Terapias físicas para las anomalías posturales en pacientes con fibrosis quística

Pregunta de la revisión

Se revisó la evidencia sobre los efectos de las terapias físicas que pueden ser útiles para las anomalías posturales en pacientes con fibrosis quística.

Antecedentes

La fibrosis quística es una enfermedad genética que causa trastornos en algunos órganos, sobre todo los pulmones. Recientemente, se ha observado que las anomalías posturales pueden aparecer debido a la progresión de la enfermedad. Algunas terapias físicas que promueven el estiramiento y el fortalecimiento de los músculos conectados a la columna vertebral pueden ayudar a mejorar el dolor y la calidad de vida de los pacientes con fibrosis quística.

Fecha de la búsqueda

La evidencia está actualizada hasta: 19 de marzo 2020.

Características de los estudios

En esta revisión se incluyeron dos ensayos con 50 participantes de entre 17 y 58 años de edad con diagnóstico de fibrosis quística y anomalías posturales. Los ensayos compararon la terapia manual (que incluye todas las terapias físicas que promueven la relajación de los músculos, al igual que la movilización de la columna vertebral, como los masajes, la movilización de la columna) con los cuidados habituales (es decir, el tratamiento normal que solían recibir). Los participantes fueron asignados a cada grupo de tratamiento de manera aleatoria. Un ensayo se realizó en pacientes hospitalizados con una duración de 20 días y el segundo en pacientes ambulatorios y duró tres meses. Se informó la mayoría de los resultados en ambos ensayos.

Resultados clave

Los ensayos no encontraron ninguna diferencia entre la terapia manual y el cuidado habitual para los cambios en la deformidad del tronco. No se pudo combinar los resultados de calidad de vida ni de dolor porque fueron demasiado diferentes. No se pudo encontrar una diferencia entre la terapia manual y el cuidado habitual en cuanto a la función pulmonar. Solo un ensayo (15 participantes) midió el cambio en la distancia caminada que parecía favorecer a la terapia manual sobre la atención habitual, aunque no fue claro porque hubo una gran variedad de resultados. En un ensayo se informó que los participantes del grupo de terapia manual disfrutaron del tipo de tratamiento que recibían y que la adherencia también era elevada. Ninguno de los ensayos informó sobre efectos secundarios.

Calidad de la evidencia

En general, solo hubo evidencia de calidad baja a muy baja en todos los resultados considerados. La evidencia de calidad baja significa que la confianza en el efecto de la terapia manual es limitada y el verdadero efecto puede ser muy diferente. Se cree que el hecho de que los pacientes sepan qué tratamiento recibían puede afectar los resultados para el cambio en la calidad de vida, el cambio en el dolor y el cambio en los resultados de la función pulmonar, aunque esto puede no afectar a otros resultados. Por lo tanto, todavía no se puede determinar con seguridad si las terapias manuales mejoran los resultados que se consideran importantes para el tratamiento de las anomalías posturales.

Conclusiones de los autores: 

Debido a las limitaciones metodológicas de los ensayos incluidos, y junto con la evidencia actual de calidad de muy baja a baja, existe evidencia limitada sobre los beneficios de las terapias físicas en las anomalías posturales de pacientes con FQ. Por lo tanto, se necesitan más ensayos bien realizados con metodologías sólidas, que consideren un criterio de inclusión previo para identificar a los pacientes con anomalías posturales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La fibrosis quística (FQ) es la enfermedad hereditaria potencialmente mortal más común en las poblaciones blancas y causa varios trastornos, que incluyen las anomalías posturales. La fisioterapia puede ayudar en algunas consecuencias de estas anomalías posturales, como el dolor, la deformación del tronco y la calidad de vida.

Objetivos: 

Determinar los efectos de una serie de terapias físicas para el tratamiento de las anomalías posturales en pacientes con fibrosis quística, específicamente en la calidad de vida, el dolor y la deformidad del tronco.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Fibrosis Quística, compilado a partir de búsquedas de bases de datos electrónicas y búsquedas manuales de revistas y libros de resúmenes de conferencias. También se realizaron búsquedas en las listas de referencias de los artículos y las revisiones pertinentes. También se realizaron búsquedas adicionales en ClinicalTrials.gov y en la WHO International Clinical Trials Registry Platform para obtener cualquier estudio planificado, en curso y no publicado.

Fecha de la última búsqueda: 19 de marzo 2020.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados que examinaran cualquier modalidad de fisioterapia considerada relevante para el tratamiento de los trastornos posturales en comparación con otras, ninguna fisioterapia, tratamiento simulado o atención habitual en pacientes con FQ (de cualquier edad o gravedad de la enfermedad).

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de manera independiente, seleccionaron los ensayos elegibles, evaluaron el riesgo de sesgo en cada ensayo y extrajeron los datos. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener información faltante o adicional. Se evaluó la calidad de la evidencia con los criterios GRADE.

Resultados principales: 

En esta revisión se incluyeron dos ensayos, con un total de 50 participantes con FQ y anomalías posturales. Uno de ellos incluyó pacientes con una enfermedad estable (con una duración de tres meses) y otro pacientes hospitalizados que presentaban una exacerbación (20 días). Ambos ensayos compararon la terapia manual que comprende movilización de la caja torácica y la columna torácica, el tratamiento de trastornos musculares específicos o de grupos de músculos tensos; y la conciencia y la educación postural en comparación con la atención médica habitual. La edad de los participantes varió de 17 a 58 años. Ambos ensayos se realizaron en el Reino Unido.

Se midieron los siguientes resultados: cambio en la calidad de vida, cambio en el dolor, cambio en la deformación del tronco y cambio en la función pulmonar. La terapia manual puede resultar en poca o ninguna diferencia en el cambio de la deformidad del tronco en comparación con la atención habitual (evidencia de calidad baja). No se pudieron analizar los resultados relativos a la calidad de vida (evidencia de calidad muy baja) y los resultados del dolor (evidencia de calidad muy baja) debido a la gran heterogeneidad entre los ensayos. No se sabe con certeza si la intervención mejora la función pulmonar: capacidad vital forzada (evidencia de calidad muy baja); volumen espiratorio forzado en un segundo (evidencia de calidad muy baja); o índice de Tiffeneau (relación entre el volumen espiratorio forzado en un segundo [VEF1] y la capacidad vital forzada [CVF]). Solo un ensayo (15 participantes) midió la capacidad funcional, y el cambio en la distancia caminada pareció favorecer la intervención sobre la atención habitual, pero con la posibilidad de no tener ningún efecto debido a los amplios intervalos de confianza. En el mismo ensayo se informó también de que seis participantes del grupo de intervención realizaron comentarios positivos sobre la intervención y no se mencionó ningún evento adverso.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save