Tratamiento con antibióticos para la peritonitis bacteriana espontánea en pacientes con enfermedad hepática avanzada

¿Cuál era el objetivo de esta Revisión Cochrane?

Encontrar el mejor antibiótico disponible para la peritonitis bacteriana espontánea (acumulación de líquido en el estómago [abdomen], infectado por bacterias) en pacientes con enfermedad hepática avanzada (cirrosis hepática o cicatrización del hígado en estadio tardío con complicaciones). La acumulación anormal de líquido en pacientes con cirrosis hepática se denomina ascitis. Algunas veces, este líquido puede ser infectado por bacterias, sin una fuente obvia de infección. Lo anterior se denomina "peritonitis bacteriana espontánea". El tratamiento principal de la peritonitis bacteriana espontánea es la administración de antibióticos, aunque no está claro qué antibiótico es mejor para tratarla. Los autores recopilaron y analizaron todos los estudios pertinentes para responder a esta pregunta y encontraron 12 ensayos clínicos aleatorios (los participantes reciben el tratamiento sobre la base de un método similar al lanzamiento de una moneda, que se realiza con el fin de garantizar que los pacientes que reciben los diferentes tratamientos sean similares en todos los aspectos excepto en el tratamiento, de modo que cualquier diferencia en los resultados entre los tratamientos se pueda atribuir al tratamiento y no a las diferencias en el tipo de pacientes que recibieron el tratamiento). Durante el análisis de los datos, los autores utilizaron las técnicas Cochrane estándar, que permiten la comparación de dos tratamientos a la vez. Los autores también utilizaron técnicas avanzadas, que permiten la comparación de muchos tratamientos al mismo tiempo (por lo general, denominadas "metanálisis en red" o "comparaciones de tratamientos múltiples"). El objetivo es reunir evidencia fiable sobre los efectos beneficiosos y perjudiciales relativos de los diferentes antibióticos.

Fecha de la búsqueda bibliográfica
Noviembre de 2018.

Mensajes clave
Ninguno de los estudios se realizó sin defectos, y debido a la certeza muy baja de los resultados, los autores no pueden sugerir qué antibiótico, administrado solo o en combinación para eliminar las bacterias del estómago, es mejor o peor que otros antibióticos en el tratamiento de la peritonitis bacteriana espontánea.

No se conoce la fuente de financiación de diez estudios y dos estudios fueron financiados por organizaciones industriales.

¿Qué se estudió en la revisión?

Esta revisión estudió a pacientes, de cualquier sexo, edad y origen, con enfermedad hepática avanzada de diversas causas y que habían desarrollado peritonitis bacteriana espontánea. Los pacientes recibieron diferentes antibióticos para el tratamiento de la peritonitis bacteriana espontánea. Los autores excluyeron los estudios con participantes sometidos al trasplante de hígado y con peritonitis bacteriana debido a otras causas. La edad de los participantes, cuando se informó, varió entre 42 y 60 años. El número de pacientes mujeres, cuando se informó, varió entre 18 y 42 de cada 100. Los grupos de antibióticos administrados fueron cefalosporinas, penicilinas y quinolonas. Los autores de la revisión deseaban recopilar y analizar datos sobre la muerte, la calidad de vida, las complicaciones graves y no graves, el tiempo transcurrido hasta el trasplante hepático (sustitución de un hígado enfermo por uno sano), el tiempo transcurrido hasta la desaparición de la peritonitis bacteriana espontánea y la desaparición de los síntomas.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?

Los 12 estudios incluyeron a un escaso número de participantes (1278 participantes). Los datos de los estudios fueron escasos; diez estudios con 893 participantes proporcionaron datos para el análisis. El seguimiento de los ensayos varió de una semana a tres meses. La revisión muestra lo siguiente:

- De los 13 antibióticos diferentes comparados en los ensayos, la ceftriaxona y la cefotaxima administradas de forma intravenosa fueron las utilizadas con mayor frecuencia.

- El tipo de antibiótico suministrado puede no influir en el número o porcentaje de pacientes con complicaciones graves o con cualquier tipo de complicaciones, en el número de complicaciones por paciente, en el porcentaje de pacientes sometidos a un trasplante de hígado o que se recuperaron de la peritonitis bacteriana espontánea según las pruebas de laboratorio ni en otras complicaciones de la cirrosis hepática.

- Veinticinco de cada 100 personas murieron dentro de los tres meses, y 75 de cada 100 personas se recuperaron de la peritonitis bacteriana espontánea.

- Ninguno de los ensayos informó de la calidad de vida relacionada con la salud, el número de eventos adversos graves ni de la recuperación sintomática de la peritonitis bacteriana espontánea.

- Hay muy poca confianza en los resultados generales. Es cuestionable si algunos antibióticos pueden causar efectos beneficiosos o perjudiciales importantes o menos importantes en comparación con otros cuando se administran a pacientes con enfermedad hepática avanzada y peritonitis bacteriana espontánea.

- Se necesitan datos de ensayos con un diseño y calidad adecuados para poder aclarar el mejor antibiótico para la peritonitis bacteriana espontánea.

Conclusiones de los autores: 

La mortalidad a corto plazo después de la PBE es de alrededor del 25%. Existe una incertidumbre significativa acerca de qué tratamiento antibiótico es mejor en pacientes con PBE.

Se necesitan ensayos clínicos aleatorios con un poder estadístico y un cegamiento adecuados, que eviten los abandonos posteriores a la asignación al azar (o que realicen análisis de intención de tratar) y que utilicen resultados clínicamente importantes, como la mortalidad, la calidad de vida relacionada con la salud y los eventos adversos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Aproximadamente el 2,5% de todas las hospitalizaciones en pacientes con cirrosis de deben a la peritonitis bacteriana espontánea (PBE). Los antibióticos, además del tratamiento de apoyo (equilibrio de líquidos y electrolitos, tratamiento del shock), constituyen los tratamientos principales de la PBE. Existen varios antibióticos disponibles para el tratamiento de la PBE, aunque existen dudas con respecto al mejor antibiótico para la PBE.

Objetivos: 

Comparar los efectos beneficiosos y perjudiciales de diferentes tratamientos antibióticos para la peritonitis bacteriana espontánea (PBE) en pacientes con cirrosis hepática descompensada.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase, Science Citation Index Expanded, la International Clinical Trials Registry Platform de la Organización Mundial de la Salud y en registros de ensayos hasta noviembre de 2018 para identificar ensayos clínicos aleatorios en pacientes con cirrosis y PBE.

Criterios de selección: 

Solo se incluyeron ensayos clínicos aleatorios (independientemente del idioma, el cegamiento o el estado de publicación) en adultos con cirrosis y PBE. Se excluyeron los ensayos clínicos aleatorizados en los que los participantes se habían sometido previamente a un trasplante hepático.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores, de forma independiente, identificaron los ensayos elegibles y recopilaron los datos. Los resultados para esta revisión incluyeron la mortalidad, los eventos adversos graves, cualquier evento adverso, la resolución de la PBE, el trasplante hepático y otros eventos de descompensación. Se realizó un metanálisis en red con OpenBUGS mediante métodos de Bayesian y se calcularon los odds ratio, el cociente de tasas y el cociente de riesgos instantáneos (CRI) con intervalos creíbles (IC) del 95% sobre la base de un análisis de casos disponibles, según las guías de la National Institute of Health and Care Excellence (NICE) Decision Support Unit.

Resultados principales: 

Se incluyó un total de 12 ensayos (1278 participantes; 13 antibióticos) en la revisión. Se incluyeron diez ensayos (893 participantes) en uno o más resultados de la revisión. Los ensayos que proporcionaron la información incluyeron a pacientes que presentaban cirrosis con o sin otras características de descompensación de diversas etiologías. El seguimiento de los ensayos varió de una semana a tres meses. Todos los ensayos presentaron un alto riesgo de sesgo. Solo se incluyó un ensayo bajo cada comparación para la mayoría de los resultados. Por estas razones, hay muy poca certeza en todos los resultados. La mayoría de los ensayos clínicos aleatorios utilizaron cefalosporinas de tercera generación, como ceftriaxona, cefotaxima o ciprofloxacina administradas de forma intravenosa como una de las intervenciones.

En general, aproximadamente el 75% de los participantes del ensayo se recuperaron de la PBE y el 25% de los pacientes murieron en el plazo de los tres meses. No hubo evidencia de diferencias en ninguno de los resultados para los cuales fue posible el metanálisis en red: mortalidad (9 ensayos; 653 participantes), proporción de pacientes con cualquier evento adverso (5 ensayos; 297 participantes), resolución de la PBE (según la definición estándar, 9 ensayos; 873 participantes) u otras características de descompensación (6 ensayos; 535 participantes). Las estimaciones del efecto en las comparaciones directas (cuando estaban disponibles) fueron muy similares a las del metanálisis en red. Para las comparaciones en las que no fue posible el metanálisis en red, no hubo evidencia de diferencias en ninguno de los resultados (proporción de participantes con eventos adversos graves, número de eventos adversos y proporción de participantes que requirieron trasplante hepático). Debido a los IC amplios y la evidencia de certeza muy baja para todos los resultados, es posible que existan efectos beneficiosos o perjudiciales significativos de los antibióticos.

Ninguno de los ensayos informó la calidad de vida relacionada con la salud, el número de eventos adversos graves ni la recuperación sintomática de la PBE.

Financiación: la fuente de financiación de dos ensayos fueron organizaciones industriales que se beneficiarían de los resultados del ensayo; no se conoce la fuente de financiación de los diez ensayos restantes.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save