Tratamientos para el prurito (comezón) de origen desconocido en niños y adultos

Pregunta de la revisión

Se buscó investigar los efectos del tratamiento del prurito (comezón) crónico (que dura más de seis semanas) de causa desconocida en niños y adultos. Se evaluaron todos los tratamientos, siempre y cuando se compararan entre sí, con placebo (un tratamiento idéntico pero inactivo), con un procedimiento simulado o con ningún tratamiento (o su equivalente, por ejemplo, lista de espera). El interés se centró particularmente en la evaluación de la seguridad y la intensidad del prurito según lo informado por el paciente o el padre.

Antecedentes

El prurito, o comezón, es una sensación desagradable que provoca el deseo de rascarse. Puede ser causado por enfermedades de la piel u otras partes del cuerpo. Se realizaron búsquedas en la literatura médica hasta julio 2019 para determinar los efectos de los tratamientos farmacológicos y no farmacológicos (p.ej. la fototerapia) utilizados para el tratamiento del prurito de causa desconocida.

Características de los estudios

Se incluyó un estudio (257 participantes) que investigó la seguridad y la eficacia de tres dosis diferentes de un fármaco llamado serlopitant (5 mg, 1 mg y 0,25 mg, administrados por vía oral 1 vez al día durante 6 semanas) en comparación con un placebo para el prurito crónico grave (los participantes tenían una puntuación de 7 cm o más en la escala analógica visual [EAV]). La edad de los participantes incluidos oscilaba entre los 18 y los 65 años; el 60,6% eran mujeres; el 55% sufría de comezón de causa desconocida; y aproximadamente el 45% presentaba un diagnóstico dermatológico (dermatitis atópica/eczema 37,3%, psoriasis 6,7%, acné 3,6%, entre otros diagnósticos). Una empresa farmacéutica financió este estudio, que se llevó a cabo en 25 centros de los Estados Unidos (centros de investigación clínica y universidades). El estudio tuvo una duración de 10 semanas en total (6 semanas de tratamiento más 4 semanas de seguimiento posterior al tratamiento).

No se encontraron estudios elegibles para los principales tratamientos que se buscaba evaluar, que incluían cremas emolientes, lociones refrigerantes, corticosteroides (una clase de hormonas esteroides) o antidepresivos tópicos, antihistamínicos (medicamentos utilizados para aliviar los síntomas de las alergias) o antidepresivos sistémicos, anticonvulsivantes (medicamentos anticonvulsivos) y fototerapia.

Resultados clave

Los participantes que recibieron serlopitant en dosis de 0,25 mg, 5 mg y 1 mg pueden tener más probabilidades de experimentar una reducción en la intensidad de la comezón, según lo informado por el paciente, en comparación con los participantes que recibieron placebo (evidencia de certeza baja). Sin embargo, en el caso del serlopitant de 1 mg y 0,25 mg, el número significativo de posibles resultados indica que puede haber poca o ninguna diferencia entre los grupos.

No se conocen los efectos del serlopitant (en las tres dosis) en los efectos secundarios, la calidad de vida relacionada con la salud y los trastornos del sueño debido a la evidencia de certeza muy baja.

Los efectos secundarios informados con mayor frecuencia fueron somnolencia, diarrea, dolor de cabeza e infección de las vías respiratorias superiores, entre otros.

Todos los resultados se midieron al final del tratamiento (6 semanas a partir del inicio) con la excepción de los eventos adversos, que se supervisaron durante todo el estudio.

El estudio incluido no informó de los efectos de este fármaco en la depresión y la satisfacción del paciente.

Certeza de la evidencia

La certeza de la evidencia fue baja para la intensidad de la comezón informada por el paciente debido a que el 45% de los participantes tenía una enfermedad cutánea identificable y el 55% tenía comezón cuya causa se había definido de forma inadecuada. Además, el número de participantes del estudio fue pequeño y hubo pocos casos de los resultados, o los resultados fueron imprecisos o no fueron significativos; por lo tanto, el estudio estuvo en riesgo de errores aleatorios.

La certeza de la evidencia fue muy baja para tres resultados (eventos adversos, calidad de vida y trastornos del sueño) debido a preocupaciones adicionales en cuanto a que la medición de estos resultados no estaba prevista de antemano. Además, no se disponía de información para evaluar el sesgo a partir de los datos faltantes para el resultado de los trastornos del sueño.

Conclusiones de los autores: 

Se encontró una falta de evidencia para considerar la pregunta de revisión: para la mayoría de las intervenciones de interés no se encontraron estudios elegibles. El antagonista del receptor de neurocinina 1 (NK1R), serlopitant, fue la única intervención que se pudo evaluar. Un estudio proporcionó evidencia de certeza baja que sugiere que el serlopitant puede reducir la intensidad del prurito en comparación con placebo. No existe seguridad en cuanto a los efectos del serlopitant en otros resultados, ya que la certeza de la evidencia es muy baja.

Se necesitan más estudios con muestras de mayor tamaño, centrados en pacientes con PCI. Es posible que los profesionales de la salud, los pacientes y otros interesados tengan que basarse en evidencia indirecta relacionada con otras formas de prurito crónico al decidir entre las principales intervenciones que se utilizan actualmente para esta afección.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El prurito es una sensación que provoca el deseo de rascarse; su origen se desconoce en un 8% a un 15% de los pacientes afectados. La prevalencia del prurito crónico idiopático (PCI) en individuos con prurito generalizado oscila entre el 3,6% y el 44,5%, en los cuales la mayor prevalencia se observa entre las personas de edad muy avanzada. Cuando se conoce el origen del prurito, el tratamiento puede ser sencillo si se dispone de un tratamiento efectivo para la enfermedad causal. El tratamiento del PCI es particularmente difícil debido a su fisiopatología desconocida.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones para el PCI en adultos y niños.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron las siguientes búsquedas hasta julio 2019: Registro Especializado del Grupo Cochrane de Piel, CENTRAL, MEDLINE, Embase y en registros de ensayos. Se verificaron las listas de referencias de los estudios incluidos para obtener más referencias de los ensayos relevantes.

Criterios de selección: 

Se intentó incluir ensayos controlados aleatorizados y cuasialeatorizados que evaluaran intervenciones para el PCI, según se define en la categoría VI («Otro prurito de origen indeterminado, o prurito crónico idiopático») de la clasificación International Forum for the Study of Itch (IFSI), en niños y adultos. Las intervenciones elegibles fueron las intervenciones no farmacológicas o las intervenciones farmacológicas tópicas o sistémicas, y los comparadores elegibles fueron otro tratamiento activo, el placebo, los procedimientos simulados o ningún tratamiento o su equivalente (p.ej. lista de espera).

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por Cochrane. Los resultados primarios fueron: «Intensidad del prurito informada por el paciente o los padres» y «Eventos adversos». Los resultados secundarios fueron: «Calidad de vida relacionada con la salud», «Trastornos del sueño», «Depresión» y «Satisfacción del paciente». Para evaluar la certeza de la evidencia se utilizaron los criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se encontró una ausencia de evidencia de las principales intervenciones de interés: cremas emolientes, lociones refrigerantes, corticosteroides tópicos, antidepresivos tópicos, antihistamínicos sistémicos, antidepresivos sistémicos, anticonvulsivantes sistémicos y fototerapia.

Se incluyó un estudio con 257 participantes asignados al azar (253 analizados), de 18 a 65 años de edad; el 60,6% eran mujeres. En este estudio se investigó la seguridad y la eficacia de tres dosis diferentes de serlopitant oral (5 mg, 1 mg y 0,25 mg, una vez al día durante 6 semanas) en comparación con placebo para el prurito crónico grave; participaron 25 centros de los Estados Unidos (centros de investigación clínica y universidades). Todos los resultados se midieron al final del tratamiento (6 semanas a partir del inicio), excepto los eventos adversos, que se supervisaron durante todo el proceso. Una compañía farmacéutica financió este estudio.

El 55% de los participantes sufría de PCI, y aproximadamente el 45% presentaba un diagnóstico dermatológico (dermatitis atópica/eczema 37,3%, psoriasis 6,7%, acné 3,6%, entre otros diagnósticos). Se intentó sin éxito recuperar los datos de resultado de los autores del estudio para el subgrupo de participantes con PCI. Los participantes habían tenido prurito durante seis semanas o más. La duración total del estudio fue de diez semanas.

Los participantes que recibieron serlopitant de 5 mg pueden tener una tasa mayor de alivio de la intensidad del prurito informada por el paciente, medida de acuerdo a la escala analógica visual (EAV; una reducción en la puntuación de la EAV indica una mejoría) en comparación con placebo (126 participantes, riesgo relativo [RR] 2,06, intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,27 a 3,35; evidencia de certeza baja). No se sabe con certeza cuáles son los efectos del serlopitant de 5 mg en comparación con placebo en los siguientes resultados debido a la evidencia de certeza muy baja: eventos adversos (127 participantes; RR 1,48; IC del 95%: 0,87 a 2,50); calidad de vida relacionada con la salud (medida con el Dermatology Life Quality Index [DLQI]; una puntuación más alta indica un mayor deterioro; 127 participantes; diferencia de medias [DM] -4.20, IC del 95%: -11,68 a 3,28); y trastornos del sueño (personas con insomnio medido con el Pittsburgh Sleep Symptom Questionnaire-Insomnia [PSSQ-I], una medida dicotómica; 128 participantes; RR 0,49, IC del 95%: 0,24 a 1,01).

Los participantes que recibieron serlopitant de 1 mg pueden tener una tasa mayor de alivio de la intensidad del prurito informada por el paciente, medida con la EAV, en comparación con placebo; sin embargo, el IC del 95% indica que también puede haber poca o ninguna diferencia entre los grupos (126 participantes; RR 1,50, IC del 95%: 0,89 a 2,54; evidencia de certeza baja). No se sabe con certeza cuáles son los efectos del serlopitant de 1 mg en comparación con placebo en los siguientes resultados debido a la evidencia de certeza muy baja: eventos adversos (128 participantes; RR 1,45; IC del 95%: 0,86 a 2,47); calidad de vida relacionada con la salud (DLQI; 128 participantes; DM -6,90; IC del 95%: -14,38 a 0,58); y trastornos del sueño (PSSQ-I; 128 participantes; RR 0,38; IC del 95%: 0,17 a 0,84).

Los participantes que recibieron serlopitant de 0,25 mg pueden tener una tasa mayor de alivio de la intensidad del prurito informada por el paciente, medida con la EAV, en comparación con placebo; sin embargo, el IC del 95% indica que también puede haber poca o ninguna diferencia entre los grupos (127 participantes; RR 1,66, IC del 95%: 1,00 a 2,77; evidencia de certeza baja). No se sabe con certeza cuáles son los efectos del serlopitant 0,25 mg en comparación con el placebo en los siguientes resultados debido a la evidencia de certeza muy baja: eventos adversos (127 participantes; RR 1,29; IC del 95%: 0,75 a 2,24); calidad de vida relacionada con la salud (DLQI; 127 participantes; DM -5,70; IC del 95%: -13,18 a 1,78); y trastornos del sueño (PSSQ-I; 127 participantes; RR 0,60; IC del 95%: 0,31 a 1,17).

Los eventos adversos informados con mayor frecuencia fueron somnolencia, diarrea, dolor de cabeza y nasofaringitis, entre otros.

El estudio incluido no midió la depresión ni la satisfacción del paciente.

La certeza de la evidencia para todos los resultados se disminuyó debido a la falta de direccionalidad (solo el 55% de los participantes del estudio tenían PCI) y la imprecisión. Los resultados distintos de la intensidad del prurito informada por el paciente se disminuyeron a un nivel más bajo debido a las preocupaciones sobre el riesgo de sesgo en la selección del resultado informado y algunas preocupaciones sobre el riesgo de sesgo debido a la falta de datos de resultados (solo trastornos del sueño). Se considera que el riesgo de sesgo es generalmente bajo.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save