Progestágenos cíclicos para el sangrado menstrual grave

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Progestágenos cíclicos para el sangrado menstrual grave

Los progestágenos pueden ofrecer cierta ayuda para la reducción del sangrado menstrual grave, pero no son más efectivos que otros tratamientos como el danazol y el ácido tranexámico. El sangrado menstrual grave (SMG) o menorragia aparece cuando una mujer pierde 80 ml o más de sangre por ciclo menstrual (período). Muchas mujeres con SMG no muestran una causa física, por lo que ofrecerles una solución no quirúrgica es una alternativa atractiva. Los progestágenos se toman por vía oral durante los días 15 ó 16 hasta el día 26 del ciclo menstrual (tratamiento de corta duración) o desde día cinco al día 26 (tratamiento prolongado). La revisión de los ensayos encontró que los progestágenos reducen significativamente las pérdidas sanguíneas menstruales pero son menos efectivos que el danazol, el ácido tranexámico y el sistema intrauterino liberador de progesterona (SIU).

Conclusiones de los autores: 

Los progestágenos administrados desde los días 15 ó 19 hasta el día 26 del ciclo no ofrecen ventajas sobre otros tratamientos farmacológicos como el danazol, el ácido tranexámico, los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE) y el SIU para el tratamiento de la menorragia en las mujeres con ciclos ovulatorios. El tratamiento con progestágenos durante 21 días del ciclo provoca una reducción significativa de las pérdidas sanguíneas menstruales, aunque las mujeres encuentran el tratamiento menos aceptable que el levonorgestrel intrauterino. Este régimen de progestágenos puede tener un papel en el tratamiento a corto plazo de la menorragia.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El sangrado menstrual excesivamente grave (SMG) o menorragia es una causa importante de daño en la salud de la mujer. El 80% de las mujeres tratadas por SMG no tienen una afección anatómica, por lo que el tratamiento farmacológico, que evitaría una cirugía posiblemente innecesaria, es una alternativa atractiva. De la gran variedad de fármacos utilizados para reducir el sangrado menstrual grave, los progestágenos orales son los que se indican con más frecuencia. Esta revisión evalúa la efectividad de dos regímenes diferentes de progestágenos orales para reducir el SMG ovulatorio.

Objetivos: 

El objetivo primario de esta revisión fue investigar la efectividad del tratamiento con progestágenos orales tomados durante la fase luteínica o durante períodos más largos de 21 días para lograr la reducción de las pérdidas sanguíneas menstruales en mujeres en edad reproductiva con sangrado menstrual grave (SMG).

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos Menstruales y Subfertilidad (Cochrane Menstrual Disorders and Subfertility Group) (búsqueda abril 2007), MEDLINE (1966 hasta abril 2007) y en EMBASE (1985 hasta abril 2007). También se intentaron identificar ensayos clínicos a partir de las listas de citación de los artículos revisados. En la mayoría de los casos, se contactó con el primer autor de cada ensayo incluido.

Criterios de selección: 

Los criterios de inclusión fueron las comparaciones aleatorias de tratamiento con progestágeno oral versus placebo u otros tratamientos farmacológicos, en mujeres en edad reproductiva con períodos regulares con sangrado grave medidos de manera objetiva o subjetiva y sin causas patológicas o iatrogénicas que expliquen las pérdidas sanguíneas menstruales graves.

Obtención y análisis de los datos: 

Se identificaron siete ensayos controlados aleatorios (ECA) que cumplieron los criterios de inclusión. Los autores de la revisión extrajeron los datos de forma independiente. Se realizó la estimación de los odds ratio para los resultados dicotómicos y de las diferencias de medias ponderadas para los resultados continuos.

Resultados principales

No se identificó ningún ECA que comparara el tratamiento con progestágenos con placebo. Las comparaciones entre los progestágenos orales y otros tratamientos farmacológicos se evaluaron por separado según el régimen de dosis.

El tratamiento con progestágenos durante la fase luteínica fue significativamente menos efectivo para reducir las pérdidas sanguíneas menstruales cuando se comparó con el ácido tranexámico, el danazol y el sistema intrauterino (SIU) liberador de progesterona. La duración de la menstruación fue significativamente mayor con el SIU liberador de progesterona cuando se comparó con el tratamiento con progestágenos orales, pero significativamente menor con el tratamiento con danazol. Los eventos adversos fueron significativamente más probables con el danazol cuando se comparó con el tratamiento con progestágenos. El tratamiento con progestágenos administrado desde el día cinco hasta el día 26 del ciclo menstrual fue significativamente menos efectivo para reducir las pérdidas sanguíneas menstruales que el SIU. Una proporción significativamente mayor de las pacientes tratadas con noretisterona (NET) que tomaron progestágenos encontró su tratamiento inaceptable, comparadas con las pacientes con SIU. Sin embargo, los eventos adversos de tensión mamaria y sangrado intermenstrual fueron menos probables en las mujeres con SIU.

Conclusiones de los autores

Los progestágenos administrados desde los días 15 ó 19 hasta el día 26 del ciclo no ofrecen ventajas sobre otros tratamientos farmacológicos como el danazol, el ácido tranexámico, los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE) y el SIU para el tratamiento de la menorragia en las mujeres con ciclos ovulatorios. El tratamiento con progestágenos durante 21 días del ciclo provoca una reducción significativa de las pérdidas sanguíneas menstruales, aunque las mujeres encuentran el tratamiento menos aceptable que el levonorgestrel intrauterino. Este régimen de progestágenos puede tener un papel en el tratamiento a corto plazo de la menorragia.

Esta revisión debería citarse como:Lethaby A, Irvine G, Cameron ILa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

No se identificó ningún ECA que comparara el tratamiento con progestágenos con placebo. Las comparaciones entre los progestágenos orales y otros tratamientos farmacológicos se evaluaron por separado según el régimen de dosis.

El tratamiento con progestágenos durante la fase luteínica fue significativamente menos efectivo para reducir las pérdidas sanguíneas menstruales cuando se comparó con el ácido tranexámico, el danazol y el sistema intrauterino (SIU) liberador de progesterona. La duración de la menstruación fue significativamente mayor con el SIU liberador de progesterona cuando se comparó con el tratamiento con progestágenos orales, pero significativamente menor con el tratamiento con danazol. Los eventos adversos fueron significativamente más probables con el danazol cuando se comparó con el tratamiento con progestágenos. El tratamiento con progestágenos administrado desde el día cinco hasta el día 26 del ciclo menstrual fue significativamente menos efectivo para reducir las pérdidas sanguíneas menstruales que el SIU. Una proporción significativamente mayor de las pacientes tratadas con noretisterona (NET) que tomaron progestágenos encontró su tratamiento inaceptable, comparadas con las pacientes con SIU. Sin embargo, los eventos adversos de tensión mamaria y sangrado intermenstrual fueron menos probables en las mujeres con SIU.

Share/Save