¿Las tecnologías digitales de rastreo de contactos son eficaces durante los brotes de enfermedades infecciosas?

¿Por qué es importante esta pregunta?

La pandemia mundial de covid-19 pone de relieve la importancia del rastreo de los contactos con precisión y a tiempo. El rastreo de contactos informa a las personas que pueden haber estado cerca de alguien con una enfermedad infecciosa (o que muestra síntomas de esta), lo que les permite autoaislarse y ayuda a detener la propagación de la infección. Tradicionalmente, el rastreo de contactos comienza con la notificación de que alguien presenta una enfermedad infecciosa. Se le pide que recuerde sus contactos, remontándose dos o tres días antes de la aparición de los síntomas. Esto lleva mucho tiempo y no siempre da una imagen completa, por lo que los recursos digitales podrían ayudar a los rastreadores de contactos.

El rastreo digital de los contactos utiliza tecnología para rastrear y localizar a los contactos. Las personas se descargan una aplicación en sus teléfonos y registran información acerca de la localización y los síntomas, o bien sus dispositivos pueden utilizar tecnología de localización, como el Bluetooth o el GPS (sistema de posicionamiento global). Si el usuario está infectado, la aplicación identifica a los contactos cercanos y las infecciones secundarias (personas a las que se ha transmitido la enfermedad), e informa a las personas que han estado cerca. Esta tecnología identifica el lugar de transmisión de la infección y su duración (el contexto).

Sin embargo, pueden surgir problemas cuando el acceso a la tecnología es limitado, en entornos de bajos ingresos o en el caso de personas de edad avanzada, por ejemplo. Además, algunas personas lo ven como una invasión de la privacidad y tienen dudas acerca de cómo se usarán sus datos.

Se deseó determinar si el rastreo digital de los contactos, en comparación con el rastreo manual de los contactos, es eficaz para reducir la propagación de la infección, medida según las infecciones secundarias, la identificación de los contactos cercanos, el rastreo de un conjunto completo de contactos y la identificación del contexto de infección.

¿Qué se hizo?

Se buscaron en bases de datos médicas estudios que evaluaran el rastreo digital de contactos. Se prefirieron los estudios realizados durante los brotes de enfermedades infecciosas, que evaluaron a personas reales en tiempo real, pero se incluyeron estudios realizados en cualquier escenario y con cualquier diseño.

Para responder rápidamente a la pregunta de la revisión, se acortaron algunos pasos del proceso de revisión Cochrane; sin embargo, se tiene confianza en las conclusiones.

Datos encontrados

Se encontraron 12 estudios relevantes. Seis evaluaron la efectividad del rastreo digital de contactos en grupos específicos (cohortes) de personas: tres durante un brote (virus del Ébola en Sierra Leona, tuberculosis en Botswana y tos ferina [pertussis] en los Estados Unidos); y tres reprodujeron un brote en escuelas para evaluar los sistemas de identificación de contactos cercanos de los participantes. Los seis restantes fueron estudios de modelización, que simularon el rastreo digital de contactos.

Resultados principales

El rastreo digital de contactos con autoaislamiento probablemente reduce el número de infecciones secundarias, pero no tanto como el rastreo manual de contactos con autoaislamiento (dos estudios de modelización).

El rastreo digital de contactos encontró más contactos cercanos en dos brotes que el manual (dos estudios en EE.UU. y Sierra Leona). Los dispositivos en contextos en los que no existen brotes pueden identificar más contactos cercanos que las encuestas o los diarios autoinformados.

Una aplicación puede reducir el tiempo necesario para completar un conjunto de contactos cercanos (un estudio). Los sistemas digitales mostraron ser más rápidos que los de papel para registrar nuevos contactos y monitorizar los contactos conocidos, y posiblemente menos propensos a la pérdida de datos.

Los problemas con el acceso al sistema (dos estudios) incluyeron la cobertura desigual de la red, la falta de datos, los problemas técnicos y mayores necesidades de formación del personal. Los gastos personales de los rastreadores de contactos aumentaron (un estudio) debido a los desplazamientos y a la recarga de las baterías del teléfono. Todos los dispositivos parecieron proteger a los usuarios diagnosticados de los contactos, los fisgones y las autoridades, pero los usuarios de una aplicación eran miembros de organismos de salud pública. En los estudios se registraron equipos informáticos robados (teléfonos móviles de segunda mano); se informó que los formularios en papel se "perdían a menudo" y que los datos digitales estaban protegidos por una contraseña (dos estudios) y cifrados (un estudio).

No se encontró evidencia sobre la información contextual ni la aceptabilidad.

¿Qué significa esto?

Es poco probable que las tecnologías digitales sean el único método de rastreo de contactos durante un brote; probablemente se utilizarían junto con los métodos manuales. Desafortunadamente, la tecnología no se ha demostrado de forma amplia en escenarios de epidemias en la vida real y ninguno de los estudios incluidos evaluó el rastreo digital de contactos más el rastreo manual de contactos con el rastreo digital de contactos solo. Los estudios incluidos evaluaron diferentes tecnologías y utilizaron métodos diferentes entre sí, por lo que no hay confianza en la evidencia.

Los gobiernos que apliquen el rastreo digital de contactos deben velar por que las poblaciones en situación de riesgo no se vean desfavorecidas y tener en cuenta las preocupaciones relacionadas con la privacidad.

Esta revisión está actualizada hasta mayo de 2020.

Conclusiones de los autores: 

La efectividad de las soluciones digitales no se ha demostrado de forma amplia, ya que hay muy pocos datos publicados en contextos de brotes en la vida real. Los estudios de modelos proporcionan evidencia de certeza baja de una reducción de los casos secundarios si se utiliza el rastreo digital de los contactos junto con otras medidas de salud pública, como el autoaislamiento. Los estudios de cohortes proporcionan evidencia de certeza muy baja de que rastreo digital de los contactos puede producir recuentos más fiables de los contactos y reducir el tiempo necesario para completar el rastreo de los mismos. Las soluciones digitales pueden tener repercusiones relacionadas con la equidad en las poblaciones en situación de riesgo que tienen un acceso deficiente a Internet y un acceso insuficiente a la tecnología digital.

Se necesitan estudios primarios de investigación más sólidos sobre la efectividad de las tecnologías de rastreo de contactos, incluidos estudios de investigación sobre el uso de soluciones digitales junto con sistemas manuales, ya que es poco probable que las soluciones digitales se utilicen solas en un contexto de la vida real. En futuros estudios se debería considerar el acceso a las soluciones digitales y su aceptabilidad, así como el impacto resultante en la equidad. Los estudios también deberían hacer de la aceptabilidad y el uso una cuestión de investigación principal, ya que las preocupaciones por la privacidad pueden impedir el uso y la efectividad de estas tecnologías.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La reducción de la transmisión del síndrome respiratorio agudo grave por coronavirus 2 (SARS-CoV-2) es una prioridad mundial. El rastreo de contactos identifica a las personas que han estado en contacto recientemente con un individuo infectado, con el fin de aislarlas y reducir la transmisión posterior. La tecnología digital se podría implementar para aumentar y acelerar el rastreo manual de los contactos. Las herramientas digitales para el rastreo de contactos se pueden agrupar en tres áreas: 1) respuesta al brote; 2) rastreo de proximidad; y 3) seguimiento de los síntomas. Se realizó una revisión rápida de la efectividad de las soluciones digitales para el rastreo de contactos durante los brotes de enfermedades infecciosas.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos, los efectos perjudiciales y la aceptabilidad de las soluciones digitales de rastreo de contactos personales para identificar los contactos de un caso positivo identificado de una enfermedad infecciosa.

Métodos de búsqueda: 

Un documentalista buscó en la bibliografía desde el 1 de enero de 2000 hasta el 5 de mayo de 2020 en CENTRAL, MEDLINE y Embase. Además, se revisó el Registro de Estudios Cochrane COVID-19 (Cochrane COVID-19 Study Register).

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA), ECA grupales, ensayos cuasialeatorizados, estudios de cohortes, estudios transversales y estudios de modelización, en poblaciones generales. Se incluyeron preferentemente los estudios de rastreo de contactos durante brotes de enfermedades infecciosas (incluidos covid-19, virus del Ébola, tuberculosis, síndrome respiratorio agudo grave por virus y síndrome respiratorio de Oriente Medio) como evidencia directa, pero se consideraron como evidencia indirecta los estudios comparativos de rastreo de contactos fuera de un brote.

Las soluciones digitales variaron, pero habitualmente incluyeron aplicaciones informáticas (o firmware) para que los usuarios las instalaran en sus dispositivos o para que se cargaran en los dispositivos proporcionados por los gobiernos o por terceros. Las medidas de control incluyeron el rastreo tradicional o manual de los contactos, encuestas o diarios autoinformados, entrevistas, otros métodos estándar para determinar los contactos cercanos y otras tecnologías en comparación con soluciones digitales (p.ej., historias clínicas electrónicas).

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión examinaron de forma independiente las entradas y todas las publicaciones de texto completo potencialmente relevantes. Un autor de la revisión extrajo los datos del 50% de los estudios incluidos, otro extrajo los datos del 50% restante; el segundo autor de la revisión verificó todos los datos extraídos. Un autor de la revisión evaluó la calidad de los estudios incluidos y un segundo autor de la revisión verificó las evaluaciones. Los desenlaces fueron la identificación de casos secundarios y contactos cercanos, el tiempo necesario para completar el rastreo de los contactos, los problemas de aceptabilidad y accesibilidad, las preocupaciones relacionadas con la privacidad y la seguridad, y cualquier otro problema ético identificado. Aunque los estudios de modelos permitirán predecir las estimaciones de los efectos de las diferentes soluciones de rastreo de contactos sobre los desenlaces de interés, los estudios de cohortes proporcionan estimaciones medidas empíricamente de los efectos de las diferentes soluciones de rastreo de contactos sobre los desenlaces de interés. Se utilizó GRADE-CERQual para describir la certeza de la evidencia a partir de los datos cualitativos y GRADE para los estudios de modelos y de cohortes.

Resultados principales: 

Se identificaron seis estudios de cohortes que informaron datos cuantitativos y seis estudios de modelos que informaron sobre simulaciones de soluciones digitales para el rastreo de contactos. Dos estudios de cohortes también proporcionaron datos cualitativos. Tres estudios de cohortes analizaron el rastreo de contactos durante un brote, mientras que tres reprodujeron un brote en contextos donde no existían brotes (escuelas). De los seis estudios de modelos, cuatro evaluaron soluciones digitales para el rastreo de contactos en escenarios simulados de covid-19, mientras que dos simularon contactos cercanos en escenarios de brotes no específicos.

Estudios de modelos

Dos estudios de modelos proporcionaron evidencia de certeza baja de una reducción de los casos secundarios con el uso del rastreo digital de los contactos (medido como el número promedio de casos secundarios por caso índice - número reproductivo efectivo [R eff]). Un estudio determinó una reducción del 18% en el R eff con el rastreo digital de los contactos en comparación con el autoaislamiento solamente, y una reducción del 35% con el rastreo manual de los contactos. Otro encontró una reducción en el R eff con el rastreo digital de los contactos en comparación con el autoaislamiento solo (26% de reducción) y una reducción en el R eff con el rastreo manual de contactos en comparación con el autoaislamiento solo (53% de reducción). Sin embargo, la certeza de la evidencia se redujo por las especificaciones poco claras de sus modelos y las suposiciones sobre la efectividad del rastreo manual de los contactos (se supone que del 95% al 100% de los contactos se rastrean), y la proporción de la población que tendría la aplicación (53%).

Estudios de cohortes

Dos estudios de cohortes proporcionaron evidencia de certeza muy baja de un efecto beneficioso del rastreo digital sobre el rastreo manual de los contactos. Durante un brote del virus del Ébola, los rastreadores de contactos que utilizaron una aplicación encontraron, en promedio, el doble de contactos cercanos por caso, que los que utilizaron formularios de papel. De manera similar, tras un brote de tos ferina en un hospital de los Estados Unidos, los investigadores determinaron que la identificación por radiofrecuencia identificó a 45 contactos cercanos, pero las búsquedas en las historias clínicas electrónicas encontraron 13. La certeza de la evidencia se redujo por la preocupación acerca de la imprecisión y el alto riesgo de sesgo debido a la incapacidad de los diseños de los estudios de rastreo de contactos de identificar el verdadero número de contactos cercanos.

Un estudio de cohortes proporcionó evidencia de certeza muy baja de que una aplicación podría reducir el tiempo necesario para completar un conjunto de contactos cercanos. La certeza de la evidencia de este desenlace se vio afectada por la imprecisión y el alto riesgo de sesgo. Los equipos de rastreo de contactos informaron de que los sistemas de introducción y gestión de datos digitales eran más rápidos de utilizar que los sistemas en papel y posiblemente menos propensos a la pérdida de datos.

En dos estudios realizados en países de ingresos bajos o medios, se informó de que los equipos de rastreo de contactos consideraron que los sistemas digitales eran más sencillos de utilizar y, en general, los preferían a los sistemas en papel; ahorraban tiempo del personal, mejoraban la exactitud con grandes conjuntos de datos y eran más fáciles de transportar en comparación con los formularios en papel. Sin embargo, el personal se enfrentó a mayores costos y problemas de acceso a Internet con los sistemas digitales en comparación con los sistemas en papel.

Los dispositivos de los estudios de cohortes parecieron preservar la privacidad de los contactos en relación con los usuarios expuestos o diagnosticados. Sin embargo, existían riesgos de violación de la privacidad por parte de fisgones si se producían ciberataques, especialmente en el caso de los dispositivos portátiles.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save