Pentoxifilina, propentofilina y pentifilina para el accidente cerebrovascular isquémico agudo

Las metilxantinas pueden aumentar el tamaño de los vasos sanguíneos cerebrales, pero no tienen efectos beneficiosos aparentes en el tratamiento temprano de los accidentes cerebrovasculares causados por coágulos sanguíneos. La mayoría de los accidentes cerebrovasculares son causados por un coágulo de sangre que reduce el flujo sanguíneo en la parte afectada del cerebro. Sin un suministro de sangre adecuado el cerebro sufre rápidamente daño, que puede ser permanentes. Los fármacos que pueden mejorar el flujo sanguíneo cerebral pueden reducir el daño y mejorar el resultado después del accidente cerebrovascular. Las metilxantinas pueden alterar el flujo sanguíneo cerebral, pero no se conoce si mejoran la recuperación del paciente. Se encontraron cinco ensayos pequeños que no muestran efectos beneficiosos claros. En la actualidad no es posible recomendar el uso de metilxantinas en el accidente cerebrovascular agudo.

Conclusiones de los autores: 

No hay evidencia suficiente para evaluar la efectividad y seguridad de las metilxantinas después de un accidente cerebrovascular isquémico agudo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los derivados de la metilxantina son vasodilatadores. También inhiben la agregación plaquetaria y la síntesis de tromboxano A2, disminuyen la liberación de radicales libres y es posible que tengan un efecto neuroprotector. Esta revisión cubre un área en la que no se está realizando una investigación activa. Se actualizará cuando se disponga de información relevante, p.ej. cuando termine un estudio apropiado.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue evaluar el efecto de las metilxantinas orales o intravenosas (pentoxifilina, propentofilina o pentifilina) en pacientes con accidente cerebrovascular isquémico agudo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Accidentes Cerebrovasculares (Cochrane Stroke Group Trials Register) (última búsqueda noviembre de 2003). Para la primera versión también se realizaron búsquedas en EMBASE (1980 a 1999), MEDLINE (1966 a 1999), Science Citation Index (1981 a 1999) y en el Ottawa Stroke Trials Registry. También se estableció contacto con los fabricantes de metilxantinas y con los investigadores principales de los ensayos identificados.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorizados que comparan la pentoxifilina, propentofilina o pentifilina con un placebo o un control en pacientes con sospecha o diagnóstico confirmado de accidente cerebrovascular isquémico agudo. Se incluyeron los ensayos en los que el tratamiento empezaba en la primera semana luego del inicio del accidente cerebrovascular.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión aplicaron los criterios de inclusión de forma independiente. Se evaluó la calidad de los ensayos.

Resultados principales: 

Se incluyeron cinco ensayos. Cuatro ensayos evaluaron la pentoxifilina en 763 personas, y uno evaluó la propentofilina en 30 personas. No se encontró ningún ensayo de pentifilina. Las probabilidades de muerte temprana (dentro de las cuatro semanas) no se redujeron significativamente en los pacientes que recibieron una metilxantina en comparación con los que recibieron placebo (odds ratio [OR] 0,64; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,41 a 1,02). Esta tendencia no significativa hacia un menor número de muertes se debió principalmente a un ensayo de pentoxifilina que encontró una reducción sumamente significativa en las muertes tempranas. Dos ensayos informaron sobre la muerte temprana o la discapacidad y encontraron una reducción no significativa (odds ratio 0,49; IC del 95%: 0,20 a 1,20). No hubo diferencias significativas en la muerte tardía (más allá de las cuatro semanas), como se informó en el ensayo de propentofilina con 30 pacientes, aunque el intervalo de confianza fue amplio (OR 0,70; IC del 95%: 0,13 a 3,68). Los datos sobre alteraciones y deterioro neurológicos no estaban en un formato adecuado para el análisis. No se informaron datos sobre la calidad de vida, la recurrencia del accidente cerebrovascular, tromboembolismo y hemorragias.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save