Ghrelina, una hormona que estimula el hambre para el tratamiento de los pacientes con cáncer y pérdida del apetito y de peso

Conclusión

No hay evidencia para probar ni refutar que la ghrelina es útil en el tratamiento de los pacientes con cáncer y pérdida del apetito y de peso. La evidencia es insuficiente para recomendarla para la práctica clínica.

Antecedentes

Entre un 60% u un 80% de los pacientes con cáncer sufren pérdida del apetito y de peso, que a la vez se asocian con una reducción en la esperanza de vida y la calidad de vida. La ghrelina, una hormona que estimula el hambre, la secreta el estómago y otros órganos del cuerpo. Los estudios han revelado que la ghrelina puede usarse en el tratamiento de la pérdida del apetito y la pérdida de peso en los pacientes con cáncer. Sin embargo, no se ha evaluado la efectividad ni la seguridad de la ghrelina en dichos pacientes. En esta revisión se planificó examinar toda la evidencia sobre la efectividad y la seguridad de la ghrelina para mejorar el apetito y el peso corporal en los pacientes con cáncer y pérdida del apetito y de peso.

Fecha de la búsqueda

La evidencia está actualizada hasta el 20 de julio de 2017.

Características de los estudios

Se encontraron tres estudios que reclutaron un total de 59 pacientes con cáncer (37 hombres y 22 mujeres) con edades comprendidas entre 54 y 78 años. Cuarenta y siete pacientes con cáncer completaron el tratamiento. Los estudios difirieron en cuanto al diseño de estudio e incluyeron a pacientes con diversos tipos de cáncer. Los estudios también difirieron en cuanto a la dosificación, la vía de inyección, la frecuencia y la duración del tratamiento. Un estudio comparó la ghrelina con un placebo mientras que dos estudios compararon diferentes dosis de ghrelina (dosis mayor versus dosis inferior). Los resultados de interés para los pacientes con cáncer y pérdida del apetito y de peso, como la mejoría en el consumo de alimentos y la mejoría en el peso corporal, no se informaron de forma adecuada.

Los tres estudios incluidos fueron financiados por agencias gubernamentales. Un estudio recibió una subvención adicional de una compañía farmacéutica.

Hallazgos clave

Se halló evidencia insuficiente en cuanto a que la administración de ghrelina demostró diferencias en el consumo de alimentos. No se encontró evidencia de que la administración de ghrelina sola o en combinación lograra algún cambio en el peso corporal. No se pudo llegar a ninguna conclusión sobre sus efectos secundarios. La cantidad limitada de información significa que no fue posible establecer conclusiones.

Calidad de la evidencia

Se clasificó la calidad de la evidencia de los estudios utilizando cuatro niveles: alta, moderada, baja o muy baja. La evidencia de alta calidad significa que existe mucha confianza en los resultados. La evidencia de muy baja calidad indica que no hay seguridad acerca de los resultados. La evidencia en esta revisión fue de muy baja calidad.

Conclusiones de los autores: 

Hay evidencia insuficiente para poder apoyar o refutar el uso de ghrelina en los pacientes con caquexia relacionada con el cáncer. Se justifica la realización de ensayos controlados aleatorios con el poder estadístico adecuado que se centren en la evaluación de la seguridad y la eficacia de la ghrelina en pacientes con caquexia relacionada con el cáncer.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los enfermos de cáncer se encuentran entre los grupos de pacientes más desnutridos. Los estudios han mostrado que la ghrelina, una hormona del intestino, puede ser un agente terapéutico potencial para la caquexia (síndrome de emaciación) asociada con el cáncer. Se han propuesto diversos mecanismos de acción de la ghrelina en los pacientes con caquexia relacionada con el cáncer. Sin embargo, la seguridad y la eficacia de la ghrelina para la caquexia asociada con el cáncer no se han examinado de forma sistemática. El objetivo de esta revisión fue evaluar si la ghrelina se asocia con una mejoría en el consumo de alimentos, la composición corporal y la supervivencia en comparación con otras opciones para los pacientes adultos con caquexia relacionada con el cáncer.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de la ghrelina para mejorar el consumo de alimentos, la composición corporal y la supervivencia en pacientes con caquexia asociada con el cáncer.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE y en Embase sin restricciones de idioma hasta julio 2017. También se realizaron búsquedas de estudios en curso en los registros de ensayos, se realizaron búsquedas manuales, se comprobaron las referencias bibliográficas de los artículos relevantes y se estableció contacto con los autores y los expertos en el área para buscar la investigación potencialmente relevante. No hubo restricciones de idioma, fecha o estado de publicación.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (de grupos paralelos o cruzados) que comparaban la ghrelina (cualquier formulación o vía de administración) con placebo o un comparador activo en pacientes adultos (a partir de los 18 años de edad) que cumplieran con cualquiera de los criterios internacionales para la caquexia relacionada con el cáncer.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron la elegibilidad de los estudios. Dos autores de la revisión luego extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo para los estudios individuales mediante la metodología estándar Cochrane. Para las variables dicotómicas, se planificó calcular el cociente de riesgos con intervalos de confianza (IC) del 95% y para los datos continuos, se planificó calcular las diferencias de medias (DM) con IC del 95%. Se evaluó la evidencia mediante GRADE y se crearon las tablas "Resumen de los hallazgos".

Resultados principales: 

Se seleccionaron 926 referencias individuales y se identificaron tres estudios que cumplieron con los criterios de inclusión. Cincuenta y nueve participantes (37 hombres y 22 mujeres) de entre 54 y 78 años de edad fueron asignados al azar inicialmente; 47 participantes finalizaron el tratamiento. El diseño de un estudio fue de grupos paralelos; y en dos, cruzado. Los estudios incluyeron a pacientes con diversos tipos de cáncer y también difirieron en cuanto a la dosificación, la vía de administración, la frecuencia y la duración del tratamiento.

Un ensayo, que comparó la ghrelina con placebo, encontró que la ghrelina mejoró el consumo de alimentos (evidencia de muy baja calidad) y no dio lugar a eventos adversos (evidencia de muy baja calidad). Debido a la falta de disponibilidad de datos no fue posible informar sobre las comparaciones para la ghrelina versus ningún tratamiento o las modalidades de tratamiento experimental alternativo, o la ghrelina en combinación con otros tratamientos o los análogos de ghrelina / miméticos de ghrelina /potenciadores de ghrelina. Dos estudios compararon una dosis mayor de ghrelina con una dosis inferior de ghrelina, sin embargo, debido a las diferencias en los diseños de estudio y la gran diversidad en el tratamiento proporcionado no se agruparon los resultados. En ambos ensayos, el consumo de alimentos no difirió entre los participantes que recibieron una dosis mayor y una dosis inferior de ghrelina. Ninguno de los estudios incluidos evaluó los datos sobre el peso corporal. Un estudio informó una mayor cantidad de eventos adversos con una dosis mayor comparada con una dosis inferior de ghrelina.

Todos los estudios estuvieron en alto riesgo de sesgo de deserción y de sesgo en cuanto al tamaño del estudio. El riesgo de sesgo en otros dominios fue incierto o bajo.

La calidad general de la evidencia para los resultados primarios (consumo de alimentos, peso corporal, eventos adversos) se consideró muy baja. Se disminuyó la calidad de la evidencia debido a la ausencia de datos, el riesgo alto o poco claro de sesgo de los estudios y el tamaño pequeño de los estudios.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save