados preespecificados, que variaron entre los dos ensayos. Las estimaciones puntuales del efecto favorecieron al entrenamiento de la vejiga, aunque los intervalos de confianza fueron amplios y no se encontraron diferencias estadísticamente significativas para las variables de resultados primarios.

¿Es el entrenamiento de la vejiga mejor que otros tratamientos? Sólo dos ensayos que incluyeron 125 mujeres compararon el entrenamiento de la vejiga con fármacos: uno con la oxibutinina y otro con la imipramina más flavoxato. En el primer ensayo, los únicos resultados que demostraron una diferencia estadísticamente significativa fueron la percepción de cura por parte del participante a los seis meses (RR: 1,69; IC del 95%: 1,21 a 2,34) y los eventos adversos (RR: 0,03; IC del 95%: 0,00 a 0,44); ambos favorecieron al entrenamiento de la vejiga. En el segundo ensayo, la percepción de cura por parte del participante inmediatamente después del tratamiento, apenas alcanzó significación estadística (RR: 1,50; IC del 95%: 1,02 a 2,21), lo que favoreció al entrenamiento de la vejiga, y esta diferencia se mantuvo aproximadamente dos meses después del tratamiento. Una comparación del entrenamiento de la vejiga con el entrenamiento muscular del suelo pelviano más biorretroalimentación incluyó 132 mujeres: ninguna de las diferencias en los resultados primarios alcanzó significación estadística.

La combinación del entrenamiento de la vejiga con otro tratamiento ¿es mejor que ese otro tratamiento solo? Un ensayo que incluyó 125 mujeres comparó el entrenamiento muscular del suelo pelviano más biorretroalimentación complementada con entrenamiento de la vejiga versus entrenamiento muscular del suelo pelviano más biorretroalimentación sola. De los resultados primarios, la percepción de mejoría y calidad de vida por parte de los participantes, ambas inmediatamente después del tratamiento, alcanzaron significación estadística y favorecieron al entrenamiento de la vejiga combinado con el entrenamiento muscular del suelo pelviano y el grupo de biorretroalimentación (percepción de mejoría: RR: 1,18; IC del 95%: 1,01 a 1,39; calidad de vida: DP: -47,20; IC del 95%: -87,03 a -7,37); esto no se mantuvo a los tres meses.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save