Lentes intraoculares tóricas versus incisiones limbares relajantes para el astigmatismo en la cirugía de cataratas

¿Cuál era el objetivo de esta revisión?
El objetivo de esta revisión Cochrane fue averiguar cómo las lentes intraoculares tóricas (LIO) se comparan con las incisiones limbares relajantes (ILR) para corregir el astigmatismo durante la cirugía de cataratas. Los investigadores Cochrane recopilaron y analizan todos los estudios pertinentes para responder a esta pregunta y encontraron diez estudios.

Mensajes clave
La revisión muestra que las LIO tóricas quizás proporcionan una mayor probabilidad de un buen resultado con respecto al astigmatismo después de la cirugía de catarata en comparación con las ILR. La diferencia en el astigmatismo promedio puede ser pequeña y puede haber poca o ninguna diferencia en la visión o la calidad de vida. No hubo evidencia sobre cuál de estas técnicas representa la mejor relación calidad-precio.

¿Qué se estudió en la revisión?
A medida que las personas envejecen, el cristalino del ojo puede volverse turbio, lo cual se conoce como catarata. Los oftalmólogos pueden realizar una cirugía para extraer la catarata y reemplazarla con una LIO artificial transparente. La ventana transparente en la parte delantera del ojo (la córnea) enfoca la luz sobre la "película" en la parte posterior del ojo (la retina). La córnea normal no tiene una forma perfecta de domo; comúnmente se describe como con forma de un balón de rugby. Debido a esta forma, el ojo enfoca la luz de manera imperfecta sobre la retina, lo cual se conoce como astigmatismo. Se mide en unidades llamadas dioptrías. En la mayoría de los ojos, el astigmatismo es leve y no causa ningún síntoma. En algunas personas, el astigmatismo es lo suficientemente grande como para causar una visión borrosa significativa. Normalmente este astigmatismo se corrige con anteojos. Sin embargo, durante la cirugía de cataratas hay dos maneras posibles de corregir el astigmatismo, ya sea colocando una lente "tórica" especial o realizando incisiones especiales conocidas como incisiones limbares relajantes. La cirugía de cataratas es una cirugía común y el astigmatismo también es una afección común. Para lograr la mejor visión posible después de la cirugía para los pacientes con astigmatismo es importante entender la mejor forma de corregirlo.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?
Los investigadores Cochrane encontraron 10 estudios relevantes. Estos estudios se realizaron en China (tres estudios), el Reino Unido (tres), Brasil (uno), India (uno), Italia (uno) y España (uno). Los estudios compararon las LIO tóricas con las ILR en pacientes con astigmatismo sometidos a una cirugía de cataratas.

Los investigadores Cochrane evaluaron la certeza de la evidencia para cada resultado de la revisión. Buscaron factores que pueden hacer que la evidencia sea menos segura, como problemas con la forma en que se realizaron los estudios, estudios muy pequeños y hallazgos inconsistentes entre los estudios. Calificaron cada resultado como de certeza muy baja, baja, moderada o alta.

La revisión muestra que:

⇒ Los pacientes que recibieron LIO tóricas quizás tuvieron una mayor probabilidad de lograr un buen resultado con respecto al astigmatismo (es decir, astigmatismo de menos de 0,5 dioptrías) seis meses o más después de la cirugía en comparación con los pacientes que recibieron ILR (evidencia de certeza moderada). ⇒ En promedio, puede haber una pequeña diferencia en el astigmatismo entre los dos grupos después de la cirugía, a favor de las LIO tóricas (evidencia de certeza baja).

⇒ Los pacientes que reciben una LIO tórica probablemente tienen una mejoría pequeña en la agudeza visual a los seis meses o más después de la cirugía en comparación con los pacientes que reciben ILR, aunque la diferencia es pequeña y puede no ser clínicamente importante (evidencia de certeza moderada).

⇒ Puede haber poca diferencia en la calidad de vida relacionada con la visión (evidencia de certeza baja).

⇒ Los pacientes que reciben LIO tóricas pueden tener más probabilidades de no necesitar anteojos para lograr su mejor visión a distancia en comparación con los pacientes que reciben ILR (evidencia de certeza baja).

⇒ Solo hubo evidencia de certeza muy baja sobre los efectos adversos.

⇒ Los investigadores Cochrane no encontraron estudios económicos que compararan las LIO tóricas con las ILR.

¿Cuál es el grado de actualización de esta revisión?
Los investigadores Cochrane buscaron estudios que se habían publicado hasta septiembre 2019.

Conclusiones de los autores: 

Las LIO tóricas probablemente proporcionan una mayor probabilidad de lograr un astigmatismo dentro de los 0,5 D después de la cirugía de catarata en comparación con las ILR. Puede haber una pequeña diferencia media en el astigmatismo posoperatorio, a favor de las LIO tóricas, aunque es probable que esta diferencia no sea clínicamente importante. No hubo evidencia de una diferencia importante en la agudeza visual posoperatoria ni en la calidad de vida entre las técnicas. La evidencia sobre los efectos adversos fue incierta. La aparente escasez de evaluaciones económicas relevantes indica que en la actualidad hay una falta de evidencia económica sobre los costes y consecuencias de estos dos procedimientos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La catarata es la principal causa de ceguera en el mundo, y el astigmatismo clínicamente significativo puede afectar hasta aproximadamente el 20% de los pacientes sometidos a cirugía de catarata. El astigmatismo preexistente en los pacientes sometidos a cirugía de catarata puede tratarse, entre otras técnicas, mediante la realización de incisiones en la córnea cerca del limbo (incisiones limbares relajantes o ILR) o mediante la colocación de una lente intraocular (LIO) tórica especialmente diseñada para reducir o tratar el efecto del astigmatismo corneal sobre la agudeza visual sin ayuda.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las LIO tóricas comparadas con las ILR en el tratamiento del astigmatismo durante la cirugía de catarata por facoemulsificación.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL (que contiene el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión [Cochrane Eyes and Vision Trials Register]; 2019, número 9); Ovid MEDLINE; Ovid Embase y otras cuatro bases de datos. La fecha de la búsqueda fue el 27 de septiembre 2019.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA) que comparaban LIO tóricas con ILR durante la cirugía de catarata por facoemulsificación.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los métodos estándar previstos por Cochrane. La certeza de la evidencia se evaluó con criterios GRADE. El resultado primario fue la proporción de participantes con astigmatismo refractivo residual posoperatorio de menos de 0,50 dioptrías (D) seis meses o más después de la cirugía. También se recogieron datos sobre el astigmatismo refractivo residual medio. Los resultados secundarios incluyeron: agudeza visual a distancia no corregida, calidad de vida relacionada con la visión, independencia de los anteojos y efectos adversos como la rotación posoperatoria de las lentes que requiere una nueva alineación. Para complementar la revisión sistemática principal que evalúa los efectos de las LIO tóricas comparadas con las ILR en el tratamiento del astigmatismo durante la cirugía de catarata por facoemulsificación, se intentó identificar evaluaciones económicas sobre el tema.

Resultados principales: 

Se identificaron diez estudios relevantes que incluían a 517 personas (626 ojos). Estos estudios se realizaron en China (tres estudios), el Reino Unido (tres), Brasil (uno), India (uno), Italia (uno) y España (uno). La mediana de edad de los participantes fue 71 años. El nivel de astigmatismo corneal especificado en los criterios de inclusión de estos estudios varió de 0,75 D a 3 D. En estos estudios se utilizaron diversas LIO tóricas, en todos los estudios menos uno, las mismas fueron monofocales. Los estudios utilizaron tres nomogramas diferentes para determinar el tamaño y la ubicación de la ILR. Dos estudios no especificaron dichos datos. Ninguno de los estudios estuvo en riesgo bajo de sesgo en todos los dominios, aunque dos estudios estuvieron en riesgo bajo de sesgo en todos los dominios, excepto el informe de resultado selectivo, que fue incierto. Los estudios restantes tuvieron una combinación de riesgo de sesgo bajo, incierto o alto.

Los pacientes que recibieron LIO tóricas quizás tuvieron una mayor probabilidad de lograr un astigmatismo refractivo residual posoperatorio de menos de 0,5 D a los seis meses o más después de la cirugía (riesgos relativos [RR] 1,40; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,10 a 1,78; cinco ECA, 262 ojos). Esta evidencia se consideró como de certeza moderada, disminuida debido al riesgo de sesgo. En los estudios incluidos, aproximadamente 500 ojos por 1000 lograron un astigmatismo posoperatorio menor que 0,5 D en el grupo de ILR comparado con 700 por 1000 en el grupo de LIO tóricas. Hubo una diferencia pequeña en el astigmatismo residual entre los dos grupos, que favoreció a las LIO tóricas (diferencia de medias [DM] -0,32 D, IC del 95%: -0,48 a -0,15 D; diez ECA, 620 ojos). Aunque todos los estudios favorecieron las LIO tóricas, los resultados de los estudios individuales fueron inconsistentes (rango de efectos -0,02 D a -0,71 D; I² = 89%). Se considera que esta evidencia es de baja certeza, la cual se disminuyó debido al riesgo de sesgo y la inconsistencia. Los pacientes que reciben una LIO tórica probablemente presentan una mejoría pequeña en la agudeza visual a los seis meses o más después de la cirugía, en comparación con los pacientes que reciben una ILR, aunque la diferencia es pequeña y probablemente clínicamente insignificante (DM -0,04 logMAR, IC del 95%: -0,07 a -0,02; ocho ECA, 474 ojos; evidencia de certeza moderada). La evidencia de certeza baja de un estudio de 40 pacientes indicó poca diferencia en la calidad de vida relacionada con la visión medida con el Visual Function Index (VF-14) (DM -3,01; IC del 95%: -8,56 a 2,54). Dos estudios informaron la independencia de los anteojos e indicaron que los pacientes que reciben LIO tóricas pueden tener una mayor probabilidad de independencia de los anteojos (RR 1,56; IC del 95%: 1,14 a 2,15; 100 personas; evidencia de certeza baja). No hubo casos de rotación de las lentes que requirieran cirugía (evidencia de certeza muy baja). Cinco estudios (320 ojos) hicieron comentarios sobre una variedad de otros efectos adversos, incluido el edema corneal, la endoftalmitis y la ectasia corneal. Todos estos estudios informaron que no hubo eventos adversos, con la excepción de un estudio (40 ojos) en el que un participante del grupo de ILR tuvo una desepitelización central que se recuperó en diez días.

No se encontraron estudios económicos que compararan las LIO tóricas con las ILR.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save