Ácidos grasos poliinsaturados para la prevención y el tratamiento de las enfermedades del corazón y circulatorias

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Pregunta de la revisión

Se examinaron los ensayos aleatorios (los participantes tuvieron igual oportunidad de ser asignados a cualquiera de los tratamientos) que examinaron los efectos de aumentar la ingesta de los ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) sobre las muertes y las enfermedades del corazón y circulatorias (enfermedades cardiovasculares), que incluyen los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares.

Antecedentes

Los AGPI se ingieren en los alimentos habituales, pero sus cantidades varían. Hay alguna evidencia de que el aumento de la ingesta de AGPI puede reducir el colesterol en la sangre y disminuir las probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiovascular, en particular si los AGPI se ingieren en lugar de los ácidos grasos saturados (grasas de fuentes animales como la carne y el queso). Sin embargo, el aumento de la ingesta de AGPI puede aumentar el peso corporal, y los ácidos grasos omega 6 (un componente de los AGPI) pueden empeorar el riesgo cardiovascular al aumentar la inflamación. La evidencia sobre los efectos beneficiosos o perjudiciales del aumento de la ingesta de AGPI sobre las enfermedades del corazón y circulatorias, o sobre otro resultado de salud, no son concluyentes.

Características de los ensayos

La evidencia en esta revisión Cochrane está actualizada hasta el 27 de abril de 2017. Se incluyeron 49 ensayos que asignaron al azar a 24 272 participantes, con una duración de uno a ocho años. Estos ensayos evaluaron los efectos de la ingestión de más AGPI, en comparación con ingerir menos, sobre las enfermedades del corazón y circulatorias y las muertes. Doce ensayos fueron muy fiables (tuvieron bajo riesgo general de sesgo). Los participantes fueron hombres y mujeres, con enfermedades existentes o no. Los ensayos se realizaron en América del Norte, Asia, Europa y Australia, y 16 fueron financiados solo por agencias nacionales o de beneficencia.

Resultados clave

Hay probabilidades de que el aumento de la ingesta de AGPI logre poco o ningún cambio (ni tiene efectos beneficiosos o perjudiciales) en el riesgo de muerte (evidencia de calidad moderada), y logre poco o ningún cambio en el riesgo de morir de enfermedades cardiovasculares (evidencia de baja calidad). Sin embargo, es probable que el aumento de la ingesta de AGPI reduzca levemente el riesgo de eventos de cardiopatía y de eventos combinados cardíacos y de accidente cerebrovascular (evidencia de calidad moderada). Cincuenta y tres personas necesitarían ingerir más AGPI para evitar que un paciente presente un evento de cardiopatía, y 63 personas para evitar que un paciente presente un evento cardíaco o de accidente cerebrovascular. El aumento de la ingesta de AGPI puede reducir levemente el riesgo de muerte debido a cardiopatía, así como el accidente cerebrovascular, pero es posible que ocurran efectos perjudiciales (evidencia de baja calidad). Es probable que los AGPI reduzcan levemente las grasas que circulan en la sangre (el colesterol, evidencia de alta calidad, y los triglicéridos, evidencia de calidad moderada). Es probable que el aumento de la ingesta de AGPI aumente levemente el peso corporal (evidencia de calidad moderada). La evidencia proviene en su mayoría de ensayos de hombres que viven en países de ingresos altos.

Conclusiones de los autores: 

Esta es la revisión sistemática más amplia de ECA realizada hasta la fecha para evaluar los efectos del aumento de la ingesta de AGPI sobre la enfermedad cardiovascular, la mortalidad, los lípidos o la adiposidad. Es probable que el aumento de la ingesta de AGPI reduzca levemente el riesgo de cardiopatía coronaria y los eventos de enfermedad cardiovascular, y puede reducir levemente el riesgo de mortalidad por cardiopatía coronaria y el accidente cerebrovascular (aunque no se descartan los efectos perjudiciales), pero tiene poco o ningún efecto sobre la mortalidad por todas las causas o la mortalidad por enfermedad cardiovascular. El mecanismo de dicho efecto puede ser a través de la reducción de los lípidos, pero es probable que el aumento de la ingesta de AGPI aumente levemente el peso.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La evidencia relacionada con los efectos sobre la salud de los ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) totales es contradictoria. Los aceites de pescado son ricos en AGPI omega 3, y los aceites de plantas en AGPI omega 6. La evidencia indica que el aumento de la ingesta de alimentos, suplementos o alimentos con suplementos ricos en AGPI puede reducir el colesterol sérico, pero puede aumentar el peso corporal, por lo que los efectos cardiovasculares están poco claros.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del aumento de la ingesta total de AGPI sobre la enfermedad cardiovascular y la mortalidad por todas las causas, los lípidos y la adiposidad en los adultos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE y en Embase hasta abril 2017 y en clinicaltrials.gov y en la World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform hasta septiembre 2016, sin restricciones de idiomas. Se verificaron los ensayos incluidos en revisiones sistemáticas relevantes.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon el aumento con la disminución de la ingesta de AGPI en adultos con o sin enfermedad cardiovascular y evaluaron los efectos a los 12 meses o más. Se incluyeron los textos completos, los resúmenes, las entradas de los registros de ensayos y los datos no publicados. Los resultados fueron mortalidad por todas las causas, mortalidad por enfermedad cardiovascular, eventos cardiovasculares, factores de riesgo (lípidos sanguíneos, adiposidad, presión arterial) y eventos adversos. Se excluyeron los ensayos en los que no fue posible separar los efectos de los AGPI de otras intervenciones dietéticas, en el estilo de vida o farmacológicas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, revisaron los títulos y los resúmenes, evaluaron los ensayos para su inclusión, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Se escribió a los autores de los ensayos incluidos para obtener más datos. Los metanálisis utilizaron el análisis de efectos aleatorios, los análisis de sensibilidad incluyeron los efectos fijos y se limitaron al bajo riesgo de sesgo resumido. La calidad de la evidencia se evaluó mediante GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron 49 ECA que asignaron al azar a 24 272 participantes, con una duración de uno a ocho años. Once ensayos incluidos tuvieron bajo riesgo de sesgo resumido, y 33 reclutaron participantes sin enfermedades cardiovasculares. La ingesta de AGPI inicial fue poco clara en la mayoría de los ensayos pero, cuando se informó, fue del 3,9% al 8% del aporte energético total. La mayoría de los ensayos administraron cápsulas con suplementos, pero ocho dieron asesoría dietética, ocho proporcionaron alimentos suplementarios como nueces o margarina y tres utilizaron una combinación de métodos para aumentar la ingesta de AGPI.

Es probable que el aumento de la ingesta de AGPI tenga poco o ningún efecto sobre la mortalidad por todas las causas (riesgo 7,8% versus 7,6%; cociente de riesgos [CR] 0,98; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,89 a 1,07; 19 290 participantes, 24 ensayos), pero es probable que reduzca levemente el riesgo de eventos de cardiopatía coronaria del 14,2% al 12,3% (CR 0,87; IC del 95%: 0,72 a 1,06; 15 ensayos, 10 076 participantes) y los eventos de enfermedad cardiovascular del 14,6% al 13,0% (CR 0,89; IC del 95%: 0,79 a 1,01; 17 799 participantes, 21 ensayos); en todos los casos la evidencia es de calidad moderada. El aumento de la ingesta de AGPI puede reducir levemente el riesgo de muerte por enfermedad coronaria (6,6% al 6,1%; CR 0,91; IC del 95%: 0,78 a 1,06; nueve ensayos, 8810 participantes) y accidente cerebrovascular (1,2% al 1,1%, CR 0,91; IC del 95%: 0,58 a 1,44; 11 ensayos, 14 742 participantes, aunque los intervalos de confianza incluyen daños importantes), pero tiene poco o ningún efecto sobre la mortalidad cardiovascular (CR 1,02; IC del 95%: 0,82 a 1,26; 16 ensayos; 15 107 participantes); en todos los casos la evidencia es de baja calidad. Los efectos del aumento de la ingesta de AGPI sobre los eventos cardíacos y cerebrovasculares gravesy la fibrilación auricular están poco claros, ya que la evidencia es de muy baja calidad.

El aumento de la ingesta de AGPI reduce levemente el colesterol total (diferencia de medias [DM] -0,12 mmol/l; IC del 95%; -0,23 a -0,02; 26 ensayos, 8072 participantes) y es probable que disminuya levemente los triglicéridos (DM -0,12 mmol/l; IC del 95%: -0,2 a -0,04; 20 ensayos, 3905 participantes), pero tiene poco o ningún efecto sobre la lipoproteína de alta densidad (HDL) (DM -0,01 mmol/l; IC del 95%: -0,02 a 0,01; 18 ensayos, 4674 participantes) o la lipoproteína de baja densidad (LDL) (DM -0,01 mmol/l; IC del 95%: -0,09 a 0,06; 15 ensayos, 3362 participantes). Es probable que el aumento de la ingesta de AGPI cause una leve ganancia de peso (DM 0,76 kg; IC del 95%: 0,34 a 1,19; 12 ensayos, 7100 participantes).

Los efectos del aumento de la ingesta de AGPI sobre los eventos adversos graves como la embolia pulmonar y la hemorragia no están claros, ya que la evidencia es de muy baja calidad.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save