Posición de la cabeza en la línea media (central) para prevenir la hemorragia intraventricular (es decir, la hemorragia en el cerebro) en los lactantes muy prematuros

Pregunta de la revisión

¿Reduce la posición de la línea media de la cabeza el riesgo de hemorragia intraventricular (es decir, hemorragia en el cerebro) y la mortalidad en los lactantes muy prematuros?

Antecedentes

La hemorragia intraventricular (es decir, la hemorragia en el cerebro) ocurre en el 25% de los lactantes de muy bajo peso al nacer y puede estar causada por múltiples factores. La posición de la cabeza puede afectar la manera en la que la sangre circula dentro del cerebro, por lo que puede estar involucrada en el desarrollo de la hemorragia intraventricular. Girar la cabeza hacia un lado puede limitar el retorno de la sangre en las venas del mismo lado y puede aumentar la presión y la cantidad de sangre dentro del cerebro. Se ha sugerido que esto se podría evitar si el paciente está posicionado en la línea media (central) supina (acostado sobre la espalda), especialmente durante los primeros dos a tres días de vida, cuando el riesgo de hemorragia intraventricular es mayor.

Características de los estudios

Se incluyeron tres estudios pequeños que compararon la posición de la cabeza en la línea media supina versus la cabeza supina rotada 90°. La búsqueda está actualizada hasta el 12 de septiembre de 2019.

Resultados clave

Esta revisión de ensayos encontró muy poca evidencia que muestre los efectos positivos o negativos de la posición de la cabeza en la línea media supina (acostado sobre la espalda) para la prevención de la hemorragia intraventricular (es decir, hemorragia en el cerebro) en neonatos muy prematuros. La mortalidad fue menor en el caso de la cabeza en posición supina, debido a un estudio que comparó los efectos de la inclinación de la cabeza (elevando la cabeza de la incubadora hacia arriba). No se encontraron ensayos que compararan la posición supina (acostado boca arriba) versus la posición prona (acostado boca abajo) de la cabeza en la línea media.

Conclusiones

Aunque uno de los estudios informó de una mortalidad menor en lactantes tumbados boca arriba (posición supina) con la cabeza en posición central y con la cuna inclinada, los resultados de esta revisión sistemática son consistentes con efectos beneficiosos o perjudiciales de una posición supina con cabeza en la línea media versus una posición lateral y no dan una respuesta definitiva a la pregunta de la revisión.

Conclusiones de los autores: 

Se encontraron pocos datos de ensayos sobre los efectos de la posición de la cabeza en la línea media sobre la HIV-GM en neonatos muy prematuros. Aunque los metanálisis sugieren que la mortalidad podría reducirse, la certeza de la evidencia es muy baja y no está claro si algún efecto se debe a la inclinación de la cuna (una cointervención en un ensayo). Para resolver esta incertidumbre se necesitarían ECA de alta calidad adicionales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La posición de la cabeza en el cuidado del lactante puede afectar la hemodinámica cerebral y contribuir a la aparición de una hemorragia intraventricular de la matriz germinal (HIV-MG) en lactantes muy prematuros. Girar la cabeza a un lado puede ocluir el drenaje venoso yugular a la vez que aumente la presión intracraneal y el volumen sanguíneo cerebral. Se ha sugerido que la presión venosa cerebral se reduce y el drenaje cerebral hidrostático mejora si el lactante recibe cuidados en posición supina con la cabeza en la línea media.

Objetivos: 

Evaluar si la posición de la cabeza en la línea media es más efectiva que otras posiciones de la cabeza para prevenir (o evitar la extensión) de la HIV-MG en lactantes muy prematuros (< 32 semanas de gestación al nacer).

Métodos de búsqueda: 

Se utilizó la estrategia de búsqueda estándar del Grupo Cochrane de Neonatología (Cochrane Neonatal Group) para realizar búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL; 2019, Número 9), MEDLINE vía PubMed (1966 hasta el 12 de septiembre de 2019), Embase (1980 hasta el 12 de septiembre de 2019) y en el Cumulative Index to Nursing and Allied Health Literature (CINAHL; 1982 al 12 de septiembre de 2019). Se realizaron búsquedas en bases de datos de ensayos clínicos, actas de congresos y en las listas de referencias de los artículos obtenidos.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) que compararon el cuidado de los lactantes muy prematuros en una posición supina de la cabeza en la línea media versus una posición decúbito prono o lateral, o realizar una estrategia de cambio regular de la posición, o no tener una posición predefinida. Se incluyeron los ensayos que reclutaron lactantes con HIV-MG existente y se planificó evaluar la extensión de la hemorragia en un subgrupo de lactantes. Se planificó analizar las posiciones horizontales (plana) versus cabeza elevada por separado para todas las posiciones corporales.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los métodos estándar del Grupo Cochrane de Neonatología. Dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de cada uno de los ensayos incluidos. Los criterios de valoración primarios fueron la HIV-MG, la HIV grave y la muerte neonatal. El efecto del tratamiento se evaluó mediante el modelo de efectos fijos con el riesgo relativo (RR) para los datos categóricos y la media, la desviación estándar (DE) y la diferencia de medias (DM) para los datos continuos. Se utilizaron los criterios GRADE para evaluar la certeza de la evidencia.

Resultados principales: 

Tres ECA con un total de 290 niños (de menos de 30 semanas de edad gestacional o menos de 1000 g de peso corporal), cumplieron los criterios de inclusión. Dos ensayos compararon la posición supina de la cabeza en la línea media versus la cabeza girada 90° con la cuna plana. Un ensayo comparó la posición supina de la cabeza en la línea media versus la cabeza girada 90° con la cuna inclinada 30º. No se encontraron ensayos que compararan la posición supina versus la posición prona con la cabeza en la línea media.

El metanálisis de tres ensayos (290 lactantes) no mostró un efecto sobre las tasas de HIV-GM (RR 1,11, intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,78 a 1,56; I² = 0%) ni de HIV grave (RR 0,71, IC del 95%: 0,37 a 1,33; I² = 0%). La mortalidad neonatal (RR 0,49, IC del 95%: 0,25 a 0,93; I² = 0%; diferencia absoluta de riesgo (DR) -0,09, IC del 95%: -0,16 a -0,01) y la mortalidad hasta el alta hospitalaria (RR típico 0,50, IC del 95%: 0,28 a 0,90; I² = 0%; DR -0,10, IC del 95%: -0,18 a -0,02) fueron menores en la posición supina de la cabeza. La certeza de la evidencia fue muy baja para todos los criterios de valoración debido a las limitaciones en el diseño del estudio y a la imprecisión de las estimaciones. Se identificó un estudio en curso.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save