Análisis de sangre y orina para el diagnóstico de la pancreatitis aguda (inflamación súbita del páncreas)

Antecedentes

El páncreas es un órgano en el abdomen (barriga) que segrega varias enzimas digestivas (sustancias que descomponen los alimentos que comemos) en el sistema ductal pancreático, que se vacía en el intestino delgado. También contiene los islotes de Langerhans, que secretan varias hormonas como la insulina (que ayuda a regular el azúcar sanguíneo). La pancreatitis aguda es una inflamación súbita del páncreas, que puede provocar daños en el corazón, los pulmones y los riñones y hacerlos fallar. La pancreatitis aguda generalmente se manifiesta por dolor abdominal superior que irradia a la espalda. Sin embargo, hay varias causas potenciales de dolor abdominal superior. Es importante determinar si un paciente con dolor abdominal presenta pancreatitis aguda u otra enfermedad para comenzar el tratamiento apropiado. Los análisis de sangre como la amilasa y la lipasa sérica, así como los análisis de orina como el tripsinógeno-2 y la amilasa urinaria, pueden utilizarse para determinar si una persona con dolor abdominal tiene pancreatitis aguda. Por lo general, se considera que un paciente presenta pancreatitis aguda sólo cuando los niveles de amilasa o de lipasa son el triple del límite superior del valor normal. Con respecto al tripsinógeno-2 urinario, un nivel mayor que 50 ng/ml se considera indicación de pancreatitis aguda. Con respecto a la amilasa urinaria, no hay ningún nivel específico por encima del cual se considere que el paciente con dolor abdominal presenta pancreatitis aguda. En la actualidad no está claro si estas pruebas presentan la misma efectividad o si una de ellas es mejor que la otra en el diagnóstico de la pancreatitis aguda en personas con dolor abdominal de aparición repentina. Se decidió resolver esta pregunta mediante una búsqueda bibliográfica de los estudios que informaban la precisión de los análisis de sangre y de orina mencionados anteriormente. Se incluyeron estudios notificados hasta el 20 marzo 2017.

Características de los estudios

Se identificaron 10 estudios que informaron sobre 5056 pacientes con dolor abdominal que se inició repentinamente. Los estudios incluyeron pancreatitis debido a todas las causas.

Calidad de la evidencia

Todos los estudios fueron de calidad metodológica poco clara o baja, lo que puede dar lugar a conclusiones falsas. Se excluyó de los resultados del análisis presentado a continuación el estudio que aportó cerca de dos tercios de los participantes incluidos en esta revisión por inquietudes acerca de si los pacientes incluidos son característicos de los observados en el servicio de urgencias.

Resultados clave

La exactitud de la amilasa sérica, la lipasa sérica, y el tripsinógeno-2 urinario para el diagnóstico de la pancreatitis aguda fue similar. Con el uso de estos análisis, la pancreatitis aguda no logra ser diagnosticada en cerca de un 25% de los pacientes con pancreatitis aguda. El paciente debe ser ingresado al hospital y recibir tratamiento como si tuviera pancreatitis aguda, incluso cuando los resultados son normales, si se sospecha pancreatitis aguda. Debido a que cerca de uno de cada diez pacientes sin pancreatitis aguda puede recibir un diagnóstico erróneo de esta afección con estos exámenes, es importante considerar otros trastornos que requieren cirugía urgente, incluso si los resultados son anormales. La utilidad diagnóstica de estos exámenes disminuye aún más con el paso del tiempo, y deben realizarse investigaciones adicionales si se sospecha una pancreatitis aguda.

Conclusiones de los autores: 

Debido a que no se logra el diagnóstico en cerca de un 25% de los pacientes con pancreatitis aguda con los exámenes evaluados, se debe tener un umbral bajo para ingresar al paciente al hospital y tratarlo por pancreatitis aguda si los síntomas sugieren este cuadro, incluso si los resultados son normales. Cerca de uno de cada diez pacientes sin pancreatitis aguda puede recibir un diagnóstico erróneo de pancreatitis aguda con estos exámenes, por lo que es importante considerar otros trastornos que requieren cirugía urgente, como perforación de víscera, incluso si los resultados son anormales.

La utilidad diagnóstica de estos análisis disminuye aún más con el paso del tiempo, y se debe tener un umbral aún menor para realizar investigaciones adicionales si los síntomas sugieren pancreatitis aguda.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El tratamiento de las personas con dolor abdominal agudo difiere si tienen pancreatitis aguda. Es importante conocer la exactitud del diagnóstico de la amilasa sérica, la lipasa sérica, el tripsinógeno-2 urinario y la amilasa urinaria para el diagnóstico de la pancreatitis aguda, a fin de poder tomar una decisión informada sobre si la persona con dolor abdominal tiene pancreatitis aguda. No hay en la actualidad ninguna revisión Cochrane sobre la exactitud diagnóstica de la amilasa sérica, la lipasa sérica, el tripsinógeno-2 urinario y la amilasa urinaria para la pancreatitis aguda.

Objetivos: 

Comparar la exactitud del diagnóstico de la amilasa sérica, la lipasa sérica, el tripsinógeno-2 urinario y la amilasa urinaria, solos o en combinación, en el diagnóstico de la pancreatitis aguda en personas con inicio agudo de dolor epigástrico persistente y grave o de dolor abdominal difuso.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en MEDLINE, Embase, Science Citation Index Expanded, National Institute for Health Research (NIHR HTA y DARE), y en otras bases de datos hasta marzo 2017. Se realizaron búsquedas en las referencias de los estudios incluidos para identificar estudios adicionales. Los estudios no se limitaron según el idioma ni el estado de publicación, ni si los datos se recopilaron de manera prospectiva o retrospectiva. También se realizó una “búsqueda relacionada” y una búsqueda de “referencias de citas” en MEDLINE y Embase.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los estudios que evaluaban la exactitud diagnóstica de la amilasa sérica, la lipasa sérica, el tripsinógeno-2 urinario y la amilasa urinaria para la pancreatitis aguda. Se excluyeron los estudios de casos y controles porque estos estudios son propensos al sesgo. Se aceptó cualquiera de las siguientes normas de referencia: biopsia, definición consensuada en conferencias, características radiológicas de la pancreatitis aguda, diagnóstico de la pancreatitis aguda durante la laparotomía o la autopsia, y fallo orgánico. Al menos dos autores de la revisión buscaron y seleccionaron de forma independiente las referencias localizadas por la búsqueda para identificar los estudios relevantes.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron de forma independiente los datos de los estudios incluidos. Los umbrales usados para el diagnóstico de la pancreatitis aguda variaron en los ensayos, lo cual resultó en datos escasos para cada prueba índice. Debido a esta escasez, se usaron los valores de probabilidad del logaritmo -2 para determinar qué modelo usar para el metanálisis. Se calculó e informó la sensibilidad, la especificidad, la probabilidad pos-prueba de una prueba índice positiva y negativa junto con intervalos de confianza (IC) del 95% para cada límite, aunque sólo se presentaron los resultados del límite recomendado del triple del valor normal para la amilasa sérica y la lipasa sérica, y el límite recomendado por el fabricante de 50 mg/ml para el tripsinógeno-2 urinario en el resumen.

Resultados principales: 

Diez estudios con 5056 participantes cumplieron con los criterios de inclusión para esta revisión y evaluaron la exactitud diagnóstica de las pruebas índices en pacientes que consultaron al servicio de urgencias por dolor abdominal agudo. El riesgo de sesgo fue incierto o alto para todos los estudios incluidos. El estudio que aportó cerca de dos tercios de los pacientes incluidos en esta revisión fue excluido de los resultados del análisis presentado a continuación debido a problemas importantes relacionados con los participantes del estudio. Sólo se presentaron los resultados cuando al menos dos estudios estaban incluidos en el análisis.

La amilasa y la lipasa sérica y el tripsinógeno-2 en suero a los niveles de umbral estándar de más de tres veces lo normal para la amilasa y la lipasa sérica, y un umbral de 50 ng/mL para el tripsinógeno-2 urinario parecen tener sensibilidades similares (0.72 (IC del 95%: 0,59 a 0,82); 0,79 (IC del 95%: 0,54 a 0,92); y 0,72 (IC del 95%: 0,56 a 0,84), respectivamente) y especificidades (0,93 (IC del 95%: 0,66 a 0,99); 0,89 (IC del 95%: 0,46 a 0,99); y 0,90 (IC del 95%: 0,85 a 0,93), respectivamente). Con una prevalencia media de 22.6% de pancreatitis aguda en los estudios, de 100 personas con prueba positiva, amilasa sérica (más del triple de lo normal), lipasa sérica (más del triple de lo normal) y tripsinógeno urinario (más de 50 ng/mL), 74 (IC del 95%: 33 a 94); 68 (IC del 95%: 21 a 94); y 67 (IC del 95%: 57 a 76) personas tienen pancreatitis aguda, respectivamente; de 100 personas con prueba negativa, la amilasa sérica (más de tres veces lo normal), la lipasa sérica (más de tres veces lo normal) y el tripsinógeno urinario (más de 50 ng/mL), 8 (IC del 95%: 5 a 12); 7 (IC del 95%: 3 a 15); y 8 (IC del 95%: 5 a 13) personas tienen pancreatitis aguda, respectivamente. No fue posible comparar estos exámenes formalmente debido a los datos escasos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save