Opiáceos para el dolor relacionado con el cáncer en niños y adolescentes

Conclusión

No existe evidencia de ensayos controlados aleatorizados que apoye ni refute la indicación de que los opiáceos en cualquier dosis disminuyen el dolor por cáncer en niños o adolescentes.

Antecedentes

El cáncer infantil es una de las principales causas de enfermedad y muerte en niños y adolescentes actualmente en el mundo. El dolor asociado es un importante problema de salud y actualmente no se conocen bien los datos específicos sobre niños. En general, el dolor por cáncer está causado directamente por un tumor que comprime los nervios o por la inflamación de órganos y puede ser muy angustiante.

Los opiáceos se usan en todo el mundo para el tratamiento del dolor. Por lo general, los opiáceos están disponibles en ámbitos sanitarios de los países más desarrollados, pero el acceso puede estar restringido en los países en desarrollo. Por ejemplo, los opiáceos actualmente disponibles incluyen: buprenorfina, codeína, fentanilo, hidromorfona, metadona, morfina, oxicodona y tramadol. Los opiáceos se usan en dosis variables y se administran comúnmente mediante inyección o en comprimidos orales.

Resultados clave

En febrero de 2017, se buscaron ensayos clínicos en los que se usaron opiáceos para el tratamiento del dolor por cáncer en pacientes desde el nacimiento hasta los 17 años. No se encontraron estudios que cumplieran los requerimientos para esta revisión. Varios estudios probaron opiáceos en pacientes adultos con dolor por cáncer, pero ninguno en participantes desde el nacimiento hasta los 17 años de edad.

Calidad de la evidencia

Se planificó calificar la calidad de la evidencia de los estudios mediante cuatro niveles: muy baja, baja, moderada o alta. La evidencia de muy baja calidad significa que hay muy poca seguridad en cuanto a los resultados. La evidencia de calidad alta significa que se tiene mucha confianza en los resultados.

No fue posible calificar la calidad de la evidencia, ya que no hubo evidencia de ensayos controlados aleatorizados para apoyar o refutar la sugerencia de que los opiáceos en cualquier dosis reducirán el dolor relacionado con el cáncer en niños o adolescentes.

Conclusiones de los autores: 

No existe evidencia de ensayos controlados aleatorizados para apoyar o refutar el uso de opiáceos para tratar el dolor crónico relacionado con el cáncer en niños y adolescentes. No se pueden hacer comentarios sobre la eficacia o el daño del uso de opiáceos para tratar el dolor crónico relacionado con el cáncer en niños y adolescentes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El dolor es una característica común en la niñez y la adolescencia en todo el mundo, y para muchos jóvenes, dicho dolor es crónico. En las guías de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre los tratamientos farmacológicos del dolor persistente en niños, se reconoce que el dolor en este grupo etario es un problema de gran interés y relevancia para la salud pública en la mayoría de los países del mundo. Los criterios sobre el dolor en niños han cambiado con el transcurso del tiempo y en la actualidad el alivio del dolor se considera importante. En el pasado, el dolor se desestimaba en la mayoría de los casos y con frecuencia no se trataba. Se suponía que el niño se olvidaba rápidamente del cuadro de dolor.

Se diseñó una serie de siete revisiones sobre dolor crónico no relacionado con el cáncer y dolor por cáncer (en las que se estudiaron fármacos antidepresivos, antiepilépticos, antiinflamatorios no esteroideos, opiáceos y paracetamol) para examinar la evidencia sobre el dolor en niños mediante el uso de intervenciones farmacológicas.

Como se trata de una de las causas más importantes de mortalidad y morbilidad en niños y adolescentes en el mundo actualmente, el cáncer infantil (y el dolor asociado) es un problema de salud importante. El dolor por cáncer en lactantes, niños y adolescentes es principalmente de tipo nociceptivo, con efectos negativos a largo plazo. Por lo general, el dolor relacionado con el cáncer está causado directamente por el propio tumor, por compresión de un nervio o inflamación de los órganos. El dolor relacionado con el cáncer en general resulta de procedimientos perioperatorios, daño nervioso causado por tratamientos de radiación o quimioterapia, o mucositis. Sin embargo, esta revisión se centró en el dolor causado directamente por el tumor, como la infiltración nerviosa, la compresión nerviosa externa y otros procesos inflamatorios.

Los opiáceos se usan en todo el mundo para el tratamiento del dolor. Los opiáceos actualmente disponibles incluyen: buprenorfina, codeína, fentanilo, hidromorfona, metadona, morfina, oxicodona y tramadol. Por lo general, los opiáceos están disponibles en ámbitos sanitarios de los países más desarrollados, pero el acceso puede estar restringido en los países en desarrollo. Para conseguir una analgesia suficiente en niños mediante el uso de opiáceos, con un nivel aceptable de efectos adversos, el método recomendado es comenzar con una dosis baja, que se ajusta gradualmente para alcanzar el efecto o hasta que aparezcan efectos adversos inaceptables en el paciente.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia analgésica y los eventos adversos de los opiáceos utilizados para el tratamiento del dolor por cáncer en niños y adolescentes, desde el nacimiento hasta los 17 años de edad, en cualquier ámbito.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) vía the Cochrane Register of Studies Online, MEDLINE vía Ovid y Embase vía Ovid, desde su inicio hasta 22 febrero 2017. También se realizaron búsquedas en las listas de referencias de estudios y revisiones recuperados, y se realizaron búsquedas en registros de ensayos clínicos en línea.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA), con o sin cegamiento, de cualquier dosis y por cualquier vía de administración, sobre el tratamiento del dolor por cáncer en niños y adolescentes, que comparasen opiáceos con placebo o un comparador activo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron la elegibilidad de los estudios. Se planificó usar datos dicotómicos para calcular el cociente de riesgos y el número necesario a tratar para un evento adicional, con el uso de métodos estándar. Se planificó evaluar GRADE (Grading of Recommendations Assessment, Development and Evaluation) y crear una tabla de "Resumen de los hallazgos".

Resultados principales: 

No se identificaron estudios elegibles para la inclusión en esta revisión. Varios estudios probaron opiáceos en pacientes adultos con dolor por cáncer, pero ninguno en participantes desde el nacimiento hasta los 17 años de edad.

No existe evidencia para apoyar o refutar el uso de opiáceos para el tratamiento del dolor relacionado con el cáncer en niños y adolescentes.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save