Probióticos para prevenir los cólicos del lactante

¿Cuál era el objetivo de esta revisión?

El objetivo de esta revisión fue investigar si los probióticos administrados en recién nacidos sanos previenen los cólicos del lactante, y si son seguros.

Mensajes clave

Aunque el uso de probióticos ejerce poca o ninguna diferencia en la aparición de cólicos del lactante, sí podrían reducir la duración del llanto y no hubo problemas de seguridad. Todavía se necesita una mayor investigación para averiguar si se puede reducir la aparición de los cólicos.

¿Qué estudió esta revisión?

Los cólicos del lactante afectan a una gran cantidad de neonatos y familias en todo el mundo. Los cólicos del lactante son un problema que se distingue por episodios de llanto inconsolable que duran más de tres horas por día, durante más de tres días por semana, durante al menos tres semanas.

Los probióticos son bacterias vivas que, si se las ingiere, pueden ser beneficiosas para los pacientes. Los probióticos son baratos y pueden conseguirse fácilmente; además, existen investigaciones recientes que abordan su administración para esta afección.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?

Esta revisión incluyó seis estudios. A los neonatos del grupo de probióticos se les administró diferentes tipos de probióticos, y en diferentes dosis, y se los comparó con los neonatos que recibieron placebo (medicamento inactivo).

La revisión halló que, en comparación con el placebo, los probióticos lograron poca o ninguna diferencia en la aparición de cólicos del lactante; aunque efectivamente parecían reducir la duración del llanto. No hubo diferencias en el informe de los efectos secundarios, un estudio amplio solo informó cuatro eventos graves y fue clínicamente poco probable que estuvieran relacionados con el consumo de ninguno de los medicamentos del estudio.

¿Cuál es el grado de actualización de esta revisión?

Se buscaron estudios que se habían publicado hasta enero de 2018.

Conclusiones de los autores: 

No hay evidencias claras de que los probióticos sean más efectivos que el placebo para prevenir los cólicos del lactante; sin embargo, la duración del llanto diario parecía disminuir con probióticos en comparación con placebo. No hubo diferencias claras en los efectos adversos.

La capacidad de establecer conclusiones es limitada debido a la certeza de la evidencia, que se estimó que era baja en los tres resultados; lo que significa que no se confía en que estos resultados no cambien a medida que se incorporen investigaciones adicionales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los cólicos del lactante habitualmente se definen como llantos con toda la fuerza que duran más de tres horas por día, durante más de tres días por semana, durante al menos tres semanas. Los cólicos del lactante afectan a una gran cantidad de neonatos y familias en todo el mundo. En general los síntomas son amplios, y si bien no son indicativos de enfermedad, podrían representar una afección subyacente grave en un porcentaje pequeño de neonatos que podrían requerir una evaluación médica. Los probióticos son microorganismos vivos que alteran la microflora del huésped y proporcionan efectos beneficiosos para la salud. Los probióticos que se utilizan con mayor frecuencia son los de Lactobacillus, Bifidobacterium y Streptococcus. Cada vez hay más evidencia que sugiere que la flora intestinal de los neonatos con cólicos es diferente a la de los neonatos sanos, y se sugiere que los probióticos pueden corregir este equilibrio y proporcionar un panorama más saludable para la microbiota intestinal. El bajo coste y la fácil disponibilidad de los probióticos los convierten en una posible solución profiláctica para reducir la incidencia y la prevalencia de los cólicos del lactante.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de los probióticos profilácticos para prevenir o reducir la gravedad de los cólicos del lactante.

Estrategia de búsqueda (: 

En enero 2018, se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase, PsycINFO, CINAHL, en otras 10 bases de datos y en dos registros de ensayos. Además, se realizaron búsquedas manuales de los resúmenes de las reuniones relevantes, se buscó en las listas de referencias, se realizaron búsquedas de citas de los estudios incluidos y se estableció contacto con los autores y los expertos en el campo, incluidos los fabricantes de probióticos, a fin de identificar los ensayos no publicados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) de recién nacidos de menos de un mes de vida sin diagnóstico de cólicos del lactante en el momento del reclutamiento. Se incluyó cualquier tipo de probiótico, solo o combinado con un prebiótico (también conocidos como simbióticos), frente a ninguna intervención, otras intervenciones o placebo, si el estudio se centró en el efecto de la intervención en los cólicos del lactante.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar Cochrane.

Resultados principales: 

La búsqueda obtuvo 3284 registros, y de estos, se seleccionaron 21 informes para la revisión de texto completo. Seis estudios con 1886 participantes cumplieron los criterios de inclusión, comparando probióticos con placebo. Dos estudios investigaron Lactobacillus reuteri DSM, dos investigaron varias cepas de probióticos, uno investigó Lactobacillus rhamnosus y uno investigó Lactobacillus paracasei y Bifidobacterium animalis. Dos estudios comenzaron con probióticos durante el embarazo y siguieron administrándolos al recién nacido después del parto.

Se considera que el riesgo de sesgo de la asignación al azar de los seis ensayos es bajo; en dos estudio el riesgo de la ocultación de la asignación es bajo y es incierto en otros cuatro estudios. Todos los estudios se cegaron y tuvieron un riesgo de abandono y sesgo de notificación bajo.

Un metanálisis de efectos aleatorios de tres estudios (1148 participantes) no halló diferencias entre los grupos con relación a la aparición de nuevos casos del cólicos: cociente de riesgos [CR] 0,46; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,18 a 1,19; certeza de la evidencia baja; I2 = 72%.

Un metanálisis de efectos aleatorios de los seis estudios (1851 participantes) no halló diferencias entre los grupos con relación a los efectos adversos graves (CR 1,02; IC del 95%: 0,14 a 7,21; certeza de la evidencia baja; I2 no calculable (solamente cuatro eventos graves para una comparación, dos en cada grupo: obstrucción por tapón de meconio, conducto arterioso permeable y hepatitis neonatal).

Un metanálisis de efectos aleatorios de tres estudios (707 participantes) halló una diferencia de medias (DM) de –32,57 minutos por día (IC del 95%: –55,60 a –9,54; certeza de la evidencia baja; I2 = 93%) en la duración del llanto al final del estudio a favor de los probióticos.

Un análisis de subgrupos del agente más investigado, Lactobacillus reuteri, reveló una reducción de 44,26 minutos en el llanto diario con un modelo de efectos aleatorios (IC del 95%: –66,6 a –21,9; I2 = 92%), a favor de los probióticos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save