Fármacos mucolíticos (para ayudar a eliminar la flema más fácilmente) para los pacientes con bronquiectasia

Pregunta de la revisión: Esta revisión consideró la pregunta de si los mucolíticos pueden ser útiles para los pacientes con bronquiectasia que no presentan además fibrosis quística. Los estudios en participantes con fibrosis quística no se incluyeron en esta revisión, y no fue posible extraer conclusiones sobre la relevancia de este tratamiento para los pacientes con fibrosis quística.

Antecedentes: La bronquiectasia es una enfermedad respiratoria que se presenta comúnmente después de diversos trastornos pulmonares (como infecciones de la infancia, trastornos de la estructura del pulmón, tuberculosis y fibrosis quística). Se acumula mucho moco (flema) en los pulmones, lo cual causa malestar y la necesidad de toser para eliminarlo. La flema también acumula bacterias, que pueden dar lugar a dificultades para respirar. Los fármacos mucolíticos descomponen la flema, lo cual hace que su eliminación sea más fácil.

Características de los estudios: Se identificaron cuatro estudios (con un total de 528 participantes) que cumplieron con los criterios de inclusión y compararon el tratamiento mucolítico versus ningún tratamiento mucolítico. Todos los estudios se realizaron en adultos. Un estudio consideró bromhexina versus placebo, dos compararon RhDNasa versus placebo (uno durante un período de dos semanas y el otro durante un periodo de 24 semanas) y el cuarto comparó erdosteína con fisioterapia versus fisioterapia solamente en pacientes de edad muy avanzada. El número pequeño de estudios disponibles para la revisión y sus diferentes diseños significó que sólo pudieran realizarse descripciones de los estudios individuales con posibilidades muy limitadas para la combinación de los estudios en análisis individuales.

Resultados clave:No hay pruebas sólidas disponibles para apoyar la administración de estos fármacos en los pacientes con bronquiectasia (por causas diferentes de la fibrosis quística); sin embargo no es posible establecer conclusiones claras, debido a que se informaron muy pocos estudios.

Calidad de la evidencia: Los detalles de la forma en que los pacientes fueron asignados para recibir o no mucolíticos no se describieron claramente en ninguno de los cuatro estudios, lo cual se consideró cuidadosamente en la revisión con relación al nivel de incertidumbre al interpretar los resultados. Al tener en cuenta lo anterior, junto con la imprecisión de los resultados, en general los cálculos de la utilidad de los mucolíticos como tratamiento se consideraron de baja calidad con relación a la bronquiectasia (no asociada a la fibrosis quística).

Conclusiones de los autores: 

No hay pruebas suficientes para evaluar el uso habitual de la administración de mucolíticos para las bronquiectasias. Las dosis altas de la bromhexina unidas a los antibióticos pueden ayudar a la producción y el aclaramiento del esputo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La bronquiectasia es predominantemente un proceso de enfermedades adquiridas que representa el estadio final de diversas lesiones pulmonares no relacionadas. Se define como la dilatación y distorsión irreversible y persistente de los bronquios de tamaño mediano. Se ha sugerido que con el uso generalizado de la tomografía computarizada de alta resolución, se están realizando más diagnósticos de bronquiectasia. Los pacientes con diagnóstico de bronquiectasia con frecuencia presentan dificultad para expectorar el esputo. Por lo tanto, el esputo es retenido en los pulmones y puede infectarse, lo cual da lugar a daño pulmonar adicional. Los agentes mucolíticos contrarrestan la hipersecreción o cambian las propiedades fisicoquímicas del esputo para hacerlo más fácil de eliminar. Un fármaco, la DNasa recombinante humana, descompone el ADN liberado en el sitio de la infección por los neutrófilos.

La eliminación del moco junto con el tratamiento antimicrobiano sigue siendo una parte integrante del tratamiento de la bronquiectasia. La fisioterapia torácica junto con los agentes mucolíticos comúnmente se utilizan en la práctica sin pruebas claras a su favor.

Objetivos: 

Determinar si los mucolíticos ingeridos o inhalados son efectivos en el tratamiento de los pacientes con bronquiectasia.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Vías Aéreas (Cochrane Airways Group) y en listas de referencias de artículos relevantes. Se estableció contacto con expertos en el tema y con compañías farmacéuticas. Las búsquedas se actualizaron hasta junio de 2013.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios del tratamiento mucolítico en pacientes con bronquiectasia pero sin fibrosis quística.

Obtención y análisis de los datos: 

La extracción de los datos fue realizada independientemente por dos autores de la revisión. Se estableció contacto con los autores de los estudios para confirmar los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron cuatro ensayos (con un total combinado de 528 participantes adultos), aunque casi ninguno de los datos de estos estudios pudo agregarse en un metanálisis.

Un ensayo (con 88 participantes) comparó bromhexina versus placebo. En comparación con placebo, las dosis altas de bromhexina con antibióticos aliviaron la dificultad en la expectoración (diferencia de medias [DM] -0,53; intervalo de confianza [IC] del 95%: -0,81 a -0,25 a los 16 días); la calidad de las pruebas se calificó como baja. Se observó una reducción de la producción de esputo con bromhexina (DM -21,5%, IC del 95%: -38,9 a -4,1 al día 16); de nuevo, la calidad de las pruebas se calificó como baja. No se observó ninguna diferencia significativa entre la bromhexina y el placebo en lo que se refiere a los acontecimientos adversos informados (odds ratio [OR] 2,93; IC del 95%: 0,12 a 73,97) y nuevamente la calidad de las pruebas se consideró baja.

En un único ensayo pequeño, cegado pero no controlado con placebo en participantes mayores (> 55 años) con bronquiectasia estable e hipersecreción de moco, la erdosteína combinada con fisioterapia durante un período de 15 días mejoró la espirometría y la purulencia del esputo de forma más efectiva en comparación con la fisioterapia sola. La mejoría espirométrica fue pequeña (DM 200 mL en el volumen espiratorio forzado en un segundo [VEF1] y 300 mL en la capacidad vital forzada [CVF]) y fue evidente sólo al día 15, no en puntos temporales anteriores.

Los dos estudios restantes (con un total combinado de 410 participantes) compararon la DNasa recombinante humana (RhDNasa) versus placebo. Estos dos estudios fueron muy diferentes (uno fue un estudio de dos semanas de 61 participantes y el otro se realizó durante 24 semanas e incluyó a 349 participantes), y la posibilidad de combinar los datos de los dos estudios fue muy limitada. En comparación con placebo, la DNasa recombinante humana no mostró ninguna diferencia en el VEF1 o en la CVF en el estudio más pequeño aunque mostró un efecto negativo significativo sobre el VEF1 en el estudio más amplio y de mayor duración. Para los acontecimientos adversos informados, no se observaron diferencias significativas entre la DNasa recombinante humana y el placebo. En todas las comparaciones anteriores de la DNasa recombinante humana versus placebo, la calidad de las pruebas se consideró baja.

Tools
Information
Share/Save