¿Cuál es el mejor modo de utilizar la terapia de reemplazo de nicotina para dejar de fumar?

Antecedentes

La terapia de reemplazo de nicotina (TRN) es una medicación que está disponible en forma de parches para la piel, chicle, sprays nasales y orales, inhaladores, tabletas y comprimidos que administran nicotina al cerebro. El objetivo de la TRN es reemplazar la nicotina que las personas que fuman por lo general obtienen de los cigarrillos, de manera que el deseo de fumar se reduce y pueden dejar de fumar completamente. Se sabe que la TRN mejora las posibilidades de la persona de dejar de fumar, y que las personas la utilizan para abandonar el hábito. Esta revisión considera las diferentes formas de utilizar la TRN para dejar de fumar, y cuál de las mismas funciona mejor para dejar de fumar durante seis meses o más.

Características de los estudios

Esta revisión incluye 63 ensayos con 41 509 participantes. Todos los estudios se realizaron en personas que querían dejar de fumar y la mayoría en adultos. Las personas que se inscribieron en los estudios por lo general fumaban al menos 15 cigarrillos por día al comienzo de los estudios. Los estudios duraron al menos seis meses.La evidencia está actualizada hasta abril de 2018.

Resultados clave

El uso del parche de nicotina y otro tipo de TRN (como chicle o tableta) juntos dio lugar a un 15% a 36% más probabilidades de que una persona deje de fumar con éxito que con el uso de un tipo de TRN solo. Las personas también tuvieron más probabilidades de dejar de fumar con éxito cuando utilizaron parches de nicotina de dosis mayor (que contienen 25 mg [utilizados durante más de 16 horas] o 21 mg [utilizados durante más de 24 horas] de nicotina en comparación con 15 mg [utilizados durante más de 16 horas] o 14 mg de nicotina [utilizados durante más de 24 horas]) o el chicle de nicotina de dosis mayor (que contiene 4 mg de nicotina en comparación con 2 mg de nicotina). El uso de la TRN antes del día en que se abandona el hábito, así como después, puede ayudar a más personas a dejar el hábito que sólo utilizarla después, aunque se necesita más evidencia para fortalecer esta conclusión. Sin embargo, las personas que fuman tienen las mismas posibilidades de dejar el hábito con éxito si usan un parche de nicotina para dejar el hábito u otro tipo de TRN, como chicle, tabletas o spray nasal.

También se consideró por cuánto tiempo debe usarse la TRN, si la TRN debe usarse según un régimen o como la persona desea y si más personas dejan de fumar cuando la TRN se proporciona de forma gratuita versus si tienen que pagar por la misma. Sin embargo, se necesita más investigación para responder a estas preguntas.

La mayoría de los estudios no consideró la seguridad. Cuando los estudios consideraron la seguridad, muy pocas personas experimentaron efectos negativos de la TRN. La evidencia de otra revisión muestra que la TRN es una medicación segura.

Calidad de la evidencia

Hay evidencia de certeza alta de que la TRN de combinación funciona mejor que una única forma de TRN, que el chicle de nicotina de dosis mayor funciona mejor que el chicle de dosis inferior y que no hay ninguna diferencia en el efecto entre los diferentes tipos de TRN (como chicle o tableta). Esto significa que es poco probable que la investigación futura cambie las conclusiones. Lo anterior se debe a que la evidencia se basa en una gran cantidad de participantes, y los estudios se realizaron de forma adecuada. Sin embargo, la calidad de la evidencia fue moderada, baja o muy baja para todas las otras preguntas que se consideraron. Lo anterior significa que los resultados pueden cambiar cuando se realice investigación más nueva. En la mayoría de los casos este hecho se debe a que no hubo estudios suficientes, hubo problemas con el diseño de los estudios que existen y dichos estudios fueron demasiado pequeños. Toda la evidencia que consideraba la seguridad de la administración de la TRN se calificó de diferentes maneras como de calidad baja o muy baja, debido a que muchos estudios no informaron la seguridad.

Conclusiones de los autores: 

Hay evidencia de certeza alta de que la administración de la TRN de combinación versus TRN de forma única y de chicle de nicotina de 4 mg versus 2 mg puede aumentar las posibilidades de dejar de fumar con éxito. Para las comparaciones de la dosis del parche, la evidencia fue de certeza moderada, debido a la imprecisión. Los parches de 21mg dieron lugar a tasas de abandono mayores que los parches de 14 mg (24 horas), y el uso de parches de 25 mg dio lugar a tasas de abandono mayores que el uso de parches de 15 mg (16 horas), aunque en el último caso el IC incluyó uno. No hubo evidencia clara de la superioridad para los parches de 42/44 mg sobre los de 21/22 mg (24 horas). El uso de una forma de acción rápida de la TRN, como chicle o tabletas, dio lugar a tasas de abandono similares a las de los parches de nicotina. Hay evidencia de certeza moderada de que la administración de la TRN antes del abandono puede mejorar las tasas de abandono versus su administración desde el día del abandono solamente; sin embargo, se necesita investigación adicional para asegurar la solidez de este resultado. La evidencia para la seguridad comparativa y la tolerabilidad de diferentes tipos de TRN es de certeza baja y muy baja. Los estudios nuevos deben asegurar que se midan y se informen los EA, los EAG y las pérdidas debido al tratamiento.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La terapia de reemplazo de nicotina (TRN) procura reemplazar la nicotina de los cigarrillos para facilitar la transición del hábito de fumar a la abstinencia. Funciona mediante la reducción de la intensidad del deseo y los síntomas de abstinencia. Aunque hay evidencia clara de que la TRN administrada después del abandono del hábito de fumar es efectiva, no está claro si las dosis mayores, las duraciones más largas del tratamiento, o la administración de la TRN antes del abandono contribuyen a su efectividad.

Objetivos: 

Determinar la efectividad y la seguridad de diferentes formas, administración, dosis, duraciones y regímenes de la TRN, para lograr el abandono del hábito de fumar a largo plazo, comparados entre sí.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Adicción al Tabaco y los registros de ensayos para obtener documentos que mencionaban la TRN en el título, el resumen o las palabras clave. Fecha de la búsqueda más reciente: abril 2018.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios en personas motivadas a abandonar el hábito, que compararan un tipo de TRN con otro. Se excluyeron los ensayos que no evaluaban el abandono como un resultado, con un seguimiento menor que seis meses, y con componentes adicionales de intervención no pareados entre los brazos. Los ensayos que compararon la TRN con el control y los ensayos que compararon la TRN con otras farmacoterapias, están cubiertos en otro sitio.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los métodos Cochrane estándar. La abstinencia del hábito de fumar se midió después de al menos seis meses, mediante la definición más rigurosa disponible. Se extrajeron los datos sobre los eventos adversos (EA) cardíacos, los eventos adversos graves (EAG) y las pérdidas de los estudios debido al tratamiento. Se calculó el cociente de riesgos (CR) y el intervalo de confianza (IC) del 95% para cada resultado para cada estudio, cuando fue posible. Se agruparon los estudios elegibles según el tipo de comparación. Se realizaron los metanálisis cuando fue apropiado, mediante un modelo de efectos fijos de Mantel-Haenszel.

Resultados principales: 

Se identificaron 63 ensayos con 41 509 participantes. La mayoría reclutaron a adultos de la comunidad o de los consultorios de asistencia sanitaria. Las personas incluidas en los estudios habitualmente fumaban al menos 15 cigarrillos por día. Se consideró que 24 de los 63 estudios estaban en alto riesgo de sesgo, aunque la restricción del análisis sólo a los estudios en riesgo bajo o poco claro de sesgo no alteró de manera significativa los resultados, aparte del caso de la comparación de la precarga. Hay evidencia de certeza alta de que la TRN de combinación (forma de acción rápida + parche) da lugar a tasas mayores de abandono a largo plazo que la forma individual (CR 1,25; IC del 95%: 1,15 a 1,36; 14 estudios, 11 356 participantes; I2 = 4%). La evidencia de certeza moderada, limitada por la imprecisión, indica que 42/44 mg presentan la misma efectividad que los parches de 21/22 mg (24 horas) (CR 1,09; IC del 95%: 0,93 a 1,29; cinco estudios, 1655 participantes; I2 = 38%), y que los parches de 21 mg son más efectivos que los de 14 mg (24 horas) (CR 1,48; IC del 95%: 1,06 a 2,08; un estudio, 537 participantes). La evidencia de certeza moderada (nuevamente limitada por la imprecisión) también indica un beneficio de los parches de 25 mg sobre los de 15 mg (16 horas), aunque el límite inferior del IC no abarcó ninguna diferencia (CR 1,19; IC del 95%: 1,00 a 1,41; tres estudios, 3446 participantes; I2 = 0%). Cinco estudios que compararon chicle de 4 mg con chicle de 2 mg encontraron un beneficio de la dosis mayor (CR 1,43; IC del 95%: 1,12 a 1,83; cinco estudios, 856 participantes; I2 = 63%); sin embargo, los resultados de un análisis de subgrupos indican que sólo pueden beneficiarse los fumadores que presentan un alto nivel de dependencia. Nueve estudios examinaron el efecto de la administración de la TRN antes del día del abandono del hábito (precarga) en comparación con su administración desde el día del abandono en adelante; hubo evidencia de certeza moderada, limitada por el riesgo de sesgo, de un efecto favorable de la precarga en la abstinencia (CR 1,25; IC del 95%: 1,08 a 1,44; nueve estudios, 4395 participantes; I2 = 0%). La evidencia de certeza alta de ocho estudios indica que el uso de una forma de TRN de acción rápida o de un parche de nicotina da lugar a tasas similares de abandono a largo plazo (CR 0,90; IC del 95%: 0,77 a 1,05; ocho estudios, 3319 participantes; I2 = 0%). No se halló evidencia de un efecto de la duración del uso del parche de nicotina (evidencia de certeza baja); el uso del parche 16 horas versus 24 horas por día; la duración de la administración de la TRN de combinación (evidencia de certeza baja y muy baja); la reducción de la dosis del parche versus abandono abrupto del parche; el tipo de TRN de acción rápida (evidencia de muy baja certeza); la duración del uso del chicle de nicotina; la dosis a voluntad versus fija de la TRN de acción rápida; la TRN gratis versus TRN adquirida; la duración de la provisión de la TRN gratuita; el abandono versus uso continuo del parche hasta su caducidad; y la TRN seleccionada por el participante versus TRN seleccionada por el médico. Sin embargo, en la mayoría de los casos estos resultados se basan en evidencia de certeza muy baja o baja y son los resultados de estudios únicos.

Los EA, los EAG y las pérdidas debido al tratamiento se midieron de forma variable y con poca frecuencia a través de los estudios, lo cual dio lugar a evidencia de certeza baja o muy baja para todas las comparaciones. La mayoría de las comparaciones no encontraron evidencia de un efecto sobre los EA cardíacos, los EAG o las pérdidas. Las tasas de estos eventos fueron bajas en general. Se informaron significativamente más pérdidas debido al tratamiento en los participantes que utilizaron el spray nasal en comparación con el parche en un ensayo (CR 3,47; IC del 95%: 1,15 a 10,46, 922 participantes; certeza muy baja) y en los participantes que utilizaron los parches de 42/44 mg en comparación con los parches de 21/22 mg a través de dos ensayos (CR 4,99; IC del 95%: 1,60 a 15,50; dos estudios, 544 participantes; I2 = 0%; certeza baja).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save