Intervenciones de entrenamiento con ejercicios para los pacientes con cáncer durante el tratamiento antes o después de la cirugía

Antecedentes
Los pacientes con diagnóstico de cáncer a menudo son sometidos a un tratamiento intensivo con la esperanza de lograr una curación. Dichos tratamientos pueden incluir cirugía, quimioterapia y quimiorradioterapia, administradas con frecuencia en combinación. Estos tratamientos pueden causar efectos secundarios (efectos adversos), por ejemplo, hacen que los pacientes se sientan menos activos y más cansados, y disminuyen la calidad de vida. Estos efectos adversos se pueden prevenir, o al menos reducir, si los pacientes con cáncer realizan un programa de entrenamiento con ejercicios durante el tratamiento para el cáncer. Anteriormente, a los pacientes con cáncer se les pedía que descansaran, pero las recomendaciones actuales son que permanezcan tan activos como sea posible.

Pregunta de la revisión
¿En los pacientes adultos sometidos a cirugía por cáncer, cuál es la repercusión del entrenamiento con ejercicios versus la atención habitual en el estado físico, la seguridad, la calidad de vida, la fatiga (cansancio) y los resultados clínicos?

Resultados clave
Se incluyeron 11 estudios con 1067 participantes, publicados hasta octubre de 2018. La mayoría de los pacientes (73%) recibió tratamiento para el cáncer de mama. Los participantes se asignaron al azar para recibir un programa de ejercicios o atención habitual (ningún entrenamiento con ejercicios). Los estudios incluidos indicaron que el entrenamiento con ejercicios puede lograr poco o ningún cambio en los niveles del estado físico. Los estudios incluidos también señalaron que probablemente es seguro hacer ejercicios, debido a que el número de eventos adversos fue bajo. Los resultados también indicaron que el entrenamiento con ejercicios puede lograr poco o ningún cambio en la calidad de vida, pero probablemente reduce la fatiga (cansancio). No se sabe si mejora la recuperación posoperatoria, debido que ningún estudio informó este tema.

Calidad de la evidencia
La calidad general (certeza) de la evidencia fue moderada a muy baja para todos los resultados, principalmente debido al escaso número de estudios y el número bajo de participantes, así como a las limitaciones de los estudios.

Conclusión
Los resultados de esta revisión se deben interpretar con cuidado debido a la certeza general baja de la evidencia, la variación en los tipos de cáncer y los tratamientos, las intervenciones con ejercicios y los resultados medidos. Existe certeza moderada con respecto a que el entrenamiento con ejercicios durante el tratamiento coadyuvante (tratamiento con quimioterapia o radioterapia después de la cirugía) reduce la fatiga.

Esta es un área nueva de investigación y se necesita más información para ayudar a comprender si el ejercicio beneficia a los pacientes que reciben tratamiento para el cáncer. Los estudios futuros también se deben concentrar en los pacientes con un nuevo diagnóstico de cáncer sometidos a quimioterapia o radioterapia antes de la cirugía (conocido como tratamiento neoadyuvante), para establecer si el entrenamiento con ejercicios antes de la cirugía es importante.

Conclusiones de los autores: 

Los resultados se deben interpretar con cuidado debido al escaso número de estudios, la certeza general baja de la evidencia combinada y la variación en los tipos de cáncer incluidos (principalmente pacientes con cáncer de mama), los tratamientos, las intervenciones con ejercicios y los resultados. El entrenamiento con ejercicios puede o no proporcionar un beneficio moderado en el estado físico y la CdVRS. La evidencia limitada indica que el entrenamiento con ejercicios probablemente no es perjudicial y probablemente reduce la fatiga. Estos resultados destacan la necesidad de más ECA, en particular en el contexto neoadyuvante.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los pacientes sometidos a tratamiento multimodal para el cáncer tienen un mayor riesgo de eventos adversos. El estado físico se reduce de manera significativa luego del tratamiento para el cáncer, lo que está relacionado con un resultado posoperatorio deficiente. El entrenamiento con ejercicios puede estimular las adaptaciones musculoesqueléticas, como el aumento en el contenido mitocondrial y la mejoría en la capacidad de captación de oxígeno puede contribuir a un mejor estado físico.

Objetivos: 

Determinar los efectos de las intervenciones con ejercicios en los pacientes sometidos a tratamiento multimodal para el cáncer que incluye cirugía, en el estado físico, la seguridad, la calidad de vida relacionada con la salud (CdVRS), la fatiga y los resultados posoperatorios.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en las bases de datos electrónicas del Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE, Embase, SPORTDiscus y en registros de ensayos hasta octubre de 2018.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon los efectos del entrenamiento con ejercicios con la atención habitual, sobre el estado físico, la seguridad, la CdVRS, la fatiga y los resultados posoperatorios en pacientes sometidos a tratamiento multimodal para el cáncer que incluye cirugía.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron los estudios, realizaron la extracción de los datos, evaluaron el riesgo de sesgo y calificaron la calidad de los estudios mediante los criterios GRADE (Grading of Recommendation Assessment, Development, and Evaluation). Cuando fue posible, se agruparon los datos para los metanálisis y se informaron como diferencias de medias mediante el modelo de efectos aleatorios.

Resultados principales: 

Se identificaron 11 ECA con 1067 participantes; 568 se asignaron al azar a una intervención con ejercicios y 499 a un grupo control de atención habitual. La mayoría de los participantes recibieron tratamiento para el cáncer de mama (73%). Debido a la naturaleza de la intervención, no fue posible cegar a los participantes ni al personal que administró la intervención. El riesgo de sesgo de detección fue alto o incierto en algunos casos, aunque la mayoría de los demás dominios se consideraron con bajo riesgo. Los estudios incluidos incluyeron evidencia de certeza moderada a muy baja. Los datos agrupados demostraron que el entrenamiento con ejercicios puede tener poca o ninguna diferencia en el estado físico (VO2 máximo) en comparación con la atención habitual (diferencia de medias [DM] 0,05 l/min-1; intervalo de confianza [IC] del 95%: -0,03 a 0,13; I2 = 0%; dos estudios, 381 participantes; evidencia de certeza baja). Los estudios incluidos también mostraron que el ejercicio puede ser beneficioso en cuanto a los efectos adversos (seguridad) (ocho estudios, 507 participantes; evidencia de certeza baja). Además, el entrenamiento con ejercicios probablemente logró poco o ningún cambio en la CdVRS (subescala del estado de salud global de EORTC) en comparación con la atención habitual (DM 2,29; IC del 95%: -1,06 a 5,65; I2 = 0%; tres estudios, 472 participantes; evidencia de certeza moderada). Sin embargo, el entrenamiento con ejercicios probablemente reduce la fatiga (multidimensional fatigue inventory) en comparación con la atención habitual (DM -1,05; IC del 95%: -1,83 a -0,28; I2 = 0%; tres estudios, 449 participantes, evidencia de certeza moderada). Ningún estudio informó resultados posoperatorios.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save