Cannabis y aceite de cannabis para el tratamiento de la colitis ulcerosa

¿Qué es la colitis ulcerosa?

La colitis ulcerosa es una enfermedad crónica, a largo plazo, que causa inflamación del colon y el recto. Los síntomas pueden incluir diarrea, hemorragia rectal, eliminación de moco y dolor abdominal. Se caracteriza por períodos de exacerbación aguda, en que los pacientes presentan síntomas, así como períodos de remisión, sin síntomas.

¿Qué son el cannabis y los canabinoides?

El cannabis es un fármaco de amplio uso recreativo, que tiene efectos múltiples sobre el organismo a través del sistema endocannabinoide. El cannabis contiene múltiples principios activos, llamados canabinoides. El cannabis y el aceite de cannabis que contiene canabinoides específicos pueden causar cambios cognitivos, como sensación de euforia y percepción sensorial alterada. Sin embargo, algunos canabinoides, como el cannabidiol, no tienen efectos psicoactivos. Se ha demostrado que el cannabis y algunos canabinoides disminuyen la inflamación en modelos animales y de laboratorio, lo que sugiere que puede ser de utilidad en pacientes con colitis ulcerosa. Por ejemplo, el cannabidiol es un canabinoide que ha demostrado actividad antiinflamatoria en ratones.

¿Qué examinaron los investigadores?

Los investigadores evaluaron si el cannabis o el aceite de cannabis (cannabidiol) fueron mejores que un placebo (p.ej., fármaco inactivo) para el tratamiento de pacientes adultos con colitis ulcerosa activa o colitis ulcerosa en remisión. Los investigadores buscaron extensamente en la literatura médica hasta el 2 de enero de 2018.

¿Qué encontraron los investigadores?

Se incluyeron dos estudios que incluyeron 92 participantes adultos con colitis ulcerosa. Ambos estudios evaluaron el tratamiento con cannabis en pacientes con colitis ulcerosa activa. No se identificaron estudios que evaluaran el tratamiento con cannabis en pacientes con colitis ulcerosa en remisión. Un estudio (60 participantes) comparó diez semanas de tratamiento con cápsulas que contenían aceite de cannabis con hasta el 4,7% de D9-tetrahidrocannabinol (THC) versus placebo en pacientes con colitis ulcerosa leve a moderadamente activa. La dosis inicial de cannabidiol fue 50 mg dos veces al día que se aumentó, de ser tolerado, a un objetivo de 250 mg dos veces al día. El otro estudio (32 participantes) comparó ocho semanas de tratamiento con dos cigarrillos de cannabis por día que contenían 0,5 g de cannabis, correspondientes a 11,5 mg de THC versus cigarrillos placebo en pacientes con colitis ulcerosa que no respondían al tratamiento médico convencional.

El estudio que comparó las cápsulas de aceite de cannabis con placebo no encontró diferencias en las tasas de remisión a las diez semanas. El 24% (7/29) de los participantes que recibieron cannabidiol lograron la remisión clínica en comparación con el 26% (8/31) de los participantes que recibieron placebo. El estudio también mostró mayores puntuaciones de calidad de vida informadas por los participantes en el grupo de cannabis en comparación con el grupo de placebo. Se observaron más efectos secundarios en los participantes que recibieron aceite de cannabis en comparación con los participantes que recibieron placebo. La gravedad de estos efectos secundarios se consideró leve a moderada. Los efectos secundarios informados con más frecuencia fueron: mareos, trastornos de la atención, cefalea, náuseas y fatiga. Ningún paciente del grupo de aceite de cannabis presentó efectos secundarios graves. El 10% (3/31) del grupo de placebo presentó un efecto secundario grave. Los efectos secundarios graves en el grupo de placebo incluyeron empeoramiento de la colitis ulcerosa y un embarazo complicado.

El segundo estudio que comparó dos cigarrillos de cannabis (23 mg THC/día) con cigarrillos placebo mostró puntuaciones del índice de actividad de la enfermedad más bajas en el grupo de cannabis en comparación con el grupo de placebo. Los niveles de proteína C reactiva y de calprotectina fecal (medidas de inflamación) fueron similares en ambos grupos. No se observaron efectos secundarios graves. Este estudio no informó las tasas de remisión.

Conclusions

Los efectos del cannabis y el aceite de cannabis sobre la colitis ulcerosa no están claros, por lo tanto no se puede establecer una conclusión firme con respecto a su efectividad y seguridad en pacientes adultos con colitis ulcerosa activa. No existe evidencia para el uso de cannabis o aceite de cannabis para el mantenimiento de la remisión en la colitis ulcerosa. Se necesitan estudios adicionales con un número mayor de participantes para evaluar los efectos del cannabis en los pacientes con colitis ulcerosa activa e inactiva. Se deben investigar diferentes dosis de cannabis y vías de administración. Por último, se necesita un seguimiento para evaluar los resultados de seguridad a largo plazo del consumo frecuente de cannabis.

Conclusiones de los autores: 

Los efectos del cannabis y del cannabidiol sobre la CU no están claros, por lo que no se pueden establecer conclusiones firmes con respecto a la eficacia ni la seguridad del cannabis o cannabidiol en los adultos con CU activa. No hay evidencia del uso del cannabis o canabinoide para el mantenimiento de la remisión en la CU. Se necesitan estudios adicionales con un número mayor de pacientes para evaluar los efectos del cannabis en los pacientes de CU con enfermedad activa e inactiva. Se deben investigar diferentes dosis de cannabis y vías de administración. Por último, se necesita un seguimiento para evaluar los resultados de seguridad a largo plazo del consumo frecuente de cannabis.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El cannabis y los canabinoides se promueven con frecuencia como tratamiento para muchas enfermedades y son de uso amplio en pacientes con colitis ulcerosa (CU). En pocos estudios se ha evaluado el uso de estos agentes en la CU. Además, el cannabis puede causar eventos adversos y no se conocen las consecuencias a largo plazo del uso de cannabis y de canabinoides en la CU.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad del cannabis y los canabinoides para el tratamiento de los pacientes con CU.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en MEDLINE, Embase, la ICTRP de la OMS, AMED, PsychINFO, el registro especializado de ensayos del Grupo Cochrane de Enfermedad Inflamatoria Intestinal y Trastornos Funcionales del Intestino (Cochrane IBD Group), CENTRAL, clinicalTrials.Gov y el registro de ensayos clínicos europeo desde su inicio hasta el 2 de enero de 2018. Se hicieron búsquedas en las referencias y resúmenes de congresos para identificar estudios adicionales.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon cualquier forma o dosis de cannabis o derivados de canabinoide (natural o sintético) con un placebo o un tratamiento activo en pacientes adultos (> 18 años) con CU.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, examinaron los resultados de la búsqueda, extrajeron los datos y evaluaron el sesgo mediante la herramienta Cochrane riesgo de sesgo. Los resultados primarios fueron: la remisión clínica y la recurrencia (tal como las definieron los estudios primarios). Los resultados secundarios fueron: la respuesta clínica, la remisión endoscópica, la mejoría endoscópica, la mejoría histológica, la calidad de vida, la proteína C reactiva (PCR) y las mediciones de calprotectina fecal, la mejoría de los síntomas, los eventos adversos, los eventos adversos graves, los retiros debido a eventos adversos, los eventos adversos psicotrópicos y la dependencia del cannabis y los efectos de la abstinencia. Se calculó el cociente de riesgos (CR) y el intervalo de confianza (IC) del 95% correspondiente para los resultados dicotómicos. Para los datos continuos, se calculó la diferencia de medias (DM) y el IC del 95% correspondiente. Los datos se agruparon para análisis cuando las intervenciones, los grupos de pacientes y los resultados fueron suficientemente similares (decidido por consenso). Los datos se analizaron por intención de tratar (intention-to-treat analysis). Se utilizaron los criterios GRADE para evaluar la certeza general de la evidencia.

Resultados principales: 

Dos ECA (92 participantes) cumplieron los criterios de inclusión. Un estudio (N = 60) comparó diez semanas de cápsulas de cannabidiol con hasta el 4,7% de D9-tetrahidrocannabinol (THC) con cápsulas placebo en pacientes con CU leve a moderada. La dosis inicial de cannabidiol fue de 50 mg dos veces al día y se aumentó a 250 mg dos veces al día si se toleraba. El otro estudio (N = 32) comparó ocho semanas de tratamiento con dos cigarrillos de cannabis por día que contenían 0,5 g de cannabis, correspondientes a 23 mg de THC/día versus cigarrillos placebo en pacientes con CU que no respondieron al tratamiento médico convencional. No se identificaron estudios que evaluaran el tratamiento con cannabis en la CU inactiva. El primer estudio se consideró con bajo riesgo de sesgo y el segundo (publicado en forma de resumen) se consideró con alto riesgo de sesgo en el cegamiento de los participantes y el personal. Los estudios no se agruparon debido a las diferencias en el fármaco de intervención.

No está claro el efecto de las cápsulas de cannabidiol (100 mg a 500 mg diarios) en comparación con el placebo en la respuesta y la remisión clínica. La remisión clínica a la diez semanas se logró en el 24% (7/29) del grupo de cannabidiol en comparación con el 26% (8/31) del grupo de placebo (CR 0,94; IC del 95%: 0,39 a 2,25; evidencia de certeza baja). La respuesta clínica a las diez semanas se logró en el 31% (9/29) de los participantes que recibieron cannabidiol en comparación con el 22% (7/31) de los pacientes que recibieron placebo (CR 1,37; IC del 95%: 0,59 a 3,21; evidencia de certeza baja). Los niveles de PCR sérica fueron similares en ambos grupos después de diez semanas de tratamiento. La media de la PCR en el grupo de cannabidiol fue 9,428 mg/l en comparación con 7,638 mg/l en el grupo de placebo (DM 1,79; IC del 95%: -5,67 a 9,25; evidencia de certeza moderada). Puede haber una mejoría clínicamente significativa en la calidad de vida a las diez semanas, medida con la escala IBDQ (DM 17,4; IC del 95%: -3,45 a 38,25; evidencia de certeza moderada). Los eventos adversos fueron más frecuentes en los participantes que recibieron cannabidiol en comparación con los que recibieron placebo. El 100% (29/29) de los participantes que recibieron cannabidiol presentaron un evento adverso, en comparación con el 77% (24/31) de los participantes que recibieron placebo (CR 1,28; IC del 95%: 1,05 a 1,56; evidencia de certeza moderada). Sin embargo, la gravedad de estos eventos adversos se consideró leve o moderada. Los eventos adversos frecuentes fueron: mareos, trastorno de la atención, cefalea, náuseas y fatiga. Ninguno (0/29) de los participantes que recibieron cannabidiol presentaron eventos adversos graves en comparación con el 10% (3/31) de los participantes que recibieron placebo (CR 0,15; IC del 95%: 0,01 a 2,83; evidencia de certeza baja). Los eventos adversos graves en el grupo de placebo fueron: empeoramiento de la CU y un embarazo complicado. Se consideró que estos eventos adversos graves no estaban relacionados con el fármaco de estudio. Más participantes del grupo de cannabidiol se retiraron debido a un evento adverso en comparación con los participantes que recibieron placebo. El 34% (10/29) de los participantes que recibieron cannabidiol se retiraron debido a un evento adverso en comparación con el 16% (5/31) de los participantes que recibieron placebo (CR 2,14; IC del 95%: 0,83 a 5,51; evidencia de certeza baja). Los retiros del grupo cannabidiol se debieron principalmente a los mareos. Los retiros del grupo de placebo se debieron al empeoramiento de la CU.

No está claro el efecto de los cigarrillos de cannabis (23 mg/día THC) en comparación con placebo en la media de la actividad de la enfermedad, los niveles de PCR y la media de los niveles de calprotectina fecal. Después de ocho semanas, la media de la puntuación del índice de actividad de la enfermedad en los participantes que recibieron cannabis fue 4 en comparación con 8 en los participantes que recibieron placebo (DM -4,00; IC del 95%: -5,98 a -2,02). Después de ocho semanas, la media del cambio en los niveles de PCR fue similar en ambos grupos (DM -0,30; IC del 95%: -1,35 a 0,75; evidencia de certeza baja). La media del nivel de calprotectina fecal en los participantes que recibieron cannabis fue 115 mg/dl en comparación con 229 mg/dl en los participantes que recibieron placebo (DM -114,00; IC del 95%: -246,01 a 18,01). No se observaron eventos adversos graves. Este estudio no informó sobre la remisión clínica, la respuesta clínica, la calidad de vida, los eventos adversos ni los retiros debido a eventos adversos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save