Tratamientos para la prevención y el tratamiento del dolor pélvico y lumbar durante el embarazo

Pregunta de revisión

Se buscó evidencia sobre los efectos de cualquier tratamiento utilizado para prevenir o tratar el dolor lumbar, el dolor pélvico o ambos durante el embarazo. También queríamos saber si los tratamientos disminuían la discapacidad o la baja por enfermedad, y si los tratamientos causaban algún efecto secundario en las mujeres embarazadas.

Antecedentes

El dolor lumbar, pélvico o ambos, es una queja habitual durante el embarazo y a menudo empeora a medida que el embarazo avanza. Este dolor puede interrumpir las actividades diarias, el trabajo y el sueño de las mujeres embarazadas. Queríamos saber si algún tratamiento, o combinación de tratamientos, era mejor que la atención prenatal habitual para las mujeres embarazadas con estas dolencias.

Características de los estudios

La evidencia está actualizada hasta el 19 de enero de 2015. Se incluyeron 34 estudios aleatorios en esta revisión actualizada, con 5121 mujeres embarazadas, de 16 a 45 años de edad. Las mujeres estaban embarazadas de 12 a 38 semanas. Los estudios analizaron diferentes tratamientos para mujeres embarazadas con dolor lumbar, pélvico o ambos tipos de dolor. Todos los tratamientos se añadieron a la atención prenatal habitual y se compararon con la atención prenatal habitual sola en 23 estudios. Los estudios midieron los síntomas de las mujeres de diferentes maneras, desde el dolor y la baja por enfermedad autoinformados hasta los resultados de pruebas específicas.

Resultados clave

Dolor lumbar

Cuando se combinaron los resultados de siete estudios (645 mujeres) que compararon cualquier ejercicio en tierra con la atención prenatal habitual, las intervenciones de ejercicio (que duraron de cinco a 20 semanas) mejoraron los niveles de dolor lumbar y discapacidad de las mujeres.

Dolor pélvico

Se dispone de menos evidencia sobre los tratamientos del dolor pélvico. Dos estudios hallaron que las mujeres que participaron en ejercicios en grupo y recibieron información sobre el control del dolor informaron una ausencia de diferencia en el dolor pélvico comparado con mujeres que recibieron la atención prenatal habitual.

Dolor lumbar y pélvico

Los resultados de cuatro estudios combinados (1176 mujeres) mostraron que un programa de ejercicios de 8 a 12 semanas de duración redujo el número de embarazadas que informaron dolor lumbar y pélvico. El ejercicio en tierra, en una variedad de formatos, también redujo la baja por enfermedad relacionada con el dolor lumbar y pélvico en dos estudios (1062 mujeres).

Sin embargo, otros dos estudios (374 mujeres) encontraron que el ejercicio grupal más la información no era mejor que la atención prenatal habitual para prevenir el dolor pélvico o lumbar.

Hubo varios estudios individuales que probaron una variedad de tratamientos. Los hallazgos sugieren que la terapia craneosacral, la terapia osteomanipulativa o una intervención multimodal (terapia manual, ejercicio y educación) pueden ser beneficiosas.

Cuando se informaron, no hubo efectos secundarios duraderos en ninguno de los estudios.

Calidad de la evidencia y conclusiones

Hay evidencia de baja calidad que sugiere que el ejercicio mejora el dolor y la discapacidad de las mujeres con dolor lumbar, y evidencia de calidad moderada que indica que el ejercicio da lugar a menos bajas por enfermedad y a menos mujeres que informan dolor en aquellas que padecen tanto dolor lumbar como pélvico. La calidad de la evidencia se debe a problemas en el diseño de los estudios, al reducido número de mujeres y a la variedad de los resultados. Como resultado, se cree que es muy probable que los estudios futuros cambien nuestras conclusiones. Simplemente no hay suficiente evidencia de buena calidad para tomar decisiones confiables sobre los tratamientos para estas quejas.

Conclusiones de los autores: 

Existe evidencia de baja calidad de que el ejercicio (cualquier ejercicio en tierra o en agua) puede reducir el dolor lumbar relacionado con el embarazo y evidencia de calidad moderada a baja que sugieren que cualquier ejercicio mejora la discapacidad funcional y reduce la baja por enfermedad más que la atención prenatal habitual. La evidencia obtenida en estudios individuales indica que la acupuntura o la terapia craneosacral mejoran el dolor pélvico relacionado con el embarazo, y la terapia osteomanipulativa o una intervención multimodal (terapia manual, ejercicio y educación) también pueden ser beneficiosas.

La heterogeneidad clínica impidió el agrupamiento de los resultados en muchos de los casos. La heterogeneidad estadística fue sustancial en todos los metanálisis, excepto en tres, que no mejoraron tras los análisis de sensibilidad. No es posible descartar el sesgo de publicación ni el de informe selectivo.

Es muy probable que la evidencia adicional tenga una repercusión importante sobre la confianza en la estimación del efecto y que cambie la estimación. La introducción de un sistema de clasificación convenido que pudiera utilizarse para categorizar a las embarazadas según los síntomas que presenten, de modo que el tratamiento pueda adaptarse en consecuencia, beneficiaría a los futuros estudios.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Más de dos tercios de las mujeres embarazadas experimentan dolor lumbar y casi una quinta parte experimenta dolor pélvico. Las dos afecciones pueden presentarse por separado o juntas (dolor lumbar y pélvico) y suelen aumentar con el avance del embarazo, interfiriendo con el trabajo, las actividades diarias y el sueño.

Objetivos: 

Actualizar las pruebas que evalúan los efectos de cualquier intervención utilizada para prevenir y tratar el dolor lumbar, el dolor pélvico o ambos durante el embarazo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en los Registros de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth) (hasta el 19 de enero de 2015) y del Grupo Cochrane de la Espalda (Cochrane Back Review Group) (hasta el 19 de enero de 2015), se identificaron estudios y revisiones relevantes y se comprobaron sus listas de referencias.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) de cualquier tratamiento, o combinación de tratamientos, para prevenir o reducir la incidencia o la gravedad del dolor lumbar, el dolor pélvico o ambos, la discapacidad funcional relacionada, la baja por enfermedad y los efectos adversos durante el embarazo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los ensayos para la inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud.

Resultados principales: 

Incluimos 34 ECA que examinaron a 5121 mujeres embarazadas de 16 a 45 años y, cuando se informó, de 12 a 38 semanas de gestación. Quince ECA examinaron a mujeres con dolor lumbar (participantes = 1847); seis examinaron el dolor pélvico (participantes = 889); y 13 examinaron a mujeres con dolor lumbar y pélvico (participantes = 2385). Dos estudios investigaron también la prevención del dolor lumbar y cuatro, la prevención del dolor lumbar y pélvico. Los diagnósticos variaron desde los síntomas autoinformados hasta la interpretación de los médicos de pruebas específicas. Todas las intervenciones se añadieron a la atención prenatal habitual y, a menos que se indique lo contrario, se compararon con la atención prenatal habitual sola. La calidad de la evidencia varió de moderada a muy baja, ,lo cual hizo surgir dudas sobre la fiabilidad de las estimaciones del efecto.

Para el dolor lumbar

Los resultados de los metanálisis proporcionaron evidencia de baja calidad (limitaciones del diseño de los estudios, inconsistencia) de que cualquier ejercicio realizado en tierra redujo significativamente el dolor (diferencia de medias estandarizada (DME) -0,64; intervalo de confianza (IC) del 95%: -1,03 a -0,25; participantes = 645; estudios = siete) y la discapacidad funcional (DME -0,56; IC del 95%: -0,89 a -0,23; participantes = 146; estudios = dos). La evidencia de baja calidad (limitaciones del diseño del estudio, imprecisión) tampoco indica diferencias significativas en el número de mujeres que informaron dolor lumbar entre el ejercicio grupal, sumado a la información sobre el tratamiento del dolor, y la atención prenatal habitual (cociente de riesgos (CR) 0,97; IC del 95%: 0,80 a 1,17; participantes = 374; estudios = 2).

Para el dolor pélvico

Los resultados de un metanálisis proporcionaron evidencia de baja calidad (limitaciones del diseño del estudio, imprecisión) de ninguna diferencia significativa en el número de mujeres que informaron pélvico entre el ejercicio grupal, sumado a la información sobre el tratamiento del dolor, y la atención prenatal habitual (CR 0,97; IC del 95%: 0,77 a 1,23; participantes = 374; estudios = 2).

Para el dolor lumbar y pélvico

Los resultados de los metanálisis proporcionaron evidencia de calidad moderada (limitaciones del diseño del estudio) de que: un programa de ejercicios de ocho a 12 semanas de duración redujo el número de mujeres que informaron dolor lumbar y pélvico (CR 0,66; IC del 95%: 0,45 a 0,97; participantes = 1176; estudios = cuatro); el ejercicio en tierra, en una variedad de formatos, redujo significativamente la baja por enfermedad relacionada con el dolor lumbar y pélvico (CR 0,76; IC del 95%: 0,62 a 0,94; participantes = 1062; estudios = dos).

Los resultados de varios estudios individuales, que incorporaban diversas otras intervenciones, no pudieron ser agrupados debido a la heterogeneidad clínica. Hubo evidencia de calidad moderada (limitaciones del diseño de los estudioso imprecisión) de estudios individuales que sugirió que la terapia osteomanipulativa redujo significativamente el dolor lumbar y la discapacidad funcional, y que la acupuntura o la terapia craneosacral mejoraron el dolor pélvico más que la atención prenatal habitual. La evidencia de los estudios individuales eran en gran medida de baja calidad (limitaciones del diseño del estudio, imprecisión) e indicaban que el dolor y la discapacidad funcional, pero no la baja por enfermedad, se reducían significativamente tras una intervención multimodal (terapia manual, ejercicio y educación) para el dolor lumbar y pélvico.

Cuando se informaron, los efectos adversos fueron leves o transitorios.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save