¿Controla la cuarentena sola o en combinación con otras medidas de salud pública el coronavirus (COVID-19)?

Antecedentes

La enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) la causa un nuevo virus que se ha extendido rápidamente por todo el mundo. COVID-19 se propaga fácilmente entre las personas que tienen contacto cercano, o a través de la tos y los estornudos. La mayoría de los pacientes infectados presentan síntomas leves similares a los de la gripe, pero algunos se enferman gravemente e incluso mueren.

No existe un tratamiento o una vacuna efectiva (un fármaco que impida que las personas contraigan una enfermedad específica) para el COVID-19, por lo que se necesitan otras formas de ralentizar (controlar) su propagación. Una de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para controlar la enfermedad es la cuarentena. Esto significa separar a todas las personas sanas por si acaso tienen el virus y pueden propagarlo. Otras recomendaciones similares incluyen el aislamiento (como la cuarentena, pero para los pacientes con síntomas de COVID-19) y el distanciamiento social (donde las personas sin síntomas mantienen una distancia física).

¿Qué se quería averiguar?

Se quería saber si y cómo la cuarentena impide la propagación del COVID-19 y previene la muerte. Se quería determinar si es más efectiva cuando se combina con otras medidas, como el cierre de escuelas. También se deseaba conocer el coste.

Características de los estudios

El COVID-19 se propaga rápidamente, por lo que se necesitaba responder a esta pregunta lo más rápido posible. Por esta razón se acortó el proceso normal que sigue una revisión Cochrane. No obstante, se confía en que estos cambios no afecten a las conclusiones generales.

Se buscaron estudios que evaluaran el efecto de cualquier tipo de cuarentena y en cualquier lugar, sobre la propagación y la gravedad del COVID-19. También se buscaron estudios que evaluaran la cuarentena junto con otras medidas, como el aislamiento, el distanciamiento social, el cierre de escuelas y la higiene de las manos. El COVID-19 es una enfermedad nueva, así que, para identificar la mayor cantidad de evidencia posible, también se buscaron estudios sobre virus similares, como el SARS (síndrome respiratorio agudo grave) y el MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio).

Los estudios midieron el número de casos de COVID-19, SARS o MERS, la cantidad de personas infectadas, la rapidez de propagación del virus, el número de pacientes que murieron y los costes de la cuarentena.

Resultados clave

Se incluyeron 29 estudios. Diez estudios se centraron en el COVID-19, 15 en el SARS, dos en el SARS y otros virus, y dos en el MERS. La mayoría de los estudios combinaron los datos existentes para crear un modelo (una simulación) para predecir cómo podrían ocurrir los eventos a lo largo del tiempo, para personas en diferentes situaciones (llamados estudios de modelización). Los estudios de COVID-19 simularon brotes en China, Reino Unido, Corea del Sur y en el crucero Diamond Princess. Cuatro estudios analizaron el efecto de la cuarentena en 178 122 personas involucradas en los brotes de SARS y MERS (llamados estudios de "cohortes"). Los estudios restantes modelaron los brotes de SARS y MERS.

En todos los estudios de modelización se comprobó que las medidas de cuarentena simuladas reducen el número de personas con la enfermedad y el número de muertes. Con la cuarentena, las estimaciones mostraron una reducción mínima del número de personas con la enfermedad del 44% y una reducción máxima del 81%. De forma similar, con la cuarentena, las estimaciones del número de muertes mostraron una reducción mínima del 31% y una reducción máxima del 63%. La combinación de la cuarentena con otras medidas, como el cierre de escuelas o el distanciamiento social, es más eficaz para reducir la propagación del COVID-19 que la cuarentena sola. Los estudios del SARS y el MERS coincidieron con los estudios sobre COVID-19.

Dos estudios de modelización del SARS evaluaron los costes. Se observó que los costes fueron menores cuando las medidas de cuarentena comenzaron antes.

No se puede tener completa certeza sobre la evidencia identificada por varias razones. Los estudios de COVID-19 basaron sus modelos en datos limitados y se asumieron diferentes aspectos sobre el virus (p.ej., la rapidez con la que se propagaría). Los otros estudios investigaron el SARS y el MERS, por lo que no se podía asumir que los resultados fueran los mismos en el caso del COVID-19.

Conclusión

A pesar de la evidencia limitada, todos los estudios determinaron que la cuarentena era importante para reducir el número de personas infectadas y de muertes. Los resultados mostraron que la cuarentena fue más efectiva y costó menos cuando se inició antes. La combinación de la cuarentena con otras medidas de prevención y control tuvo un efecto mayor que la cuarentena sola.

Esta revisión incluye evidencia publicada hasta el 12 de marzo de 2020.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia actual del COVID-19 se limita a estudios de modelización que hacen suposiciones de parámetros basadas en el conocimiento actual y fragmentado. Los resultados indican de forma consistente que la cuarentena es importante para reducir la incidencia y la mortalidad durante la pandemia de COVID-19. La aplicación temprana de la cuarentena y la combinación de la cuarentena con otras medidas de salud pública es importante para garantizar la efectividad. Con el fin de mantener el mejor equilibrio posible de las medidas, los responsable de tomar decisiones deben monitorizar constantemente la situación del brote y los efectos de las medidas aplicadas. La realización de pruebas en muestras representativas en diferentes ámbitos podría ayudar a evaluar la verdadera prevalencia de la infección y reduciría la incertidumbre de las hipótesis de modelización.

Esta revisión fue encargada por la OMS y contó con el apoyo de la Universidad del Danubio-Krems.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) es una enfermedad de aparición rápida que ha sido clasificada como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para apoyar a la OMS con sus recomendaciones sobre la cuarentena, se realizó una revisión rápida de la efectividad de la cuarentena durante los brotes graves de coronavirus.

Objetivos: 

Se llevó a cabo una revisión rápida para evaluar los efectos de la cuarentena (sola o en combinación con otras medidas) en personas que tuvieron contacto con casos confirmados de COVID-19, que viajaron desde países con un brote declarado o que viven en regiones con alta transmisión de la enfermedad.

Métodos de búsqueda: 

Un especialista en información realizó una búsqueda en PubMed, Ovid MEDLINE, WHO Global Index Medicus, Embase y CINAHL el 12 de febrero de 2020 y actualizó la búsqueda el 12 de marzo de 2020. La OMS proporcionó los registros de las búsquedas diarias en las bases de datos chinas hasta el 16 de marzo de 2020.

Criterios de selección: 

Estudios de cohortes, estudios de casos y controles, series de casos, series de tiempo, series de tiempo interrumpido y estudios de modelización matemática que evaluaron el efecto de cualquier tipo de cuarentena para controlar el COVID-19. También se incluyeron estudios sobre el SARS (síndrome respiratorio agudo grave) y el MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio) como evidencia indirecta para el brote de coronavirus actual.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, revisaron el 30% de los registros; un solo autor de la revisión revisó el 70% restante. Dos autores de la revisión examinaron todos los estudios potencialmente relevantes y extrajeron los datos de forma independiente. Un autor de la revisión extrajo los datos y evaluó la calidad de la evidencia con GRADE y un segundo autor de la revisión verificó la evaluación. Se calificó la certeza de la evidencia para los cuatro resultados primarios: incidencia, transmisión posterior, mortalidad y uso de recursos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 29 estudios; diez estudios de modelización sobre COVID-19, cuatro estudios observacionales y 15 estudios de modelización sobre SARS y MERS. Debido a los diversos métodos de medición y análisis de los resultados de interés no fue posible realizar un metanálisis y se redactó una síntesis narrativa. Debido al tipo de evidencia identificada para esta revisión, la certeza de la evidencia se consideró baja a muy baja según GRADE.

Los estudios de modelización informaron de forma uniforme un efecto beneficioso de las medidas de cuarentena simuladas. Por ejemplo, la cuarentena de las personas expuestas a casos confirmados o sospechosos evitó entre el 44% y el 81% de los casos incidentes y entre el 31% y el 63% de las muertes, en comparación con ninguna medida, según diferentes escenarios (casos incidentes: cuatro estudios de modelización sobre COVID-19, SARS; mortalidad: dos estudios de modelización sobre COVID-19, SARS, evidencia de certeza baja). Evidencia de certeza muy baja indica que cuanto antes se apliquen las medidas de cuarentena, mayor será el ahorro de costes (dos estudios de modelización sobre el SARS). Evidencia de certeza muy baja indicó que el efecto de la cuarentena de los viajeros procedentes de un país con un brote declarado sobre la reducción de la incidencia y las muertes fue pequeño (dos estudios de modelización sobre el SARS). Cuando los modelos combinaron la cuarentena con otras medidas de prevención y control, incluidos los cierres de escuelas, las restricciones de viajes y el distanciamiento social, los modelos demostraron un mayor efecto en la reducción de nuevos casos, transmisiones y muertes que las medidas individuales solas (casos incidentes: cuatro estudios de modelización sobre COVID-19; transmisión posterior: dos estudios de modelización sobre COVID-19, mortalidad: dos estudios de modelización sobre COVID-19, evidencia de certeza baja). Los estudios sobre el SARS y MERS fueron consistentes con los hallazgos de los estudios sobre COVID-19.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save