Olanzapina para la prevención y el tratamiento de náuseas y vómitos relacionados con el cáncer en pacientes adultos

Antecedentes

La olanzapina se ha estudiado para observar si podría funcionar como un fármaco contra los vómitos (antiemético) y si es segura. Los pacientes con cáncer habitualmente pueden presentar náuseas y vómitos molestos, a pesar de los fármacos actuales disponibles, antes, durante y después de la quimioterapia o la radioterapia y durante la fase paliativa de la enfermedad (cuando el objetivo del tratamiento es el alivio de los síntomas en lugar de la curación). Algunos pacientes aún presentan náuseas y vómitos problemáticos al recibir quimioterapia, incluso cuando reciben medicación antiemética estándar.

Los estudios de investigación recientes se han centrado en la prevención y el tratamiento de las náuseas y los vómitos inducidos por la quimioterapia.

Pregunta de la revisión

Se investigaron los efectos beneficiosos y perjudiciales de la administración de olanzapina para la prevención y el tratamiento de las náuseas y los vómitos en adultos con cáncer.

Fecha de la búsqueda

Se buscaron estudios en septiembre de 2017.

Características de los estudios

Se incluyeron 14 ensayos controlados aleatorios (ECA) debido a que aportan la evidencia más fiable, con 1917 participantes en total, de todo el mundo, que investigaron la administración de olanzapina oral para el tratamiento o la prevención de las náuseas y los vómitos.

Todos los estudios incluidos administraron olanzapina en combinación con otros fármacos, por lo general antieméticos (fármacos contra los vómitos). Nueve estudios compararon olanzapina con placebo (una sustancia sin efecto terapéutico) o ningún tratamiento. Otros estudios compararon olanzapina con otros antieméticos.

¿Los participantes recibían tratamientos contra el cáncer?

Trece ECA incluyeron participantes que recibían quimioterapia. La quimioterapia se califica con respecto a su probabilidad de provocar náuseas y vómitos (es decir, cuán emetógena es). En seis ECA los participantes recibieron quimioterapia altamente emetógena (QAH) o quimioterapia moderadamente emetógena (QME). En seis ECA los participantes solo recibieron QAH. Un ECA no estableció si los participantes recibieron QAH o QME.

Ningún ECA incluyó a participantes que recibían radioterapia sola. Un ensayo incluyó a participantes que recibían tratamiento con quimioterapia y con radioterapia para el cáncer. Un ensayo incluyó a participantes que no recibían quimioterapia ni radioterapia.

Fuentes de financiación de los estudios

Ningún ECA incluido informó haber recibido fondos de compañías farmacéuticas. Cinco estudios señalaron que habían recibido financiamiento de fundaciones contra el cáncer, de dotaciones o de universidades. Nueve estudios no hicieron declaraciones con respecto al financiamiento.

Resultados clave

El 50% de los pacientes que recibieron olanzapina además de tratamiento estándar probablemente no presentaron náuseas ni vómitos durante la quimioterapia en comparación con solo el 25% de los que recibieron tratamiento estándar. Es probable que la olanzapina aumente la posibilidad de somnolencia no deseada. No existe seguridad con respecto a si la administración de 5 mg de olanzapina por día en vez de 10 mg de olanzapina por día reduce la probabilidad de somnolencia sin reducir el efecto beneficioso antiemético. No existe seguridad acerca del riesgo de presentar otros efectos secundarios o efectos secundarios graves, de manera que es importante ser conscientes de que los mismos podrían ocurrir. Hubo alguna indicación de que los pacientes que recibieron olanzapina con tratamiento estándar podrían tener una mejor calidad de vida en comparación con los que recibieron tratamiento estándar solo, pero hubo muchas dudas con respecto a este hecho debido a que no fue posible analizar los datos. No hubo evidencia suficiente para establecer si los pacientes prefieren recibir olanzapina en comparación con ninguna olanzapina.

No hay evidencia suficiente para establecer si la olanzapina tiene una efectividad igual, peor o mejor que otros fármacos antieméticos que se utilizan en la actualidad.

Calidad de la evidencia

La calidad de la evidencia de los estudios se clasificó en cuatro niveles: muy baja, baja, moderada o alta. "La evidencia de muy baja calidad" indica que no hay seguridad acerca de los resultados. "La evidencia de alta calidad" indica que se tiene mucha seguridad sobre los resultados. Se encontró evidencia de calidad moderada de que la olanzapina reduce las náuseas y los vómitos generales, pero que también aumenta la somnolencia no deseada en comparación con placebo o ningún tratamiento. Hubo evidencia de calidad moderada sobre la preferencia del paciente y evidencia de baja calidad de los eventos adversos. La evidencia restante fue de baja o muy baja calidad.

Implicaciones de la revisión

La olanzapina probablemente es un fármaco antiemético efectivo. No existe seguridad con respecto a qué dosis es mejor, 5 mg o 10 mg, o si 2,5 mg podrían funcionar con la misma efectividad. Sin embargo, esta revisión solo encontró información acerca de la administración de olanzapina por vía oral y no encontró datos acerca de la olanzapina inyectable. Se necesita más evidencia para informar la práctica.

Conclusiones de los autores: 

Hay evidencia de calidad moderada de que la olanzapina oral probablemente aumenta la probabilidad de ausencia de náuseas o vómitos durante la quimioterapia del 25% al 50% en los pacientes adultos con tumores sólidos, además del tratamiento estándar, en comparación con placebo o ningún tratamiento. Hay incertidumbre sobre si aumenta los eventos adversos graves. Puede aumentar la probabilidad de otros eventos adversos y aumentar también la somnolencia y la fatiga. Hay incertidumbre acerca de los efectos beneficiosos y perjudiciales relativos de 5 mg versus 10 mg.

Se identificaron solo ECA que describían la administración oral. Los resultados de esta revisión no se pueden extrapolar para aportar evidencia acerca de la eficacia y la seguridad de cualquier forma inyectable (intravenosa, intramuscular o subcutánea) de la olanzapina.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La olanzapina como antiemético representa un nuevo uso de un fármaco antipsicótico. Los pacientes con cáncer pueden presentar náuseas y vómitos mientras reciben quimioterapia o radioterapia, o mientras se encuentran en la fase paliativa de la enfermedad.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de la olanzapina cuando se administra como un antiemético en la prevención y el tratamiento de las náuseas y los vómitos relacionados con el cáncer en pacientes adultos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas de datos publicados en CENTRAL, MEDLINE y en Embase el 20 de septiembre de 2017, así como en ClinicalTrials.gov y en la World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform para encontrar ensayos no publicados. Se verificaron las listas de referencias y se estableció contacto con expertos en el tema y con los autores de los estudios.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) de olanzapina versus cualquier comparador con o sin tratamientos complementarios para la prevención o el tratamiento, o ambos, de las náuseas o los vómitos en pacientes con cáncer a partir de los 18 años de edad, en cualquier contexto, de cualquier duración, con al menos diez participantes por brazo de tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizó la metodología Cochrane estándar. Se utilizó GRADE para evaluar la calidad de la evidencia para cada resultado principal. Se extrajeron los datos sobre la ausencia de náuseas o vómitos y la frecuencia de los eventos adversos graves como resultados primarios. Se extrajeron los datos de la percepción del paciente del tratamiento, otros eventos adversos, la somnolencia y la fatiga, los abandonos, la gravedad de las náuseas o los vómitos, las náuseas y los vómitos intercurrentes, la administración de antieméticos de rescate y las náuseas y los vómitos como resultados secundarios en puntos temporales específicos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 14 ECA (1917 participantes) de países de ingresos altos, medios y bajos, que representaban más de 24 tipos de cáncer diferentes. Trece estudios se realizaron en pacientes con náuseas y vómitos inducidos por la quimioterapia. La olanzapina oral se administró durante la quimioterapia altamente emetógena (QAH) o moderadamente emetógena (QME) (12 estudios); la quimiorradioterapia (un estudio); o los cuidados paliativos (un estudio). Ocho estudios esperan clasificación y 13 están en curso.

La comparación principal fue olanzapina versus placebo/ningún tratamiento. Otras comparaciones incluyeron olanzapina versus antagonistas de NK1; proquinéticos, antagonistas de 5-HT3 o dexametasona.

Excepto un estudio, todos se consideraron con riesgo alto de sesgo en uno o más dominios. Ocho ECA con menos de 50 participantes por brazo de tratamiento y diez ECA con problemas relacionados con el cegamiento, tuvieron riesgo alto de sesgo. Las evaluaciones GRADE se disminuyeron debido a la imprecisión, la inconsistencia y las limitaciones de los estudios.

Olanzapina versus placebo/ningún tratamiento

Resultados primarios

La olanzapina probablemente duplica la probabilidad de ninguna náusea o vómito durante la quimioterapia del 25% al 50% (cociente de riesgos [CR] 1,98; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,59 a 2,47; 561 participantes; tres estudios; tumores sólidos; tratamiento con QAH o QME; evidencia de calidad moderada) cuando se la agrega al tratamiento estándar. El número necesario a tratar para lograr un resultado beneficioso adicional (NNTB) fue 5 (IC del 95%: 3,3 a 6,6).

No está claro si la olanzapina aumenta el riesgo de eventos adversos graves (diferencia de riesgos absoluta 0,7% más; IC del 95%: 0,2 a 5,2) (CR 2,46; IC del 95%: 0,48 a 12,55; siete estudios, 889 participantes, evidencia de baja calidad).

Resultados secundarios

Cuatro estudios informaron la percepción del paciente del tratamiento. Un estudio (48 participantes) no informó diferencias en la preferencia del paciente. Cuatro informaron la calidad de vida, pero los datos no fueron suficientes para el metanálisis.

La olanzapina puede aumentar otros eventos adversos (CR 1,71; IC del 95%: 0,99 a 2,96; 332 participantes; cuatro estudios; evidencia de baja calidad) y probablemente aumenta la somnolencia y la fatiga en comparación con ningún tratamiento o placebo (CR 2,33; IC del 95%: 1,30 a 4,18; riesgo absoluto previsto 8,2% más; IC del 95%: 1,9 a 18,8; 464 participantes; cinco estudios; evidencia de calidad moderada). La olanzapina probablemente no afecta los abandonos por todas las causas (CR 0,99; IC del 95%: 0,57 a 1,73; 943 participantes; ocho estudios; I² = 0%). No existe seguridad sobre si la olanzapina aumenta los abandonos debido a los eventos adversos (CR 3,00; IC del 95%: 0,13 a 70,16; 422 participantes; seis estudios). Ningún participante se retiró debido a la falta de eficacia.

No existe seguridad sobre si la olanzapina reduce las náuseas y los vómitos intercurrentes (CR 0,38; IC del 95%: 0,10 a 1,47; 501 participantes; dos estudios; I² = 54%) en comparación con placebo o ningún tratamiento. Ningún estudio informó una reducción del 50% en la gravedad de las náuseas o los vómitos, el uso de antieméticos de rescate ni los abandonos.

No existe seguridad con respecto a la eficacia de la olanzapina para reducir las náuseas o los vómitos agudos. La olanzapina probablemente reduce las náuseas tardías (CR 1,71; IC del 95%: 1,40 a 2,09; 585 participantes; tres estudios) y los vómitos tardíos (CR 1,28; IC del 95%: 1,14 a 1,42; 702 participantes; cinco estudios).

Análisis de subgrupos: 5 mg versus 10 mg

Los análisis de subgrupos planificados encontraron que no está claro si 5 mg tienen la misma efectividad como antiemético que 10 mg. No hay evidencia suficiente para excluir la posibilidad de que 5 mg puedan conferir un riesgo menor de somnolencia y fatiga que 10 mg.

Otras comparaciones

Un estudio (20 participantes) comparó olanzapina versus antagonistas de NK1. No se observó diferencias en los resultados informados.

Un estudio (112 participantes) comparó olanzapina versus un proquinético (metoclopramida) e informó que la olanzapina puede aumentar la ausencia de náuseas en general (CR 2,95; IC del 95%: 1,73 a 5,02) y de vómitos en general (CR 3,03; IC del 95%: 1,78 a 5,14).

Un estudio (62 participantes) examinó olanzapina versus antagonistas de 5-HT3 e informó que la olanzapina puede aumentar la probabilidad de una reducción del 50% o mayor de las náuseas o los vómitos a las 48 horas (CR 1,82; IC del 95%: 1,11 a 2,97) y a las 24 horas (CR 1,36; IC del 95%: 0,80 a 2,34).

Un estudio (229 participantes) comparó la olanzapina versus dexametasona e informó que la olanzapina puede reducir las náuseas en general (CR 1,73; IC del 95%: 1,37 a 2,18), los vómitos en general (CR 1,27; IC del 95%: 1,10 a 1,48), las náuseas tardías (CR 1,66; IC del 95%: 1,33 a 2,08) y los vómitos tardíos (CR 1,25; IC del 95%: 1,07 a 1,45).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save